Medios

Ignacio y Manuel Polanco perderán todavía más poder en Prisa. No tienen dinero para ir a las dos próximas ampliaciones de capital y su 30% se quedará en menos del 20%

Más problemas para la familia Polanco. Ignacio y Manuel, los hijos del fundador de Prisa, perderán todavía más poder en el grupo. En las dos próximas ampliaciones de capital deben hacer efectivos sus derechos preferentes sobre las acciones que poseen, y a día de hoy no están en disposición de poder ejecutarlos.

El problema de los hermanos Polanco es que no tienen liquidez económica suficiente. Fuentes directas conocedoras de la situación de la familia explican a El Confidencial Digital que Ignacio y Manuel no disponen de ‘cash’ para poder cubrir sus ‘warrants’.

Prisa tiene previsto realizar dos ampliaciones de capital en los próximos meses para completar la entrada en el accionariado de Liberty, que pasará a controlar el 50,6% del grupo. En teoría, la familia Polanco puede ampliar su participación hasta llegar al 35%, a través de la sociedad Rucandio, mientras el 14,3% restante quedará en manos de accionistas minoritarios.

Esas ampliaciones son necesarias para completar el proceso de reestructuración de la deuda financiera de Prisa. Una vez ejecutadas, quedará saldada la deuda con los bancos, tanto el préstamo sindicado como el préstamo puente, suscritos por Prisa en mayo de 2006 y diciembre de 2007, respectivamente.

Una de las ampliaciones será no dineraria y estará suscrita por los accionistas de Liberty. El problema para los Polanco se plantea con la segunda ampliación. Será en metálico y tendrán derecho de suscripción preferente: cada acción constará 3,08 euros.

En el caso de que Ignacio y Manuel Polanco no ejecuten su derecho preferente antes de la fecha límite (junio de 2014), lo perderán, y a partir de ese momento cualquier otro accionista puede hacerse con esas acciones de la familia.

En el grupo Prisa calculan que, si no acuden a la ampliación de capital, su poder en el grupo quedará aún más diluido: pasarán a tener menos del 20% de las acciones.

Situación de la familia Polanco

Los Polanco tienen ya poco poder en Prisa. La cabeza visible y máximo directivo es Juan Luis Cebrián, con total libertad de movimientos. Ignacio y Manuel figuran en puestos de responsabilidad, pero las fuentes consultadas por ECD aseguran que tienen escaso mando en el día a día del grupo.

Sus ingresos, añaden estas fuentes, son a día de hoy las dietas que obtienen por pertenecer a los consejos de administración en los que están presentes.

Por las acciones que poseen no perciben ningún ingreso. El grupo Prisa lleva dos años sin repartir beneficios, y los Polanco, como el resto de accionistas, tampoco reciben ninguna remuneración por sus participaciones.

En el grupo, algunos directivos valoran con preocupación la deriva bursátil de Prisa: “¿Qué atractivo puede tener para un accionista una compañía que lleva dos años sin repartir dividendos?”, se preguntan.

A esta situación hay que añadir la deuda acumulada. A fecha de 31 de marzo de 2011, se sitúa en 3.334,59 millones de euros.

Los beneficios en el primer trimestre de 2011 han sido ‘discretos’, por causa de la crisis. Según los datos enviados a la CNMV, Prisa ha obtenido un resultado neto de 11,47 millones de euros.

Pulse o haga clic para ver más noticias.

 

 
Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes