Medios

Moncloa prepara una ‘revolución tranquila’ en TVE y RNE. El sector duro del PP ordena una ‘limpia’ de guante blanco entre los profesionales y el control de los Informativos

Contrariamente a lo que pudiera parecer, el Gobierno sí tiene un plan con RTVE. La Secretaría de Estado de Comunicación prepara una 'revolución tranquila' en la radio y la televisión pública en dos direcciones: la elección de profesionales que sintonicen con el proyecto y la toma de control de los Informativos.

Fuentes del Gobierno de máximo nivel reconocen a El Confidencial Digital, que se trata de una hoja de ruta diseñada por el “sector duro” del Partido Popular, que se ha impuesto a las tesis defendidas por otros dirigentes ‘populares’ más partidarios de romper con el pasado y apostar por mantener una ligera sintonía con los Informativos pero optar por unos medios públicos eminentemente profesionales.

Sin embargo, las mismas fuentes confirman que este último bando no ha logrado hacer prevalecer su postura y ha salido derrotado. De ahí que la Secretaría de Estado de Comunicación esté transmitiendo ya las primeras consignas.

El nuevo equipo que lideran Leopoldo González Echenique e Ignacio Corrales debe conformar un grupo de profesionales que encajen con el nuevo modelo que se quiere implantar. Se ha hecho especial hincapié en que sea una maniobra “de guante blanco”, sutil y discreta, sin ‘obscenidades’ ni gestos sectarios.

Entrar en los Informativos

El principal objetivo son los Informativos. Un sector del PP, encabezado por la secretaria general María Dolores de Cospedal, lleva años denunciando manipulaciones –sibilinas pero constantes, insisten- por parte de los Servicios Informativos. En la elección de los temas, en el tiempo dedicado a las coberturas, en los enfoques...

El PP maneja centenares de informes -vea aquí uno de ellos- que incluyen el minutaje detallado del escaso espacio que se le dedicó a noticias como los falsos ERE’s de la Junta de Andalucía, el caso Faisán o el asunto Mercasevilla, frente al amplio tratamiento que se hizo en esos mismos telediarios y boletines hablados del caso Gürtel, los trajes de Camps, etc.

De ahí que Moncloa haya dado orden a Julio Somoano (TVE) y Juan Fernández Vegue (RNE) de tomar el control de las ediciones, de cambiar las piezas necesarias en la redacción y pasar a controlar los contenidos.

Juan Ramón Lucas y su amistad con Soraya

En este contexto hay que interpretar también algunos movimientos que se están produciendo en TVE y RNE. Juan Ramón Lucas, ex conductor de ‘En días como hoy’ en las mañanas de Radio Nacional de España, ha sido apartado del programa sin que se le haya notificado cuál será su destino. La orden es que se le ofrezca un puesto residual para que abandone la cadena por iniciativa propia.

Esta orden ha llamado la atención incluso dentro del Partido Popular por dos motivos. Por un lado, se trata de un profesional que no pasa por haber sido especialmente duro con el PP desde el ‘magazine’ matinal que dirigía. Y por otro lado, es conocida su buena relación con algunos altos cargos del Gobierno. Es amigo personal, por ejemplo, de la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría: las dos familias han llegado a veranear juntos en alguna ocasión.

El caso Ana Pastor

Otro caso. Moncloa ha dejado claro a los nuevos directivos de la Corporación que Ana Pastor no tiene hueco en el nuevo plan de Televisión Española. Sin embargo, siguiendo las directrices apuntadas, la orden es presentar el relevo como parte de un plan para remodelar los ‘Desayunos de TVE’.

La intención es comunicarle a la periodista que deberá ocuparse de algún debate o un espacio de análisis en La 2, un formato para el canal 24 horas o en un horario secundario. Que se le valora y se le considera muy capacitada pero que es preciso ubicarla en otro programa. Se quiere presentar su renuncia como un cambio meramente profesional.

El vaticinio: tendrá un coste de audiencia

Los cargos del PP que discrepan de esta ‘revolución tranquila’ orquestada por el sector duro del partido y llevada a cabo desde la Secretaría de Estado de Comunicación argumentan en privado que tendrá graves consecuencias. Y no sólo de imagen.

“España ha cambiado y no se puede actuar como hace diez años”, declaran a personas de su confianza. “Esto ya no es como antes, cuando cambiaba el gobierno y le tocaba irse a María Antonia Iglesias y llegaba Alfredo Urdaci, se marchaba Urdaci y llegaba...”.

Y sentencian: “este plan va a tener un coste de credibilidad y, lo que es más importante, sobre todo de audiencia. Ya se verá. Los españoles van a huir de TVE y RNE porque ya no toleran telediarios y boletines claramente manipulados”.

ECD ha intentando, en reiteradas ocasiones, obtener el parecer de Julio Somoano y de Radio Nacional de España sobre este plan. Al cierre de esta edición, no se había recibido ninguna respuesta.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable