Medios

Pedro J. Ramírez peleará a la desesperada por una rebaja de los sueldos del 10% en El Mundo, Marca y Expansión para no tener que reducir más unas redacciones bajo mínimos

En Unidad Editorial se empieza a hablar de "una situación límite". Los trabajadores rechazaron la pasada semana un plan de reestructuración del grupo y la empresa ha respondido aseguran que está en riesgo la "viabilidad económica". Pedro J. Ramírez se volcará por conseguir que los trabajadores acepten una rebaja salarial.

La votación fue de lo más ajustada: un 48% de los trabajadores (518) votó en contra de estos recortes, mientras que un 44% (473) votaron a favor. En definitiva, la plantilla dijo ‘no’ a una reducción salarial de entre el 3 y el 13%, sumada a un paquete de excedencias voluntarias y, además, bajas voluntarias con 35 días de indemnización.

Este rechazo al plan de recortes ha provocado especial preocupación en la dirección de Unidad Editorial, según explican a El Confidencial Digital fuentes cercanas a Antonio Fernández-Galiano. Había mucho en juego y consideran que la decisión de los trabajadores perjudica gravemente al futuro financiero del grupo.

Concretamente, los dueños italianos de Unidad Editorial habían condicionado una ampliación de capital de 400 millones de euros a que el resultado de la votación fuera ‘sí’. Es decir, RCS MediaGruop comunicó a Madrid que solo aportaría más liquidez a Unidad Editorial si se aprobaban los recortes en la compañía.

El resultado negativo, por tanto, ha provocado escenas de tensión en Unidad Editorial. Hay directivos que se muestran profundamente inquietos por el futuro de la empresa en vistas de que Italia, aseguran, aprieta cada vez más, explican a ECD fuentes internas.

El futuro ineludible, por tanto, es acometer recortes en El Mundo, Marca, Expansión y el resto de áreas de Unidad Editorial. Es condición ‘sine qua non’ para que el grupo pueda salvarse.

El objetivo de los directivos de Unidad Editorial pasa, por tanto, por volver a convocar un ‘referéndum’ a nivel interno para aprobar nuevos recortes. Y es en esta situación donde Pedro J. Ramírez se está volcando especialmente.

Según las fuentes consultadas por ECD, el director de El Mundo está peleando a la desesperada por conseguir que los trabajadores del grupo acepten los recortes. Ramírez considera que la “única salida” es una rebaja de los salarios del 10%. Si los empleados dicen ‘sí’ a reducirse las nóminas será un paso trascendental para garantizar el futuro de la compañía.

Las mismas fuentes añaden que Pedro J. Ramírez no tiene intención de tomar medidas salomónicas y despedir de manera objetiva a redactores o empleados del grupo. Considera que las redacciones ya están lo suficientemente ajustadas y que lo primordial es reducir el gasto salarial anual. No obstante, si los trabajadores siguen negándose, la dirección tendrá que hacerlo (ayer mismo amenazó en un comunicado con aplicar 400 despidos).

Respecto a la situación de la actual plantilla de Unidad Editorial, otras fuentes indican que les parece prácticamente un ‘milagro’ que puedan editar cada día El Mundo y otros productos editoriales. Las redacciones se encuentran bajo mínimos y trabajando a destajo, aseguran.

Este verano, por cierto, hay quien asegura que se ha producido un hecho poco habitual en la redacción de El Mundo. Hay becarios que han tenido que redactar noticias para las secciones más importantes del periódico, como Nacional o Economía. Algo que, consideran, no era habitual en veranos con plantillas superiores.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?