Medios

El caso de abuso sexual en ‘Gran Hermano’, investigado por la CNMC

Se cursó una denuncia en 2017 tras la queja de una concursante del programa. Ahora la Comisión elabora un informe interno para comprobar de qué manera puede actuar ante esta situación

Gran Hermano Revolution.
photo_cameraGran Hermano Revolution.

El caso de los presuntos abusos sexuales en el reality show ‘Gran Hermano Revolution’ ha culminado una fase clave en la justicia ordinaria. La juez que investiga la denuncia ve indicios de delito y se dispone a sentar a José María López en el banquillo de los acusados. A través del auto que ha puesto fin a la fase de instrucción se han conocido más detalles de lo que ocurrió aquella noche en el programa.

El escrito destaca que aquella velada José María estaba consciente y Carlota Prado ebria. El primero realizó movimientos bajo el edredón “que aparentemente pudieran consistir en penetraciones” y por tanto, se podría enfrentar a un delito de abuso sexual penado con entre uno y tres años de prisión.

El abogado del ex concursante mantiene su inocencia. Asegura que si hubiera habido abuso, la cadena habría interrumpido el concurso. Pero la jueza ve contradicciones en el investigado. En el proceso ha sido clave un vídeo aportado por los productores de ‘Gran Hermano’.

La productora y la cadena no hablan

Mientras tanto, ni la productora ni la cadena se han pronunciado sobre este suceso desde entonces. Eluden cualquier responsabilidad sobre lo sucedido porque las imágenes nunca llegaron a emitirse públicamente.

Ahora la acusada ha declarado en una entrevista que ha concedido a El Confidencial, que no era consciente y no recuerda bien los hechos. Acusa a la productora y a la cadena de no haberla ayudado “en absoluto” porque asegura que “podrían haber evitado que abusasen de mi”.

Confidencial Digital ha podido saber por fuentes cercanas a la cadena que, tras conocer el auto del caso, Paolo Vasile ha dado orden en Mediaset de que no se hable del tema en ningún programa del grupo. La consigna ha sido tajante: no puede haber referencia alguna al polémico suceso.

Esta consigna no ha sentado nada bien a varios rostros conocidos de la cadena. Están indignados con lo sucedido, el presunto abuso sobre una mujer vulnerable, y ven conveniente manifestar públicamente su rechazo a este tipo de acciones. Como siempre han hecho.

Sin embargo ahora deben permanecer callados. Temen que los televidentes interpreten su silencio con una actitud cómplice con el supuesto abusador y ese silencio les termine pasando factura.

La CNMC elabora un informe interno

En este caso hay un elemento determinante: las imágenes que se grabaron del suceso no son públicas porque nunca se llegaron a emitir en televisión. ECD ha podido saber que, por una cuestión de confidencialidad, la única persona con acceso a esos vídeos, aparte de la cadena, es la jueza que lleva el caso.

La Comisión Nacional de Mercados y Competencia (CNMC) es la que regula y vigila que los contenidos que se emiten en televisión sean apropiados. Sin embargo, el organismo no ha podido intervenir directamente en esta polémica porque no ha tenido acceso a las imágenes.

Según cuentan a ECD fuentes cercanas al caso, a pesar de no poder actuar de forma inmediata, la CNMC no ha archivado el asunto. Está elaborando un informe interno para establecer de qué manera puede actuar ante este caso de presunto abuso sexual en ‘Gran Hermano’.

Todo empezó con una fiesta en Guadalix

Para entender bien lo sucedido hay que ofrecer un poco de contexto y remontarse a 2017. Telecinco emitía en el mes de noviembre de ese año, la decimoctava edición de ‘Gran Hermano’.

La noche del viernes 3 de noviembre, los concursantes celebraban en la casa de Guadalix una fiesta con alcohol que facilitó la organización. Al día siguiente, a través de redes sociales, el programa que produce la factoría Zeppelin TV informó de una expulsión: un concursante había salido de la casa inesperadamente.

Se trataba de José María López, miembro de la única pareja que se había formado en la casa. Ese lunes 6 de noviembre, uno de los responsables de la productora había denunciado a la Guardia Civil que se había producido un presunto abuso sexual dentro de la casa.

Los hechos habrían tenido lugar durante una de las sesiones de 'edredonning' (término que se utiliza cuando los concursantes se meten debajo del edredón para evitar a las cámaras). Cabía la posibilidad de que el concursante, José María López, hubiera podido mantener relaciones sexuales no consentidas con otra concursante, Carlota Prado. Pero no se supo nada más sobre el tema. Hasta ahora.

Según las diligencias del caso, Carlota pudo haber sufrido abusos en ese momento. Ella misma relata en la entrevista que tiene “lagunas mentales”. Explica que lo último que recuerda con cierta lucidez es estar en la cocina, hasta el día siguiente cuando se levantó y notó cómo se le caía la ropa interior.

Carlota Prado no ha denunciado

La denuncia inicial en noviembre de 2017 la puso la productora Zepellin TV, aunque después no haya actuado más al respecto. Sin embargo la afectada, Carlota Prado, no ha denunciado ni a la factoría ni al grupo que preside Paolo Vasile.

Fuentes cercanas a la productora explican que la afectada no ha denunciado a la cadena, no porque no crea que Mediaset no sea responsable, sino porque quiere evitar el escándalo público y que el caso se vuelva más mediático.

Sin embargo, el fiscal sí puede actuar contra Mediaset y es quien está estudiando el caso.

La CNMC ya está interviniendo en algunas cadenas

El pasado jueves la CNMC anunció que abre un expediente sancionador a Atresmedia por superar el límite de tiempo de emisión de publicidad durante un programa informativo en Antena 3, y otro a Mediaset, por haber emitido espacios de patrocinio con incitación directa a la adquisición del producto.

La CNMC ha señalado que la incoación de este expediente no prejuzga el resultado final de la investigación, por lo que se abre a partir de ahora un periodo máximo de tres meses para la instrucción del expediente y su resolución.

Por un lado, Atresmedia dispone de un plazo máximo de diez días –a partir del 17 de octubre- para presentar las correspondientes alegaciones. Según ha detallado la Comisión, se investiga que el grupo haya podido vulnerar el artículo 14 de la Ley General de la Comunicación Audiovisual (LGCA), por haber realizado un número de interrupciones publicitarias superior a la permitidas.

En cuanto al expediente sancionador contra Mediaset, la CNMC ha aclarado que se investiga una posible vulneración del artículo 16 de la LGCA, al haber emitido espacios de patrocinio directa a la adquisición del producto en Telecinco en mayo de este año.

Pulse o haga clic para ver más noticias.

 

 
Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes