Medios

Las claves de la traumática ruptura entre Isabel Pantoja y Telecinco

Ninguna de las partes ha querido prorrogar el contrato. La cantante permanece encerrada en Cantora, está desolada y con miedo a que el Covid-19 afecte a personas de riesgo en su entorno

Isabel Pantoja
photo_camera Isabel Pantoja

La relación laboral entre Isabel Pantoja y Telecinco ha terminado tras vencerse el contrato millonario de dos años que le unía desde 2019, cuando participó en ‘Supervivientes’. Su relación contractual no se ha renovado porque ninguna de las partes implicadas ha querido prorrogar.

La cantante sigue ligada a Telecinco y su contrato permanece en vigor hasta que se emita la última gala de ‘Idol Kids’, programa que ya está grabado en su totalidad y en el que la artista participa como miembro del jurado. Sin embargo, la decisión está tomada de mutuo acuerdo: contra lo que se ha dicho, no habrá renovación.

Mediaset no rentabiliza el coste

Así lo confirman fuentes de Telecinco a Confidencial Digital, quienes han asegurado que el motivo de esta desvinculación se debe a que ninguna de las dos partes tiene interés en seguir trabajando juntos.

Por un lado, Mediaset no quiere asumir de nuevo este acuerdo. El contrato de dos millones de euros que unió a la cantante con la cadena tiene múltiples cláusulas que ponen muy difícil a la cadena poder colocarla en los programas de su parrilla.

La cantante no se presta a todo lo que le propone la cadena, veta bastantes ofertas de la compañía y un contrato tan costoso no resulta tan rentable dadas las abundantes limitaciones.

De hecho, en estos dos años de contrato Pantoja tan solo ha participado en un reality (‘Supervivientes’) y ha sido incluida como jurado en el citado talent show infantil (‘Idol Kids’). Dos programas por la friolera de 2 millones de euros. Mediaset no encuentra la rentabilidad.

Por otro lado, la tonadillera tampoco se ha mostrado favorable a prorrogar el contrato. Ha decidido dar un paso atrás, dejar a un lado la televisión y optar por una menor exposición.

Su sorpresa ha sido al contemplar la actitud adoptada por la cadena, que según afirman desde su entorno, “está machacándola”, avivando una guerra encarnizada en su contra, con un escarnio público del que se están nutriendo los programas del grupo.

Guerra contra Isabel Pantoja

A juicio del entorno de la cantante, la cadena ha comenzado su particular guerra contra Isabel Pantoja. Ahora, sin ninguna relación laboral que la una a Telecinco, se considera libre de iniciar esta ofensiva por tierra, mar y aire.

El vídeo del día

Casado pide a Sánchez respetar la decisión del Supremo sobre los presos.

Es como si Mediaset, una vez constatada la ruptura, haya decidido iniciar un despliegue de programas en contra de la cantante. Quizás con la intención de rentabilizar a posteriori esos dos millones que han sido abonados. Esta es la percepción de la cantante.

Las declaraciones de su hijo han desencadenado un aluvión de declaraciones por parte de todos los demás implicados, que se posicionan a favor de Kiko porque es el que ahora interesa promocionar. Está dando grandes titulares, polémica abundante y unos estupendos datos de audiencia a Telecinco.

Pantoja se habría convertido ahora en persona “non grata” en el grupo por lo que el resto de programas ya tienen vía libre para hacer lo que están haciendo: actuar sin piedad contra la tonadillera. Así lo ven desde su entorno.

Kiko Rivera desató la guerra, primero en una dura entrevista que dio a la revista Lecturas para pasar luego a hablar abiertamente sobre los problemas que tiene con su madre. A ella le ha pedido cuentas por el testamento de Paquirri y la ha acusado de hechos que dañan gravemente su honor en el especial ‘Cantora: una herencia envenenada’, emitido la semana pasada.

A raíz de este programa, que congregó a casi 4 millones de espectadores y que ahora está a punto de emitir su segunda entrega, este viernes, son muchos los programas de la cadena que han comenzado a emitir horas y horas de programación y contenido hablando mal sobre la cantante.

Desde entonces se ha iniciado una guerra abierta en contra de Pantoja en la que además de su propio hijo, no paran de aparecer más personajes que se han sumado “a la cacería”.

Ella, de momento, ha dado la callada por respuesta, salvo por un comunicado oficial que ha hecho público en la revista Hola negando las acusaciones de forma sobria y escueta, sin entrar en demasiados detalles, alegando simplemente que está muy afectada ya que se atentando gravemente contra su honor.

Encerrada a cal y canto en Cantora

Lejos de defenderse públicamente, Isabel Pantoja, “desolada”, se ha encerrado en Cantora a cal y canto, confirman desde su entorno.

La tonadillera no quiere ver ni recibir a nadie: ni a sus allegados, ni a sus familiares, ni siquiera a los trabajadores de la finca que realizan, por ejemplo, las labores de limpieza. Ahora es la propia tonadillera la que se está encargando de esas tareas en la finca ya que ninguno de los empleados está acudiendo a su puesto de trabajo para realizar sus funciones.

Además de no querer hablar con nadie, debido a su estado de ánimo y malestar por los hechos que están sucediendo, la gran preocupación de Pantoja en estos momentos es el Covid-19.

“La cantante tiene mucho miedo al virus” y cuida mucho el contacto con personas de fuera, situaciones que puedan ocasionar un posible contagio a las personas más cercanas. Por eso está teniendo un especial cuidado por no tener contacto con nadie. No quiere poner en peligro a los familiares con los que convive, que son personas de riesgo.

Confinada en la finca que Kiko Rivera ha puesto ahora, con sus declaraciones, en el centro de la polémica, la cantante quiere proteger a toda costa a su entorno más cercano y por ello permanece aislada. Tiene el teléfono apagado y fuera de cobertura.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?