Medios

La comisión de investigación del ‘caso Negre’ concluye que también fue responsable el director David Jiménez

Broseta Abogados ha tomado declaración a una veintena de personas de El Mundo. El informe final incluye además reproches sobre la actuación del jefe del suplemento ‘Crónica’

Javier Negre
photo_cameraJavier Negre

La investigación sobre el caso Javier Negre ha concluido. Unidad Editorial encargó hace algo más de un mes al despacho Broseta Abogados una comisión interna. La división de ‘Compliance’ del bufete se ocupó del trabajo e investigó la polémica entrevista firmada por el periodista que acabó con una sentencia condenatoria.

Los profesionales de este departamento se encargaron de revisar la trayectoria de Javier Negre dentro de El Mundo y si cumplió o no el código deontológico al que están sujetos los profesionales del periódico.

Según ha podido saber Confidencial Digital, el informe de Broseta concluye que existen otros responsables de lo ocurrido, entre ellos el director de El Mundo de entonces, David Jiménez, que supervisó todo el trabajo realizado y el jefe del suplemento ‘Crónica’, por el cambio del titular.

La comisión llamó a declarar a varias personas

La comisión de investigación ha trabajado en varias direcciones. Por ejemplo, ha realizado averiguaciones sobre un perfil falso que se creó en Twitter, con la imagen del periódico, en el que se aseguraba que Javier Negre se había inventado más entrevistas.

También ha analizado el comportamiento de otros trabajadores de El Mundo que comentaron a través de redes sociales este asunto y vertieron opiniones negativas sobre el periodista.

Por último, ha dedicado tiempo a estudiar los movimientos de algunos cargos de la empresa que habrían utilizado el caso para pasar información a medios de comunicación.

La entrevista no fue inventada

Según fuentes internas, el informe elaborado por Broseta asegura que el encuentro entre el periodista y la ex pareja de Morate se produjo. Javier Negre acudió al piso de Cuenca en el que vive la mujer, estuvo hablando con ella y grabó esa conversación.

En el reportaje titulado “Habla la primera mujer a la que torturó el asesino de Cuenca” se incluyó una fotografía extraída del perfil de Facebook de la víctima que se pixeló pero no de forma correcta.

Por esta publicación, el periodista y el diario El Mundo fueron condenados a pagar 30.000 euros a la mujer por “intromisión ilegítima en los derechos a la intimidad, al honor y la propia imagen”.

Fuentes internas confirman que los audios grabados por el periodista han estado a disposición de Unidad Editorial y del despacho de abogados, que habría acreditado la existencia de la entrevista.

El periodista ha vuelto

Después de todo el revuelo mediático, el periodista ha vuelto a la redacción. Fuentes internas confirman a ECD que la investigación y su expediente se cerró la semana pasada, sin sanción para él. Desde el jueves trabaja de nuevo en El Mundo y  ejerce sus labores periodísticas con normalidad.

Su nombre dejó de aparecer en el periódico el pasado 12 de noviembre y se mantuvo inactivo durante semanas en las redes sociales. También estuvo apartado de las televisiones cuando era habitual en tertulias de televisión como ‘El programa de Ana Rosa’ y ‘Ya es Mediodía’ con Sonsoles Ónega.

Hace unas semanas, Negre reapareció en ‘El Programa de Ana Rosa’ y allí contó que el motivo de ausencia había sido su decisión de estar al lado de su madre a la que se le había diagnosticado una grave enfermedad.

Así lo comunicó también en su cuenta oficial de Twitter el pasado 10 de enero: “Me incorporo a mi actividad periodística normal después de dos meses ausente por el cáncer que le detectaron a mi madre”.

 

Una investigación sin precedentes en España

Abrir una comisión de investigación dentro de un medio de comunicación no es algo muy habitual en España. De hecho, no se recuerda ningún precedente similar.

La investigación a periodistas dentro de un medio de comunicación es una práctica común en Estados Unidos y en Reino Unido. Algunos periódicos como The New York Times o el Washington Post han abierto procesos de este tipo en varias ocasiones.

Hay varios ejemplos. Uno de ellos es el de Janet Cook. Un escándalo que salpicó a la prensa estadounidense en 1981 cuando el ‘Washington Post’ renunció a un premio Pullitzer tras descubrir que el periodista había exagerado un artículo sobre un niño drogadicto.

Otro caso que se hizo muy conocido fue en mayo de 2003. El periódico The New York Times publicó en un reportaje a cuatro páginas una investigación sobre los engaños y plagios de uno de sus periodistas, en concreto Jayson Blair, que había plagiado 36 artículos.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?