Medios

Elena Sánchez, la candidata que maneja el PSOE para presidir RTVE

La ex secretaria general de la Corporación no fue incluida por el comité de expertos entre los 20 finalistas. Se sospecha que el Gobierno ha reabierto el concurso para elegirla

fotonoticia_20150426122623_1200
photo_camera Elena Sánchez Caballero

El concurso público para elegir el Consejo de Administración de RTVE no ha dejado de sufrir modificaciones durante las últimas semanas. Cristina Narbona salió en rueda de prensa anunciando que el concurso para la renovación del consejo se había desbloqueado al resolver la comisión mixta los recursos presentados por los candidatos disconformes con las puntuaciones del Comité de expertos

En un principio esos 20 nombres que habían elegido los expertos eran los que se iban a tener en cuenta para la elección definitiva del Consejo de Administración. Habían sido seleccionados como los mejores candidatos entre los 95 aspirantes iniciales. Pero, finalmente, no se ha tenido en cuenta esta valoración.

Los no elegidos por los expertos presentaron recursos

El proceso se interrumpió por la presentación de los recursos de los excluidos. La Comisión mixta de control parlamentario recomendó el pasado 30 de octubre reiniciar el concurso, obviar esa horquilla de preseleccionados y volver a tener en cuenta para la elección del Consejo y la presidencia de RTVE a los 95 aspirantes iniciales.

“Hubo candidatos que no fueron elegidos por el Comité de expertos, no estaban de acuerdo con las notas y presentaron recursos”, explican fuentes de la comisión.

En la última publicación del BOE sobre esta cuestión se anunció la resolución de los recursos y el resultado final fue incorporar algunas variaciones en las notas de los candidatos, aunque las diferencias, según informan a ECD fuentes del comité, no fueron demasiado significativas.

Se reabre el concurso a los 95 aspirantes

En cualquier caso, con los recursos ya resueltos y las variaciones aplicadas por los magistrados, Cristina Narbona anunció que se había desbloqueado el concurso y que ya se podía reiniciar el proceso para abordar la elección de los 10 miembros del consejo y su presidente. Eso sí, volviendo a contemplar la opción de los 95 aspirantes.

El movimiento levantó sospechas. No se entendía esta reapertura a la totalidad de los candidatos iniciales cuando el Comité de expertos desempeñó un trabajo de calificación para elegir a los 20 más capacitados. Hubo protestas tanto de los miembros del comité como de los finalistas.

La polémica sigue viva y muchos de los agentes implicados sospechan que esta maniobra puede esconder una intención oculta.

La principal candidata del PSOE no fue seleccionada por los expertos

La sospecha es que el motivo por el que se ha ampliado de nuevo el espectro de candidatos, explican a Confidencial Digital varias fuentes implicadas en el proceso, es que, entre esos candidatos con las mejores calificaciones, no está la principal candidata del Gobierno para nueva presidenta de la Corporación.

 

Según estas fuentes, la principal baza del PSOE es Elena Sánchez Caballero, la ex secretaria general de RTVE que fuera número dos de la actual administradora única provisional, Rosa María Mateo.

Elena Sánchez es periodista y desde 2018 hasta 2020 fue la secretaria general corporativa de RTVE en el equipo dirigido por Rosa María Mateo. De 2008 a 2014 fue Defensora del Espectador en RTVE.

El pasado 18 de agosto Sánchez Caballero dimitió por sorpresa de su cargo. Aunque fuentes internas aseguran que sigue formando parte del equipo de Mateo y de RTVE.

Poco después de su dimisión Rosa María Mateo nombró a Verónica Ollé Sesé, como nueva secretaria general de la Corporación en sustitución de Sánchez Caballero que alegó que cesaba del cargo por petición propia.

Algunas fuentes aseguran que se trató de un paso a un lado, de un movimiento para “desmarcarse” y optar por un segundo plano en un momento delicado y crucial del proceso.

La dimisión de Sánchez, bajo sospecha

Esa dimisión, tal y como apuntan varias fuentes de RTVE, estuvo motivada por “un enfrentamiento” con Rosa María Mateo, la administradora única provisional actual. “Se sabe que Mateo fue a buscarla a su casa para pedirle perdón e implorarle que volviera a su puesto por orden de Moncloa”.

Independientemente de su mala relación con Rosa María Mateo, fuentes internas explican que Sánchez Caballero habría recibido la orden de dimitir de su cargo para evitar una “imagen de continuidad” si el PSOE logra su propósito y resulta elegida como presidenta. Debe marcar distancias con Mateo. Cuanto más, mejor.

La marejada puede ser considerable si los socialistas logran imponer este movimiento, explican desde RTVE. La calificación que obtuvo Sánchez Caballero en el examen de los expertos no la deja en muy buen lugar: ocupó el número 56 de los 95 aspirantes totales.

“Quedó muy abajo. De ahí lo que ha pasado. Si se tenía en cuenta la pre-selección de los 20 mejores que hizo el comité de expertos, ella quedaba fuera del proceso y no podía ser elegida”.

La estrategia del Gobierno

“El PSOE en este momento tiene la sartén por el mango”, explican fuentes de la oposición al Gobierno implicadas en el proceso. “Todo lo que se haga es porque favorece al PSOE. Y si se ha decidido finalmente que se amplíe de 20 a 95 es porque le interesa al Gobierno”.

El problema es que esta decisión provocaría un gran escándalo. No parece claro que el Ejecutivo pudiera soportar el ruido mediático que generaría “elegir a una candidata y ponerla en el primer puesto, o incluso en el segundo o el tercero, cuando quedó en la valoración de expertos en el número 56. Sería, cuanto menos, muy llamativo”, apuntan las mismas fuentes.

Citados para presentar su proyecto

Ahora mismo el proceso está a la espera de que las comisiones de nombramiento llamen a los candidatos que consideren oportunos. Serán citados para presentar su proyecto ante los representantes del PSOE, Unidas Podemos, PP, Ciudadanos, Vox…

En ese momento, cuando se haga pública la pre-selección de los nombres que va a citar cada grupo parlamentario, se verá si eligen a Elena Sánchez, que por supuesto no está entre los 20 seleccionados por los expertos.

El reparto del pastel

Los expertos coinciden en que, si todo sigue su curso, en febrero puede haber un nuevo Consejo de Administración de RTVE. Este deberá estar compuesto por 10 miembros, teóricamente cinco serán elegidos por partidos conservadores y cinco por formaciones progresistas.

Ahora bien, cabe la posibilidad de que el PSOE quiera colocar a cuatro consejeros y Podemos por su parte situar a dos. El PP, en teoría, se va a oponer a quedar en tan abrumadora minoría: “estaría validando el control de la izquierda durante seis años en RTVE y, si dentro de tres años hay alternancia en el Gobierno, el PP se encontraría gobernando con una televisión pública dominada por la izquierda”, explican desde la Corporación.

La clave, explican las mismas fuentes, va a estar en el reparto que se haga ahora. “Tendrá que ser equilibrado para que el PP dé su brazo a torcer. Hay mucho en juego”.

Lo ideal para la derecha sería que los cinco miembros de izquierdas incluyan los representantes de Podemos y los cinco de derechas incluyan a Vox y Ciudadanos, por ejemplo. De modo que si lo reparten de esta forma, la proporción sería 5 y 5 y la presidencia sería elegida por la izquierda, pactada con el PP.

Si se cumplen las sospechas, la elegida será Elena Sánchez Caballero. Esta decisión, según explican a ECD fuentes de la comisión parlamentaria, estaría consensuada con PP, PSOE y Podemos, que habrían aceptado al acordar entre ellos la elección de sus propios candidatos más afines.

ECD ha intentado recabar el parecer de Elena Sánchez Caballero. Al momento de cerrar esta edición no se había recibido respuesta.

Carolina Darias pone énfasis en la necesidad de las vacunas solidarias

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?