Medios

Iván Redondo aceleró la ofensiva para hacerse con El País tras el nombramiento de Javier Moreno, “el moderado”

El fracaso de Moncloa en el intento por desbancar a Javier Monzón de la presidencia del Grupo Prisa se consumó tras la negativa de Álvarez-Pallete a secundar la operación

Sede de El País.
photo_camera Sede de El País.

Moncloa ha fracasado en la operación para tomar el control del Grupo Prisa. Pedro Sánchez dio orden de acelerar los contactos con los principales accionistas para desbancar a Javier Monzón de la presidencia tras el nombramiento de Javier Moreno como director de El País. Pero no contó con que Telefónica iba a darle la espalda.

Desde su llegada a La Moncloa, Sánchez ha contado con el apoyo de los medios de Prisa. En el Gobierno no olvidan ahora que El País se apresuró a negar el escándalo sobre el plagio de la tesis doctoral de Pedro Sánchez y, bajo la dirección de Soledad Gallego-Díaz, ha minimizado las consecuencias de la pandemia de coronavirus.

Cargarse al “moderado” Javier Moreno

Sin embargo, el pasado 15 de junio se produjo un punto de inflexión que disparó las alarmas en La Moncloa, según ha podido confirmar Confidencial Digital por fuentes próximas al equipo del jefe del Ejecutivo.

Sin previo aviso, el presidente de Prisa, Javier Monzón, anunció la sustitución de Soledad Gallego-Díaz como directora de El País por Javier Moreno.

En ese momento, Sánchez, aconsejado por su jefe de gabinete, Iván Redondo, consideró que era clave que el Gobierno se garantizase el apoyo de los medios de comunicación del Grupo Prisa, en especial del diario El País, que todavía mantiene influencia entre el electorado socialista. “No tenemos otro apoyo”, le insistió Redondo al presidente.

Tuvieron en cuenta que la caída de Soledad Gallego suponía una “amenaza mediática” para el Gobierno de coalición ante la llegada a la dirección del periódico de Javier Moreno, “el moderado” –así lo llaman en La Moncloa-. Moreno ya había ocupado este cargo entre 2006 y 2014.

Moncloa sobrevuela la junta de Prisa

En este contexto de nervios en el Gobierno, la junta de accionistas de Prisa, que se ha celebrado este lunes (de forma telemática por la crisis del coronavirus), ha revalidado la continuidad de Javier Monzón como presidente del grupo de comunicación, aunque con un porcentaje de votos inferior al resto de consejeros.

No obstante, no se ha producido ningún giro brusco en el seno de la compañía, en contra de lo que predecían algunos analistas, que apuntaban a un movimiento de Amber Capital, quien tiene un 29% del capital social, para desbancar de la presidencia a Monzón.

Telefónica bloquea la operación de Sánchez

En la operación para derribar a Javier Monzón, se alinearon con Amber (socio mayoritario) otros accionistas como el jeque catarí Khalid Al-Thani (5,1%) o el fondo Melqart Asset Management, que posee una participación del 3,6%.

El vídeo del día

PP asegura que la ‘Ley Celáa’ “nace muerta”.

Fuentes próximas al consejo de Prisa explican a ECD que la posición que ha adoptado finalmente el Banco Santander, pero sobre todo Telefónica (9,4%) –donde se han centrado las presiones ejercidas desde La Moncloa para tomar el poder en Prisa-, ha resultado clave para frenar la ofensiva del Gobierno para hacerse con el control de El País. 

Redondo se centró en Pallete. Sabía que con Ana Botín no había mucho que hacer. Es muy amiga de Monzón”, explican.

Sánchez acusó a Alierta de echarle del PSOE

Sin embargo, fuentes conocedoras de las conversaciones explican a ECD que “Moncloa calculó mal esta vez”. No contaba con el rechazo del presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete, a la operación para derribar a Monzón.

En la multinacional todavía resuena la grave acusación de Pedro Sánchez al entonces presidente César Alierta, a quien señaló públicamente como el responsable de la actitud hostil que mantenían los medios del grupo Prisa contra su liderazgo, y a favor de Susana Díaz, para que fuera apartado de la secretaria general del PSOE.

Llegó a acusar a Alierta de “trabajar para que hubiera un gobierno conservador” en España y “para que la izquierda no se entendiera”. Unas afirmaciones que ahora se han tenido en cuenta en Telefónica para transmitir el mensaje a Moncloa de que “no se cuente con ellos para este tipo de operaciones”.

Pallete no se entromete en los medios

Sánchez también culpó entonces de su caída a la gran banca. Pero en la operadora recuerdan que no se atacó públicamente a presidentes del IBEX en ejercicio, sino sólo a Alierta, que ya había dejado el cargo.

En el entorno de Pallete insisten a Confidencial Digital que su relación con el Gobierno es “fluida”. Pero aseguran que él no se entromete en los medios de comunicación: ni a favor ni en contra de ningún líder político. El objetivo de la multinacional que dirige, añaden, es estrictamente empresarial.

Monzón y Moreno piden ayuda a Casado

Otro de los movimientos que ha inquietado enormemente al entorno de Pedro Sánchez es el encuentro que mantuvieron hace una semana el propio Javier Monzón y el recién nombrado director de El País, Javier Moreno, con el presidente del PP, Pablo Casado

La cita, que fue desvelada este domingo por ElPlural.com, no había trascendido a la opinión pública, ya que no figuraba en la agenda oficial del líder del Partido Popular

El encuentro se produjo a petición de Monzón y Moreno y evidencia la excelente relación existente entre el presidente no ejecutivo de Prisa y el director de El País con el Partido Popular. 

“Vienen a por nosotros”, le alertaron a Pablo Casado. Esta cita contrasta con la nula interlocución que Monzón y Moreno mantienen con Moncloa.

Moncloa pierde el pulso frente a Felipe González

El actual presidente de Prisa, Javier Monzón, ha contado hasta ahora con el respaldo de dos de los accionistas de referencia del grupo: Telefónica (que representa al 9,4% del accionariado) y el Santander (4,8%). 

Al igual que Juan Luis Cebrián, Monzón mantiene además una excelente relación personal con el ex presidente Felipe González. También es muy próximo a González el empresario Carlos Slim, que el pasado mes de octubre irrumpió en el accionariado de Prisa con una participación del 4,3%.

Como se puede ver y destacan fuentes socialistas a ECD, la actual lucha por el poder en Prisa refleja también la pugna entre el viejo PSOE de Felipe González (que se ha mostrado muy crítico con el actual pacto de Gobierno con Unidas Podemos y sus alianzas con los independentistas) y el nuevo PSOE de Pedro Sánchez.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?