Medios

Netflix instruye a las productoras para evitar el acoso sexual, ‘bullying’ y ‘mobbing’

Les anima a denunciar estas situaciones y también proporciona atención psicológica, asesoría económica, ‘mindfulness’…

Sede de Netflix en España
photo_camera Sede de Netflix en España

El movimiento ‘me too’ revolucionó la industria cinematográfica. Desde entonces miles de trabajadores audiovisuales han denunciado acoso sexual, sobornos económicos y malos tratos laborales. Ante esto y una mayor conciencia social, las productoras de ficción se han visto obligadas a vigilar estas situaciones, que hasta hace no mucho eran muy comunes en un sector tan competitivo y estresante como el audiovisual. Para evitar este tipo de escándalos, Netflix se ha puesto ‘manos a la obra’.

Todo lo que toca Netflix se convierte en ‘oro’. La plataforma estadounidense también quiere que sus trabajadores sean igual de exitosos que sus contenidos audiovisuales. Para ello, ha optado por una estricta política de reclutación de talento y sobre todo por cuidar las condiciones laborales de sus empleados.

Netflix destaca por ser una de las empresas audiovisuales más innovadoras a día de hoy en cuanto a la gestión de recursos humanos se refiere. Uno de los aspectos en los que más confían es en “la pasión” de los trabajadores con la que viven su labor profesional. Ante esto, la empresa opta por dar cierta libertad y flexibilidad a sus trabajadores con el objetivo de que se sientan motivados para que den lo mejor de sí mismos.

No obstante, a pesar de esta independencia que se les da a los empleados, Netflix es muy exigente con sus trabajadores y la calidad de sus productos audiovisuales. Esto a veces provoca que se vivan situaciones tensas y estresantes dentro de la propia empresa. Hay quien habla de una “cultura del miedo” y una “dura política de supervivencia” entre los trabajadores directamente contratados por Netflix.

Con el objetivo de obtener un alto rendimiento de trabajo, la empresa trata de que en todas sus producciones originales haya un buen ambiente laboral y que todos los trabajadores se sientan cómodos, siendo todos un equipo de iguales, conociendo los valores de la empresa, con el objetivo de que perciban un sentimiento de pertenencia a la compañía y se sientan cuidados y respaldados por la entidad.

Ante esto, según ha podido saber Confidencial Digital, Netflix está impartiendo una charla formativa para evitar el acoso sexual, ‘bullying’, ‘mobbing’, o cualquier tipo de abuso y trato vejatorio entre los trabajadores de sus producciones originales.

Charla sobre el “respeto”

Las productoras de ficción españolas están encantadas con el hecho de que la plataforma americana esté invirtiendo tanto dinero en nuestro país. Y los trabajadores de estas también. No solo significa que haya más ofertas de trabajo, sino que además la empresa estadounidense trata de cuidar a estos empleados.

Desde que Netflix desembarcó en España, la compañía se ha cuidado por ejemplo de que el equipo técnico y artístico de sus producciones no haga más de 40 horas semanales. “Esto es un logro fantástico”, comenta uno de los directivos de una productora audiovisual española que trabaja con el gigante norteamericano.

“Debería ser lo habitual, pero no lo ha sido nunca y tampoco suele serlo en la actualidad”. Con Netflix esto sí se cumple.  Así, si las jornadas de trabajo duran 11 o 12 horas, los empleados solo trabajan tres o cuatro días a la semana. Si la jornada es de 8 horas, lo harán cinco días por semana. Esto es así desde que en 2016 Netflix llegó a España.

 

Pero, el cuidado de los empleados no solo se queda en esto. Desde que ha llegado la crisis del coronavirus, coincidiendo con esta época, Netflix está impartiendo una serie de charlas sobre el “respetoentre los trabajadores de las diferentes productoras españolas que se dedican a crear el contenido original de la compañía.

Según ha podido saber Confidencial Digital, esta charla se imparte justo la semana anterior a que comience el rodaje de la ficción. Es decir, está planificado dentro de la etapa de preproducción audiovisual. Fuentes consultadas explican que esta sesión, aunque a veces trastoca los calendarios de las productoras que ‘van con el agua al cuello’ la semana anterior al inicio del rodaje, se considera que es muy importante para la plataforma estadounidense, haciendo “obligatoria” la asistencia para todo el personal: actores, directores, jefes de departamento, responsable de producción, dirección artística, operadores de cámara, sonidistas, personal eléctrico, maquilladores, peluqueros, modistas, etc.

Según ha podido saber Confidencial Digital, la charla se realiza mediante videoconferencia a través de la aplicación Google Meet, con una duración aproximada de 30 minutos, para que todos los trabajadores puedan conectarse a la reunión de manera sencilla. Fuentes consultadas explican que las productoras tratan de controlar que todo el mundo se conecte y asista a esta formación que imparte Netflix: “esta charla es importante, así que [a pesar de que sea telemáticamente] rogamos puntualidad y asistencia”.

Fuentes consultadas explican que esta charla sobre el “respeto”, así la denominan ‘a petit comité’, tiene una clara incidencia a corto plazo y otra a largo plazo. Rafael (nombre ficticio para preservar el anonimato del empleado) explica que tras recibir esta charla, su jefe se le acercó, de manera afable, y comenzó a bromear “cariñosamente” con él. “Parece que con la charla se dio cuenta que no me había estado tratando muy bien hasta entonces”, comenta. “No es que me acosara o abusara de mí gravemente, pero sí hacía comentarios que sabía que me molestaban, para echarse unas risas a mi costa”, denuncia. Desde entonces, la relación entre ambos mejoró, aseguran.

Otras fuentes consultadas también explican que con este tipo de charlas “poco a poco” va mejorando la relación, a largo plazo, entre jefes y subordinados: “este sector siempre ha estado muy jerarquizado, es como el ejército”, “si un superior te decía algo, lo tenías que hacer sin rechistar, sin dar tu opinión al respecto”, “pues sabías que si no, te terminarían haciendo la vida imposible ya que este trabajo es muy físico y trabajamos muchas horas de pie, con horarios nocturnos y madrugadas, y muchas veces a la intemperie sufriendo las inclemencias meteorológicas. “’La vieja guardia’ aprendió así, barriendo ‘sets’ de rodajes”, enfatizan, “y este modelo se ha ido replicando hasta ahora”. “Hoy está cambiando, el sector se está profesionalizando más y este tipo de charlas ayuda a que todos los trabajadores, jefes y subordinados, estén más concienciados”.

Cuatro líneas rojas que no se pueden cruzar

La charla que imparte la plataforma sobre el “respeto” comienza explicando que “hay cuatro líneas rojas que no se pueden cruzar” en una producción de Netflix, según ha podido saber ECD. El objetivo, afirman, es que los trabajadores estén cómodos tanto en el momento del trabajo, como fuera de él”.

El primer “comportamiento reprobable” que denuncian es el acoso sexual. Las denuncias sobre este tipo de actuaciones han crecido muchísimo en el sector audiovisual desde 2017, momento en el que el productor de cine Harvey Weinstein fue acusado de abuso sexual, acoso e incluso violaciones. Desde entonces, este problema se ha visibilizado en gran parte a través del movimiento ‘me too’.

El segundo trato discriminatorio que denuncian es el acoso moral. Este tipo de abuso se refiere a violencia psicológica, para tratar de que una persona abandone la producción, dimitiendo voluntariamente. Esto es lo que se conoce como ‘mobbing’.

La tercera actuación reprobable que critica la empresa es el chantaje. Este puede ser sexual o no. Una de las prácticas más comunes en la industria cinematográfica es el chantaje económico, ofreciendo una parte del salario a cambio de conseguir un trabajo.

La cuarta línea roja denunciada por Netflix es el abuso ambiental hacia algún compañero o colectivo. Explican que este comportamiento es el más difícil de identificar normalmente. Esta intimidación puede darse en forma de ‘bullying’, cuando un compañero crea un ambiente hostil, soez, critica el físico o la vestimenta de alguien, etc.

Tres vías para reportarlo

Netflix invita a que cuando se identifique este tipo de comportamientos, los trabajadores “lo reporten” a la empresa. Según ha podido saber ECD, Netflix explica en la charla que hay tres vías para denunciarlo. 

La más sencilla es informar al jefe directo, responsable del área o supervisor del trabajador. Pero, “si esta persona está involucrada o creemos que a través de ella no llegará a buen puerto”, Netflix propone “saltarse la cadena de mando” y permite contactar directamente con los responsables que se encargan de investigar y gestionar estas denuncias en la factoría norteamericana. Esta es la segunda vía para reportarlo.

La tercera opción para denunciarlo es a través del ‘hotline’ de la empresa. Este método, a través de un formulario electrónico, permite reportarlo de manera anónima. Fuentes consultadas explican qué, debido a esto, la mayoría de las denuncias se hacen por esta vía, en la que no hace falta proporcionar los datos personales pero si decir todo lo relativo a la producción en la que sucede y las personas que están involucradas.

Sin miedo a denunciar

Según explican en la charla, “después de la denuncia se realiza una investigación en la que solo están involucradas las personas en cuestión: acosador, acusado y testigos. Afirman que el objetivo es investigarlo de manera confidencial y anónima, y no de manera “doméstica” a través de “rumores” y “cotilleos”, para evitar que nadie más se entere.

Según aseguran, “cada vez esta situación es más común”, ya que los empleados pierden el miedo a reportarlo al poderlo hacer de manera discreta o anónima. Lo mismo ocurre con los testigos, que así ya no muestran tanto rechazo a participar en este tipo de investigaciones. Netflix celebra que haya más libertad para hablar y que la “era del silencio” esté acabándose.

Programa de atención personalizada

Además de esta charla sobre el “respeto” para evitar el ‘bullying’, ‘mobbing’, acoso sexual o cualquier tipo de abuso y trato vejatorio. Netflix también proporciona un servicio gratuito de atención sociosanitaria, según ha podido saber ECD.

En él, todos los empleados que trabajen en una producción de Netflix pueden solicitar tener seis sesiones de ‘coaching’ profesional o terapia personal. “El objetivo es sentirnos cómodos tanto en el momento del trabajo, como fuera de él”.

Pueden pedir ayuda en diferentes áreas de apoyo. A través de un psicólogo se pueden tratar situaciones de estrés, ansiedad y depresión. También presta atención para mejorar las relaciones personales, la inclusión y diversidad, o los desafíos vitales que cada persona tenga en ese momento. Ayuda a mejorar el rendimiento laboral, favorecer estilos de vida saludables o realizar meditación y ‘mindfulness’. Otra área de apoyo también puede ser a través de una asesoría económica y financiera.

Zelenski pide a la ONU definir el concepto de "Estado terrorista" tras el ataque ruso en Kremenchuk

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?