Medios

La nueva directiva audiovisual impone limitaciones a Netflix y HBO para proteger a otras plataformas

Empezará aplicarse en septiembre y les obliga a facilitar datos de ingresos y suscriptores. El objetivo es que paguen lo mismo que el resto de operadores

Televisión
photo_cameraTelevisión

El sector audiovisual español va a sufrir uno de los grandes cambios en estos meses. En 2018, el Parlamento Europeo dio luz verde a una nueva directiva sobre los servicios audiovisuales que afectaría tanto a televisiones como plataformas.

Esta directiva modifica la de 2010, relacionada con la prestación de servicios audiovisuales en la Unión Europea. Se trata de una estrategia de los países europeos para crear un Mercado Único Digital.

La Directiva 2018/1808 va a completar y actualizar la anterior regulación que había mostrado una necesidad de ajuste y modernización debido a los avances tecnológicos.

El plazo de transposición de esta directiva para los estados miembro era de veintiún meses desde su entrada en vigor. Pues bien. A España llegará este mes de septiembre.

Más control para las plataformas OTT

Esta nueva directiva se resume, según el estudio realizado por José Carlos Cano, presidente de Foro Europa Ciudadana, en la búsqueda de un equilibro entre la garantía del acceso a los servicios de contenidos audiovisuales en línea, la protección del consumidor, y el fomento de la libre competencia.

Pero también la protección de obra europea que se matiza y completa con la regulación de publicidad en televisión y en las plataformas de servicio en Internet.

Según fuentes del sector, esta nueva normativa es importante dentro del mundo audiovisual porque puede “equilibrar” a los operadores tradicionales con los digitales. Es decir, se espera que con ella las plataformas OTT como Netflix, HBO, Amazon Prime Video, Disney… tengan las mismas limitaciones que las cadenas de televisión.

Tendrán que facilitar sus datos

Con esta nueva normativa, las plataformas van a tener que empezar a facilitar sus datos sobre ingresos y suscriptores. Fuentes del sector reclaman que sus resultados deberían ser públicos al igual que lo son del resto de cadenas que operan.

Señalan que deberían tener las mismas condiciones, es decir, pagar el canon a RTVE, el apoyo al cine, regulación de publicidad, etc., porque consideran que para las televisiones tradicionales hay “demasiado control” y tienen “muchas obligaciones”.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?