Medios

El nuevo protocolo de seguridad para el rodaje de películas y series de televisión provoca escepticismo en el sector

La Fundación Secuoya ha presentado un borrador que cuenta con el apoyo de la Spain Film Comission y debe aprobar el Ministerio. Dudas por los retrasos que provocará en las grabaciones

Imagen de cómo debe ser un set de rodaje: mascarillas, trajes EPI, etc.
photo_cameraImagen de cómo debe ser un set de rodaje: mascarillas, trajes EPI, etc.

El sector audiovisual ha sufrido una de las mayores paradas que se recuerdan. La crisis del coronavirus ha provocado que muchos rodajes en nuestro país se hayan visto interrumpidos totalmente durante semanas, a la espera de poder garantizar la salud de todos los trabajadores.

El vídeo del día

Garriga (Vox) justifica la moción como “un deber nacional”.

Más de 300 grabaciones han tenido que hacer una pausa en España. Según datos de Spain Film Comission, de estos rodajes, el 52% eran españoles y el 48% estaban promovidos por compañías internacionales. El 11% eran largometrajes, el 13% series para televisión y un 12% programas.

Esto ha llevado a muchas productoras a una situación extrema y han adoptado decisiones extraordinarias. Compañías como Mediapro, Vancouver o Boomerang TV han aplicado un ERTE a sus trabajadores. Otras han optado directamente por los despidos.

Ahora que el desconfinamiento parece cada vez más cerca, la industria parece decidida a retomar las grabaciones en los próximos días. No se hará de la misma manera, habrá que adoptar medidas de precaución pero cuanto menos se tarde en arrancar –explican fuentes del sector- más empresas se podrán salvar.

Ante esta situación excepcional y para evitar un repunte de contagios, diversas instituciones han elaborado un protocolo, que ha sido presentado este jueves por la Fundación Secuoya, para garantizar que los rodajes tengan lugar con todas las medidas de seguridad necesarias.

El presidente de Spain Film Commission, Carlos Rosado, asegura que “se puede empezar a rodar de forma progresiva”. Además, explica que se pueden trabajar “tanto en sets de platós como en exteriores mientras se mantengan ciertas garantías”.

“Diálogo entre toda la industria”

El máximo responsable de Spain Film Commision ha destacado que “por primera vez la industria española está dialogando con todo el mundo” para solventar esta situación y que uno de los grandes retos del sector es que “la industria se reactive”.

Sobre el protocolo presentado, el director de Gobierno, Riesgo y Cumplimento de KPMG en España, Rafael Tejedor asegura que “está basado en estudios similares realizados a nivel internacional”, y pone el ejemplo de Singapur, donde ya se están produciendo avances en el sector: “nos llevan más de tres meses y medio de ventaja en este ámbito”.

Antes de detallar las medidas, el máximo responsable de Recursos Humanos del Grupo Secuoya, Antonio Ramos, ha afirmado que el principal objetivo de este plan “es que entre las personas que van a participar en los rodajes no se produzca ningún positivo” por coronavirus, además de “evitar contagios”.

1. Realización de test como medida preventiva

El protocolo de medidas de seguridad incluye, en primer lugar, la obligatoriedad de realizar test de detección del coronavirus antes de los rodajes. Por fases. Un primer test se realizaría siete días antes a todas las personas que vayan a participar en la grabación. Sería un test serológico, es decir, una prueba que permite diagnosticar contagios poco después de haberse establecido la infección.

El objetivo de este tipo de test es “poder detectar a aquellas personas que ya están inmunizadas”.

En un segundo momento, dos días antes del inicio del rodaje, se realizará un PCR a las personas que no son inmunes atendiendo a los resultados la prueba anterior. Esto permitirá “conocer qué gente podría estar infectada”.

En tercer lugar, los actores y las actrices principales se harán una prueba cada siete días para tener un control continuo y detectar algún contagio eventual durante las grabaciones, puesto que ellos no llevan mascarillas ni guantes y no pueden mantener la distancia de seguridad recomendada en algunas escenas.

2. Más transporte individual

En cuanto a los desplazamientos a los rodajes se va a “fomentar el uso de transporte privado e individual” siempre que se pueda. En los casos en los que sea “imprescindible” el transporte colectivo deberá existir entre los pasajeros una distancia de seguridad e irán siempre en el mismo sitio.

Además, si se realiza un viaje colectivo el vehículo tendrá que ser desinfectado, tanto antes como después de cada uno de los trayectos.

Se recomienda evitar el transporte público, aunque en el caso de que no quede más remedio, se deberán seguir todas las recomendaciones sanitarias, es decir, uso de mascarillas, guantes y respetar las distancia con el resto durante esos desplazamientos.

3. Desinfecciones de los espacios de rodaje

El protocolo hace hincapié también en que los lugares de rodaje deberán ser desinfectados. En primer lugar las superficies “que se tocan con frecuencia”: mesas, sillas, inodoros, pomos de puertas, teclados, etc. Se limpiará con material desechable y se hará una desinfección diaria. Habrá especial atención sobre las zonas comunes.

Además, se habilitarán dispensadores de gel y pañuelos desechables. Y habrá que disponer de una buena ventilación en los sets de rodaje. Se debe evitar el contacto físico entre los trabajadores y mantener la distancia de seguridad, por lo que se usarán walkies o pinganillos de uso individual, que se desinfectarán cada vez que se vaya a grabar.

4. Catering por turno

Para las comidas y zonas de descanso se tendrá que habilitar un servicio con horario continuo para que “los profesionales puedan comer por turnos” y evitar de esta manera las masificaciones.

Además, los alimentos se repartirán en cajas cerradas y selladas en las que se haya evitado al máximo la manipulación.

5. Rodajes en espacios públicos acotados

Ahora mismo los rodajes en espacios públicos están suspendidos pero cuando se pueda grabar en ellos se deberá “señalizar la zona de grabación para garantizar que únicamente accede el personal permitido”.

El acceso estará restringido, por lo que habrá una persona que controlará las personas que van entrando al rodaje. Además, se tendrán que establecer unas “zonas de entrada y de salida” diferenciadas al centro de trabajo, con el fin de evitar los cruces de personas.

Escepticismo e incredulidad entre profesionales del sector

Algunos profesionales del sector como Nacho Cavada, ayudante de producción, admiten un cierto escepticismo sobre este protocolo. Señalan que “un rodaje funciona de una manera muy concreta” y estos proyectos juegan con activo muy importante: el tiempo.

Seguir las medidas sanitarias descritas más arriba provocará algo inevitable: “todo el tiempo de grabación se va alargar, con las consecuencias económicas que ello supondrá”. Habrá que realizar un estudio para valorar la rentabilidad pero todo parece indicar que muchos proyectos no serán viables.

Sobre las medidas de seguridad afirma que, aunque hay varios protocolos circulando por la red, “todos coinciden en los mismos puntos”. Asegura que se tratan de “protocolos razonables”, pero con un problema: “se pide que se lleven a cabo test de detección y los profesionales de imagen, sonido, cámara, luz… estén provistos de trajes EPIs”. Sin embargo, en estos momentos hay graves problemas de abastecimiento de estos dos elementos.

Cavada señala que serán las productoras quienes tendrán que proveer a los empleados de las “garantías necesarias para trabajar”, y esto “va a suponer un gasto considerable”. En cualquier caso, afirma, “lo que más necesitamos” es que las autoridades “den el visto bueno a este documento para poder comenzar la actividad lo antes posible”.

En otros países ya están rodando

En algunos países, la actividad audiovisual se ha retomado. Por ejemplo, la plataforma Netflix está empezando el rodaje de series y películas en Islandia y Corea del Sur.

Pero no son los únicos países. En Suecia se puede grabar siempre y cuando no coincidan más de cincuenta personas en el mismo set. En el caso de Dinamarca, desde el pasado 14 de abril pueden volver a rodar. Eso sí, manteniendo la distancia de seguridad.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?