Medios

Los obispos se han dado un año para buscar un sustituto a Jiménez Losantos y afrontar una nueva etapa en la COPE

La Conferencia Episcopal no introducirá esta próxima temporada cambios significativos en la marcha de la Cadena COPE, ni en la programación, ni en las personas que protagonizan los principales espacios. Se han dado un año de plazo.

Fuentes cercanas a la calle Añastro, sede de la CEE, a las que ha tenido acceso El Confidencial Digital, afirman que, en las últimas reuniones de los órganos episcopales, la decisión ha sido darse un año para buscar un relevo a su principal comunicador, Federico Jiménez Losantos.

Todo indica que el presentador de La Mañana cumplirá el contrato por un año que firmó en mayo, y que en 2009 ya no le será renovado.

De aquí a entonces, el reto que quieren asumir los obispos es encontrar un relevo cualificado para protagonizar las mañanas, en el horario de mayor audiencia de la radio y por tanto cuando más publicidad se factura.

El problema que surgió cuando los obispos se plantearon recientemente un inmediato cese de Losantos fue que la actual dirección no tenía preparada la sucesión, que no existía en la cúpula de COPE un “plan B” para esa eventualidad.

De aquí a julio de 2009 habrá que decidir qué profesional del periodismo se hace con las seis horas de duración que tiene La Mañana, con garantías suficientes como para que no se produzca un desplome de la audiencia ni de la publicidad. Tendría que ser alguien con personalidad como comunicador, capacidad de cierto liderazgo, presencia en el micrófono y que sintonice con el Ideario de la cadena. Ya han empezado a barajarse los primeros nombres, de dentro de la casa pero también de fuera.

En ese proyecto, la salida de Jiménez Losantos iría acompañada de la marcha de sus principales colaboradores, y en general de los comunicadores que forman la columna vertebral de la programación y de los informativos, y que también han merecido las críticas de los obispos.

Tercera cadena nacional

El cambio que tiene que diseñar COPE se afronta en un momento muy delicado, cuando la cadena ha perdido el segundo puesto en audiencia, superada por Onda Cero según el último EGM, que ha confirmado con sus cifras la tendencia que se estaba adivinando.

Al cansancio de una parte de la audiencia por el mantenimiento del tono de La Mañana, se ha sumado la nueva línea de crítica continuada hacia el Partido Popular, y singularmente hacia Mariano Rajoy.

 

Las consecuencias de pasar a la tercera posición (en estos momentos, las cifras de audiencia de la Cadena y sus principales programas se acercan a las que tenía en 2004) son graves, porque la publicidad prima al primer clasificado y trata bien al segundo, pero el tercero ha de pelear por los restos. Si a ello se une que la coyuntura económica está provocando una caída global de la publicidad en general, la situación se complica aún más.

En estos momentos la situación financiera de COPE es muy sólida, gracias a los buenos resultados de estos últimos ejercicios. Sin embargo, fuentes próximas a la emisora cuentan que ya han empezado a adoptarse las primeras decisiones de contención de gastos, con el fin de prepararse para una etapa de “vacas flacas”.

El Govern pende de un hilo tras cesar Pere Aragonès a su vicepresidente Jordi Puigneró

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?