Seat en la Techno Classica Essen
photo_cameraSeat en la Techno Classica Essen

Motor

Teletipauto

Seat en la Techno Classica Essen. Los clásicos de la generación del Baby Boom

Seat participa en la prestigiosa feria alemana Techno Classica Essen (21 a 25 de marzo) poniendo un gran énfasis en su labor de restauración.

A tal efecto expone una serie de modelos en distintas condiciones de conservación. Un minucioso trabajo llevado a cabo por los restauradores ha logrado devolver al Seat 600 de la primera generación un aspecto como de recién salido de fábrica.

 

Manuel Reyes

En la trigésima edición de la feria del vehículo clásico Techno Classica Essen, en Essen, Alemania, Seat muestra el incondicional trabajo de su departamento de coches históricos que, a través de un laborioso y preciso proceso manual, tiene por objetivo dejar en un estado óptimo los iconos de la marca española.

Además expone modelos poco comunes de la propia historia de la firma, vehículos que dejaron huella en la retina de toda una generación de niños, la del Baby Boom.

Como prueba objetiva del apasionado trabajo que realizan a diario los restauradores de Seat, en la Zona Franca de Barcelona, un ejemplar completamente restaurado del Seat 600, que está siendo una de las estrellas en el stand de la marca de la muestra alemana.

Comparte protagonismo con otras dos versiones basadas en el Seat 600, un Comercial y un Formichetta, cada uno en un estado de conservación muy diferente. Tres modelos con su propia historia. El 600 N representa la pasión por el patrimonio de la compañía, el 600 Comercial constituye un exclusivo hallazgo de granero, mientras el 600 D Formichetta fue la primera furgoneta de Seat.

El ejemplar pintado en color verde es uno de los primeros Seat 600 del año 1957. En 2017 fue restaurado por Seat coches históricos, en la Zona Franca de Barcelona, para celebrar el 60 aniversario del modelo que se convirtió en el icono automovilístico de los españoles. El proceso de restauración duró un año, no escatimándose ni gastos ni esfuerzos en devolver al vehículo a su estado original.

El popular “pelotilla” sirvió para motorizar a toda una generación de españoles, cuyos hijos, nacidos en la conocida como generación del Baby Boom, todavía hoy se preguntan cómo era posible meter en un coche de tan reducidas dimensiones  a toda la familia, incluída la abuela, y un montón de equipajes. Un secreto, a día de hoy, todavía sin desvelar.

La primera versión del 600, que se expone en la Techno Classica, se denominó en su momento simplemente Seat 600, sin letras adjuntas. Pero ahora se conoce como el 600 N (Normal) para diferenciarlo de modelos posteriores.

Se fabricaron casi 800.000 unidades del 600 entre 1957 y 1973, de las que 132.462 corresponden a la primera versión, la N, producida entre 1957 y 1963, año en el que toma el relevo su sucesor, el Seat 600 D. Una de las características del 600 N que lo diferencia de las versiones posteriores, D, E y L, son los intermitentes sobre las aletas delanteras.

Además cuenta con puertas que se abren en sentido contrario a la marcha, conocidas como tipo suicida, una peculiaridad que también mantuvo el D de 1963, puesto que las puertas de los modelos posteriores, E y L, ya se abrían de forma convencional. Su motor de 633 cc (18 CV) le permitía alcanzar una velocidad máxima de 95 km/h.

Existe una relación, que encierra cierto romanticismo, entre los vehículos clásicos y los graneros. El segundo vehículo que expone Seat en la Techno Classica es, el Seat 600 Comercial, la variante comercial del popular utilitario.

Un interesante ejemplar que muestra el mal estado en el que se encuentran actualmente muchos coches clásicos después de estar muchos  lustros totalmente abandonados en el rincón más recóndito. Del 600 Comercial se construyeron unas 18.000 unidades, por lo que es un modelo escaso. Su interior carecía de asientos traseros para ganar espacio para la carga, mientras las ventanillas traseras se sustituyeron por paneles metálicos pintados en el color de la carrocería. Este interesante ejemplar pronto se convertirá en otro apasionante proyecto para el equipo de restauración de Seat.

Pero para auténtico vehículo comercial, la furgoneta Formichetta (pequeña hormiga), que mantuvo la parte delantera del turismo, pero cambió totalmente la parte trasera. Cuenta con una carrocería medio metro más larga que los 3,22 m del 600 D, del cual deriva,  para optimizar el espacio de carga, puertas laterales de gran apertura y mayor distancia entre ejes. La puerta trasera está dividida en dos mitades, la superior para acceder al espacio de carga de 1,61 metros cúbicos, mientras la inferior proporciona acceso al motor. Podía transportar hasta 250 kg de carga más el conductor y acompañante.

El modelo expuesto ha sido restaurado completamente por Seat coches históricos  y se ha pintado en el color original del servicio oficial de asistencia en carretera de Seat de los años 60.

Pulse o haga clic para ver más noticias.

 

 
Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes