Opel Insignia Grand Sport 2.0 CDTI 170 CV
photo_cameraOpel Insignia Grand Sport 2.0 CDTI 170 CV

Motor

Opel Insignia Grand Sport 2.0 CDTI 170 CV Excellence Automático. Cuando lo bueno se mejora

La segunda generación del Opel Insignia, que añade Grand Sport a su denominación, suma a las virtudes de su antecesor un plus de estilo y tecnologías punteras.

Su estilizada carrocería muestra un escultural diseño, muy trabajado, que destila deportividad y elegancia a partes iguales. El modelo 2.0 CDTI 170 CV monta un motor diésel de 170 CV y puede ir ligado tanto al nivel de acabado superior (Excellence) como a un cambio automático de 8 velocidades. 

Esta segunda generación del Opel Insignia se presenta en dos tipos de carrocería: la berlina de 5 puertas, que recibe la denominación Grand Sport, y la familiar, llamada Sports Tourer. Desaparece la variante sedán. Pero la silueta de dos volúmenes y medio del Insignia Grand Sport de 5 puertas, aporta la dosis de elegancia característica de las carrocerías sedán de 4 puertas con tres volúmenes bien diferenciados, añadiendo la versatilidad de un gran portón trasero.

 

Por otro lado, su estilizado diseño unido a una  elevada línea de cintura también le permite, en cierta manera, flirtear con los coupés de cuatro puertas.

Uno de los puntales del Opel Insignia Grand Sport es su diseño, inspirado en el coche concepto Opel Monza (2013). Presume de ser  elegante, deportivo e intemporal, de los que nunca se pasan de moda. A buen seguro sabrá que sabrá ganarse los favores de un buen número de usuarios por aquello de: “una imagen vale más que mil palabras”.

La señorial a la par que prominente parrilla, responsable en parte de esa elegancia de la que hace gala, contrasta con unos finos faros que le confieren cierta imagen de deportividad. En el lateral se hace patente la ya tradicional forma de álabe de la marca, mientras en la trasera unas estilizadas ópticas acaparan la atención. El resultado final es un conjunto con una gran carga de atractivo visto desde cualquier perspectiva, fruto de un escultural y trabajado diseño.

Opel Insignia Grand Sport 2.0 CDTI 170 CV

Pese a estar encuadrado dentro del segmento D tiene unas dimensiones propias del segmento superior, el E. Aunque la mayoría de sus rivales siguen la misma tónica, lo cierto es que el Opel Insignia Grand Sport, con 4,90 m de longitud, es más largo que la mayor parte de sus competidores; modelos como, el Ford Mondeo, Renault Talisman, Peugeot 508 o Skoda Superb.

Con respecto al volumen del maletero pasa justo lo contrario si se compara con sus generosas dimensiones exteriores, pues firma un volumen de 490 l (ampliable a 1.450 l). Una medida tampoco muy alejada de los 550 l de un Mondeo o de los 515 l de un Peugeot 508. La batalla o distancia entre ejes crece 9,2 cm con respecto a su antecesor,  llevando esta cota hasta los  2,83 m. Un aumento considerable que sobre todo se nota en el espacio disponible para los pasajeros de las plazas posteriores. Sin embargo en el apartado del peso se registran importantes disminuciones de cara a una mayor eficiencia, con ahorros que oscilan entre 175 y 200 kg.

Opel Insignia Grand Sport 2.0 CDTI 170 CV

Una marca como Opel, que presume de democratizar la tecnología haciéndola llegar hasta el más modesto de sus modelos, no ha escatimado recursos en esta apartado para dotar a su nuevo buque insignia con las más modernas tecnologías en materia de seguridad y de ayudas a la conducción. Algunas constituyen auténticas primicias como, la calefacción en los asientos traseros exteriores, el cambio automático de 8 velocidades, la cámara de visión 360º y el capó activo de aluminio.  Es el primer Opel que utiliza un capó activo de aluminio para proteger al peatón.

Este capó, en caso de atropello, se eleva en milisegundos para aumentar la distancia con las partes duras del motor, evitando que el peatón pueda golpearse contra ellas.

Otra de las áreas dónde el Insignia resulta ser un alumno aventajado es en  la iluminación. Sus faros, dotados con el sistema de iluminación matricial Intellilux LED, adaptan constante y automáticamente el alcance y la distribución del haz de luz a cada situación del tráfico. Esto permite circular con la luz larga permanentemente conectada sin deslumbrar ni a los vehículos que circulan delante ni a los que se acercan de frente. El sistema se encarga de apagar o atenuar la luz individualmente de uno o varios led con el objeto de evitar deslumbramientos.

Opel Insignia Grand Sport 2.0 CDTI 170 CV

Cada faro incorpora un total de 16 elementos LED (el doble que en su hermano pequeño, el Astra) y 9 patrones de iluminación que se adaptan al entorno por el que se circula. Por otro lado, la luz larga ofrece un alcance de hasta 400 m.

En el salpicadero se aprecia una disminución de los tradicionales botones  gracias al aumento de las superficies táctiles. Su diseño agrupa modernidad, vanguardismo y deportividad, pero sobre todo está muy bien estructurado. Así, la consola central está dividida en tres zonas bien diferenciadas para un rápido e intuitivo manejo: multimedia, climatización y sistemas de asistencia. El cuadro de instrumentos evidencia su vocación deportiva recurriendo al empleo de relojes convencionales que ofrecen mucha información, mientras la pantalla táctil del sistema multimedia puede ser de 7 u 8 pulgadas, esta última con navegador integrado. El apartado de  la asistencia personal se refuerza de la mano de nuevas aplicaciones del sistema OnStar, que ahora incluye nuevos servicios como, la reserva de hoteles o la búsqueda de aparcamiento.

Opel Insignia Grand Sport 2.0 CDTI 170 CV

Al volante del Opel Insignia Grand Sport 2.0 CDTI, lo primero que causa una agradable sensación es su motor diésel de 170 CV. No ya por la patada que ofrece a bajo régimen, desde 1.700 rpm, sino más bien por la contundencia con la que empuja a medio régimen, donde normalmente se desenvuelve el motor. A este agrado asimismo ayuda mucho, el cambio automático de 8 velocidades.

Responde con rapidez y los cambios entre marchas se realizan sin tirones, con total suavidad. Prácticamente resultan imperceptibles. En cambio, el propulsor se muestra un poco ruidoso, sobre todo en frio. La cifra de consumo combinado homologado es de 5,2 l/100 km. En la práctica, rodando por carretera a velocidades legales, se conforma con 5 l/100 km. Pero las bondades no sólo son para el motor. A medida que se van haciendo kilómetros se va tomando conciencia de lo afinado del chasis y de la rigidez del conjunto.

Por zonas muy bacheadas los ruidos brillan por su ausencia, mientras la suspensión nunca resulta seca. El coche va muy bien asentado, ofreciendo además un gran confort de marcha sin recurrir a una suspensión blanda. Por ello transmite en la trazada una gran sensación de seguridad al conductor. El precio con el nivel de acabado superior, el Excellence, con todos los descuentos (incluido el de financiar con la marca) es de 32.209 euros.  

Opel Insignia Grand Sport 2.0 CDTI 170 CV

Comentarios
Gratis
Quiero estar informado con el Boletín Diario en mi correo