photo_camera Alfa Romeo Giulia 2.2 JTD Veloce Q4

Motor

Un conjunto mecánico envuelto en una preciosa carrocería que rezuma diseño italiano, cuyo precio es de 53.284 euros

Alfa Romeo Giulia 2.2 JTD Veloce Q4. Belleza y deportividad a la par

Toda la tradición y experiencia de Alfa Romeo en la fabricación de berlinas deportivas confluyen en el Alfa Romeo Giulia para ofrecer una experiencia de conducción única

La versión Giulia 2.2 JTD Veloce Q4 monta un motor diésel de 2,1 litros (210 CV) acoplado a un cambio automático de 8 marchas, y cuenta con tracción integral Q4.

Desde su fundación, hace 111 años, Alfa Romeo ha dejado constancia a través del diseño de sus automóviles que la belleza existe. Aunque la belleza sea un término relativo, sujeto a interpretación en función de los gustos personales o de las modas, lo cierto es que los Alfa Romeo siempre han sido merecedores portadores del adjetivo bello. Son automóviles que suelen gustar a todo el mundo, de la misma forma que una escultura de la Grecia clásica. Además, los diseños de la marca italiana son tremendamente personales; eso si, siempre respetando el característico ADN de Alfa.

También, a lo largo de décadas, Alfa Romeo ha destacado por sus berlinas deportivas, un típico producto de su cantera que ha marcado la diferencia frente a la competencia a la vez que plasma a la perfección su filosofía de marca. Precisamente de esta cantera ha salido el Alfa Romeo Giulia, un vehículo que enamora desde el primer momento  transmitiendo esa belleza y armonía propias del mejor diseño italiano. Y enamora hasta tal extremo que no  resulta nada descabellado aseverar que es una de las berlinas más bonitas del mundo. Además hace gala de una deportividad y de un comportamiento dinámico únicos, proporcionando unas sensaciones inigualables a los que disfrutan de la conducción.

2-

Una lección de estilo

A la hora de lanzar un nuevo modelo, del preceptivo relevo generacional, Alfa parte de una hoja en blanco a diferencia de otras marcas especialistas, que a veces suelen mostrar una línea un tanto continuista a la hora de abordar estos cambios. Esto propicia que a veces haya un parentesco excesivo entre la nueva generación de un determinado modelo y su antecesor. Comprobar lo expuesto es tan sencillo como recordar los antecesores del Alfa Romeo Giulia, el Alfa 159 y el Alfa 156, respectivamente. Cada uno de ellos lucía su propio y personal diseño plasmado en unas carrocerías bastante distintas,  aunque hermanadas profundamente por un fuerte vínculo, el inconfundible frontal Alfa. 

3-

Como en todo Alfa que se precie, el frontal del Alfa Romeo Giulia porta todos los elementos característicos de la marca que de inmediato le identifican, es el auténtico guardián del puro ADN Alfa. En este frontal brilla con luz propia el tradicional “scudetto”, que sigue siendo el epicentro del diseño de todo el conjunto de la carrocería. De este escudo parte la V en relieve del capó que va hasta los montantes delanteros, y en su parte superior acoge el logo de la marca que deja tras de si un discreto abultamiento, muy evocador, conocido tradicionalmente como cometa. Completan tan atractivo conjunto las clásicas bigoteras que flanquean al escudo. Estos tres característicos elementos, escudo y bigoteras  se conocen con la denominación de trilobulado. Nuestra unidad de pruebas, un Giulia con acabado Veloce, lucía un precioso color rojo Alfa e incorporaba unas deportivas llantas de 19 pulgadas calzadas con neumáticos 225/40 delante y 255/35 detrás.  Rematando el conjunto una espectacular trasera dotada con un generoso difusor en negro, del que emergen en sus extremos los tubos de escape.

4-

El Alfa Romeo Giulia pone en su diana, apunta directamente a vehículos como, el BMW Serie 3, Mercedes-Benz Clase C o Audi A4. Sin quitar nada de mérito a esta ilustre terna, posiblemente sea el Giulia quien mejor represente el papel de berlina deportiva tanto en lo formal como en el comportamiento. Empezando por lo formal, a nivel de diseño de carrocería, el Giulia muestra un gran equilibrio entre sus proporciones, con unos voladizos muy cortos, un morro largo y un habitáculo desplazado hacia atrás. Atributos que le confieren un marcado aspecto deportivo, junto a una gran anchura (1,86 m) en relación con su longitud, 4,65 m. También destaca por su generosa batalla de 2,82 m, que repercute en una buena habitabilidad en sentido longitudinal. Con respecto al maletero ofrece una notable capacidad, su volumen es de 480 l.

Interior muy deportivo

El Alfa Romeo Giulia, lazado al mercado en 2016, experimentó una serie de cambios en 2020 que afortunadamente no afectaron al diseño exterior, se centraron en mejorar la calidad. En concreto, la nueva consola central se rediseñó para albergar compartimentos portaobjetos de mayor tamaño, mientras mejoraron su presentación para transmitir una imagen de mayor calidad y robustez tanto la palanca de cambios, que ahora va recubierta de cuero, como el mando giratorio de control del sistema multimedia. Estas ligeras modificaciones se llevaron a efecto para acallar las voces críticas, dando como resultado un interior con un sobresaliente nivel de acabado.

 

5-

Al acceder al habitáculo se puede comprobar que toda la apariencia racing de la carrocería asimismo se traslada al interior del vehículo, especialmente al puesto de conducción. Destaca en el salpicadero, de vistosa presencia,  un cuadro de instrumentos en el que no faltan los dos tradicionales relojes, y entre ambos una nueva pantalla multifunción TFT en color de 7 pulgadas que facilita mucha información.

6-

A la misma altura del cuadro, con el objeto de obtener una rápida y segura lectura, se encuentra la pantalla táctil de 8,8 pulgadas del sistema multimedia. Su manejo resulta sencillo e intuitivo gracias a la lógica presentación de los distintos menús, pudiendo operarse mediante la propia pantalla táctil o a través de los mandos de la consola central. También cabe destacar una superficie de carga inalámbrica para móviles ubicada en la consola central, bajo el reposabrazos. El conductor va sentado muy bajo, en una posición típicamente deportiva, con las piernas estiradas y el volante bastante vertical. Hay que reseñar que los  distintos mandos y controles quedan muy a mano. Toda esta atmósfera de deportividad queda rubricada por un discreto pero no menos impactante detalle, el botón de arranque-parada del motor va en el volante.

7-

Aprovechando las mejoras introducidas en el Alfa Romeo Giulia en 2020, también se aprovechó para reestructurar la gama recuperando nombres históricos, como Ti (Turismo Internazionale) o Veloce. Las versiones Ti son las más equipadas, en tanto las Veloce están enfocadas especialmente hacia la deportividad. Dentro de esta reestructurada gama destaca el Alfa Romeo Giulia 2.2 JTD Veloce Q4, propulsado por un motor diésel de 4 cilindros en línea con 2,1 litros de cilindrada que desarrolla 210 CV, y un par máximo de 470 Nm a 1.750 rpm. Construido enteramente en aluminio, este sofisticado propulsor cuenta con tecnología de inyección directa mediante conducto común MultiJet II que trabaja con una presión máxima de 2.000 bares. Ofrece una buena respuesta desde abajo como sobre el papel sugieren los generosos 470 Nm de par máximo que arroja a tan solo 1.750 rpm, con una capacidad para acelerar especialmente brillante que se traduce en 6,8 s para pasar de 0 a 100 km/h, mientras la velocidad máxima es de 235 km/h. No resulta muy ruidoso y las vibraciones brillan por su ausencia. Además, el trabajo realizado en el apartado de la insonorización ha propiciado que el sonido de la mecánica llegue muy atenuado al interior del habitáculo. Es de las mejoras que no se ven, pero se notan, puesto que añade un plus al ya alto confort de marcha.

Impecable comportamiento dinámico

El consumo combinado en ciclo WLTP es de  5,5 l/100 km. En la práctica, sin necesidad de ser excesivamente cuidadoso con el acelerador se puede obtener un gasto en torno a los 6 l/100 km. En cualquier caso, es una mecánica que se muestra muy solícita ante los requerimientos del acelerador. El excelente cambio automático de convertidor de 8 velocidades convence plenamente tanto por la suavidad de funcionamiento como por rapidez. Permite el manejo manual-secuencial, además de con la propia palanca, con unas levas fijas situadas detrás del volante de fácil manejo. Y como complemento a un chasis perfectamente afinado, el sistema de tracción integral Q4, que acentúa todavía más la magnífica motricidad de la que el Giulia siempre ha hecho gala. Especialmente eficaces resultan tanto la suspensión como la dirección. La suspensión, de paralelogramo deformable en los dos ejes, efectúa un trabajo impecable en coordinación con una eficiente amortiguación que, tirando más bien a dura, no resulta para nada incómoda. Propicia un alto grado de confort al filtrar muy bien las irregularidades del pavimento. La dirección es especialmente rápida gracias  a la relación de dirección más directa de su segmento (11.8), lo que se agradece no solo al rodar muy rápido en tramos con abundantes curvas cerradas sino también a la hora de callejear en ciudad  y de aparcar. Por medio del selector de modos de conducción Alfa DNA se puede modificar la respuesta del vehículo en función del programa que se elija: Dynamic, Natural o Advanced Efficiency.

8-

La diversión, el disfrute al volante de este Alfa Romeo Giulia 2.2 JTD Veloce Q4 están más que aseguradas y, lo que es muy importante, transmitiendo una gran sensación de dominio y seguridad. El comportamiento, el agarre del vehículo no admiten reproches en ningún tipo de trazado, si bien es en los  más enrevesados donde se ponen de manifiesto sus virtudes, donde más se disfruta de la conducción.  En este escenario sorprende con unos contenidos balanceos, mostrándose muy ágil ante los continuos cambios de apoyo, mientras la trazada es tan limpia como precisa, sin pérdidas de adherencia. Pero también en las rápidas curvas de autovía muestra un intachable aplomo, como si fuera sobre raíles. En definitiva, una berlina deportiva de verdad con un magnífico comportamiento en curva, ágil, de pisada firme y además cómoda; especialmente concebida para quienes disfrutan de la conducción, a los que obsequia con unas sensaciones únicas. El acabado Veloce se caracteriza por las llantas de 19 pulgadas, difusor trasero y contorno de las ventanillas en negro brillante. Porta la inscripción Veloce en las aletas delanteras e incluye un rico equipamiento de serie que contempla elementos como, asientos en piel, volante de cuero, pedales de aluminio, levas de cambio en volante, salidas de aire en plazas traseras, 2 puertos USB traseros, acceso sin llave, faros bixenon, control de crucero adaptativo, frenada automática de emergencia, cámara de aparcamiento trasera, sensor de ángulo muerto, mantenimiento de carril, detector de fatiga, etc. El precio del Alfa Romeo Giulia 2.2 JTD Veloce Q4 es de 53.284 euros.

Ayuso: “La Corona ha sido la principal garantía de nuestra Democracia”

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?