Audi e-tron Sportback
photo_camera Audi e-tron Sportback

Motor

Contacto

Audi e-tron Sportback: con espíritu deportivo

El nuevo Audi e-tron Sportback es la variante coupé del Audi e-tron, siendo el segundo vehículo eléctrico de la marca de los cuatro aros.

Encuadrado dentro del segmento de los todocamino o SUV Coupé  propone dos versiones con tracción integral, la 50 quattro (313 CV) y la 55 quattro (408 CV), con autonomías respectivas de 346 km y 446 km. Está disponible desde 75.340 euros.

Transcurrido año y medio desde que Audi lanzara al mercado su primer vehículo eléctrico, el Audi e-tron, ahora introduce su segundo eléctrico de la mano del nuevo Audi e-tron Sportback, la versión coupé del e-tron.

Este todocamino o SUV coupé aprovecha un terreno muy bien abonado, puesto que el Audi e-tron a lo largo de sus 18 meses de vida ha copado en España el 40 por ciento de las ventas totales de su segmento, cifra que se dispara hasta el 57 por ciento en el caso de Europa. Pero además de esta excelente base de partida, ha basado su desarrollo en tres robustos pilares: diseño, experiencia de conducción y tecnología.

El Audi e-tron Sportback mide 4,90 m de longitud por 1,93 m de anchura, y con respecto al e-tron es 13 mm más bajo mientras conserva la batalla (2,93 m). El maletero ofrece un total de 615 l, de los cuales 60 l corresponden al espacio ubicado bajo el capó delantero del coche.

A nivel de diseño exterior sigue al pie de la letra los dictados actuales de Audi, basados en un lateral musculoso y un sofisticado frontal presidido por la ya tradicional parrilla octogonal, un elemento que caracteriza a los últimos SUV de la firma de los cuatro aros estrenado por el modelo Q8. Visto lateralmente destacan los característicos blíster, que van muy marcados sobre los pasos de rueda.  

Posee el genuino ADN de la marca, a la par que constituye todo un ejercicio de diseño y de aerodinámica. Con los retrovisores exteriores virtuales y el acabado S line logra un magnífico coeficiente aerodinámico de tan solo 0,25, un valor mejor que el de su hermano, el Audi e-tron. El motivo a que buscarlo en la menor resistencia aerodinámica que propicia la forma coupé de su carrocería.

 

En el interior la configuración del salpicadero sigue asimismo las actuales tendencias de Audi, propiciando un selecto ambiente de sofisticación y de calidad. Porque tanto la elevada calidad de ejecución como la de los propios materiales ponen muy alto el listón en este apartado, algo a lo que ya nos tiene acostumbrados la marca.

De serie, el salpicadero cuenta con tres pantallas, la del cuadro de instrumentos de 12,3 pulgadas, la del sistema multimedia (10,1 pulgadas) y la tercera pantalla, situado por debajo de ésta última, sirve para el control de la climatización además de otras funciones, como introducir texto.

A estas tres pantallas pueden sumarse otras dos más de tipo OLED (7 pulgadas) ubicadas en la parte superior de la puertas delanteras, a continuación del salpicadero, para dar servicio a los retrovisores exteriores virtuales.

Los retrovisores exteriores virtuales sustituyen los espejos convencionales por una cámara cuyas imágenes se proyectan en las citadas pantallas OLED, que también sirven para su ajuste. Su mayor ventaja se centra en una notable mejora de la aerodinámica, un apartado muy cuidado en este automóvil.

 

Dos versiones

Se ofrecen dos versiones del nuevo Audi e-tron Sportback, la 50 quattro y la 55 quattro. Ambas cuentan con dos motores eléctricos, uno montado bajo el capó para accionar el tren delantero y otro en la parte posterior del vehículo para mover el tren trasero, de lo que se deduce que la tracción es integral.

En condiciones normales solamente funciona el motor eléctrico posterior, pero en caso de que el conductor demande más potencia o el eje trasero pierda adherencia entra en funcionamiento el motor delantero. Existe un claro predominio motriz del eje trasero que asimismo propicia un tren motriz delantero menos intrusivo, una perfecta receta que concilia dinamismo, eficiencia, seguridad y prestaciones.

En la mayoría de los escenarios y para una mayor eficiencia  la propulsión del vehículo corre a cargo del motor trasero, pero el nuevo sistema quattro siempre hará un reparto de tracción inteligente en función tanto de la adherencia como de las condiciones dinámicas. 

Llegado el caso de demandarse más potencia, de circular sobre pavimentos muy deslizantes o de detectarse  subviraje o sobreviraje al negociar una curva a fuerte ritmo, se activa instantáneamente el motor eléctrico delantero.

 

Los dos motores eléctricos de la versión 50 quattro desarrollan 313 CV que le permiten acelerar de 0 a 100 km/h en 6,8 s, mientras la velocidad máxima es de 190 km/h (limitada electrónicamente). Su batería tiene una capacidad de 71 kWh para una autonomía de 346 km según el ciclo WLTP.

Más ambiciosa resulta la versión 55 quattro, cuyos motores arrojan una potencia total conjunta de 360 CV. Pero si en el selector de cambio se  pasa de la posición D a la S y se pisa a fondo el acelerador, entonces  se activa la función boost durante 8 s, permitiendo incrementar esta cifra de potencia hasta los 408 CV.

Dependiendo del modo de funcionamiento escogido la aceleración de  0 a 100 km/h será de 6,6 s en modo normal (D) o de 5,7 s en boost (S), mientras la velocidad máxima está siempre limitada electrónicamente a 200 km/h. En esta versión la capacidad de la batería es de 95 kWh, lo que autoriza una autonomía de hasta 446 km (ciclo WLTP), una cifra que ha experimentado un ligero incremento (30 km) con respecto al Audi e-tron.

No existe caja de cambios, hay un engranaje planetario con una sola marcha que transfiere el movimiento a los ejes a través de los diferenciales. Con respecto al consumo combinado, oscila entre 21,4 kWh/100 km y 25,8 kWh/100 km.

Los módulos de electrónica de potencia (cada motor tiene el suyo) incluyen un inversor que convierte la corriente continua (DC) de la batería en corriente alterna (AC) trifásica para la alimentación de los electromotores. Cuando estos funcionan en modo generador, durante las fases de recuperación de energía, entonces dicho inversor convierte la corriente alterna trifásica en continua para alimentar la batería.

Iluminación Matrix LED digital

Como todas las significativas novedades de Audi, el Audi e-tron Sportback debía estrenar en primicia algún sofisticado elemento de gran calado a nivel tecnológico. De la misma manera que el Audi e-tron introdujo como auténtica primicia los retrovisores virtuales con cámara, ahora el Audi e-tron Sportback presenta una primicia mundial en un vehículo de producción, estrena el sistema de iluminación Matrix LED digital.

Disponible opcionalmente, la luz que emiten sus diodos se divide en pequeños píxeles capaces de iluminar la carretera con gran resolución. Su diseño se basa en una tecnología denominada DMD (dispositivo de microespejo digital). En su parte central hay un pequeño chip que contiene un millón de microespejos, cuya longitud es de apenas unas centésimas de milímetro.

Con la ayuda de campos electrostáticos cada espejo individual puede inclinarse hasta 5.000 veces por segundo.

Dependiendo de la configuración, la luz LED se dirige a través de las lentes hacia la carretera o bien se absorbe para enmascarar determinadas áreas del haz de luz.

Además de ofrecer luces de carretera, ciudad, cruce, curva e, incluso, generar animaciones dinámicas de bienvenida con una precisión excepcional, el sistema digital hace posible que la función matricial de la luz de carretera sea mucho más eficaz a la hora de atenuar el haz en todas aquellas áreas que no interesa iluminar. También cuenta con funciones nuevas como la luz de carril, de orientación y de marcado.

Asimismo cabe destacarse las llamadas funciones bajo demanda. Se paga por el uso de determinados componentes que ya incorpora el vehículo, para lo cual es necesario activarlos. De esta forma se permite al usuario añadir determinadas funciones vía online después de la venta del coche.

Así, por ejemplo, los faros led podrán actualizarse a la opción superior, los Matrix Led con control inteligente de la luz de carretera.

La gama Audi e-tron Sportback se articula en torno a cuatro niveles de equipamiento, con unos precios que en la versión 50 quattro parten de 75.340 euros hasta 87.340 euros. Estos niveles son los siguientes: Básico (75.340 euros), Advanced (81.640 euros), S line (85.840 euros) y Black line edition (87.340 euros).

Estos precios se incrementan 12.640 euros para las versiones 55 quattro. La dotación de serie desde el acabado de acceso (Básico) es muy completa, pues contempla elementos como los faros full led, llantas de 19 pulgadas, la nueva tracción integral quattro, el portón eléctrico o la suspensión neumática con control de la amortiguación.

También forma parte del equipamiento de serie  en todas las versiones,  el Audi Drive Select, que por medio de sus siete perfiles de conducción: Auto, Comfort, Dynamic, Efficiency, Individual, Allroad y Offroad, permite al conductor seleccionar el más adecuado en función de la situación, las características de la vía o sus preferencias personales. El Audi Drive Select influye en la respuesta de la dirección y de la suspensión adaptativa con control de la amortiguación.

Sistema de recuperación de energía

Cabe reseñar que el sistema de recuperación de energía es responsable del 30% de la autonomía total. Se puede recuperar energía por inercia, al levantar el pie del acelerador o mediante el frenado. En ambos casos los motores eléctricos funcionan como generadores, transformando la energía cinética en energía eléctrica que se almacena en la batería.

Cuando se pisa el freno, en función de la fuerza  que se aplique, el coche decide si para decelerar se utiliza exclusivamente el motor eléctrico, el freno electrohidráulico o una combinación de ambos, de forma individualizada en cada eje.

Mediante las levas del volante, el conductor puede determinar el grado de recuperación de energía conforme a tres niveles. En modo suave, el coche avanza por inercia al levantar el pie del acelerador, sin fuerza de frenada.

En el nivel 1 la deceleración es mínima, mientras que el nivel 2 procura una alta deceleración con reducciones de velocidad tan significativas que se puede conducir el Audi e-tron con tan solo un pedal.

Esto hace posible  regular tanto la aceleración como la frenada únicamente con  el pedal del acelerador, sin que apenas resulte necesario utilizar el de freno.

Llegado el momento de la recarga de la batería, el Audi e-tron Sportback 55 quattro puede utilizar una estación de carga de corriente continua (DC) de hasta 150 kW, siendo posible completar la recarga total en aproximadamente 50 minutos. No obstante en tan solo 10 minutos se puede hacer una recarga que permita recorrer 100 km, mientras en 30 minutos se puede recargar el 80 por ciento de la batería.

El Audi e-tron Sportback 50 quattro admite cargas de hasta 120 kW y logra el 80 por ciento de la capacidad de su batería en el mismo tiempo. La carga en estaciones públicas de corriente alterna (AC) se puede realizar utilizando un cable estándar (Modo 3).

En este caso hay disponibles hasta 11 kW de potencia, que pueden llegar a 22 kW con un segundo dispositivo opcional de carga a bordo, denominado Connect, que permite la carga total de la batería en tan solo 5 horas. Para cargar en el garaje de casa, el sistema  Compact (de serie) sirve para una conexión de 230 voltios y una toma trifásica de 400 voltios con una potencia de hasta 11 kW, recargándose completamente la batería en poco más de 8 horas.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?