Parabrisas y ayudas a la conducción
photo_cameraParabrisas y ayudas a la conducción

Motor

Socios Inseparables

Ayudas a la conducción y parabrisas

El parabrisas se ha transformado en un soporte indispensable

Motivo por el que es necesario recalibrar estos  elementos en caso de que haya que sustituirlo. Además, el parabrisas sirve de pantalla para la proyección de información  proveniente del dispositivo Head Up Display. 

Afortunadamente cada vez es mayor el número de vehículos que equipan de serie u opcionalmente las conocidas ayudas a la conducción, que incrementan notablemente el apartado de la seguridad activa o preventiva, muy importante de cara a prevenir los accidentes.

Dispositivos como el asistente de mantenimiento de carril, el frenado automático de emergencia con detección de peatones, el asistente de cambio de carril,  el control de crucero adaptativo, la alerta de tráfico trasero cruzado o el sistema de detección de fatiga empiezan a ser comunes incluso en modelos utilitarios.

Ayudas a la conducción

Pero estos asistentes que prestan una incuestionable ayuda al conductor necesitan de una serie de sensores capaces de recoger la información, una especie de ojos que vean lo que acontece delante, detrás y en los laterales del automóvil.

Estos sensores son de varios tipos, utilizan distintas tecnologías, desde la cámara de video al radar, sin olvidarse del sonar y del láser. Facilitan información a los distintos asistentes.

El sistema de proyección de datos (Head Up Display) puede utilizar para esta función el propio parabrisas o bien una lámina transparente escamoteable.

Ayudas a la conducción

La función del sensor de radar es localizar diversos objetos alrededor del vehículo, tanto estáticos como en movimiento, mediante el envío de ondas de radar que rebotan en los mismos.

Gracias al efecto Doppler puede determinarse la velocidad relativa, distancia y posición de dichos objetos. Con un alcance de hasta 250 m, el radar es muy fiable y no le afectan las condiciones climatológicas, además de aglutinar todos los parámetros relevantes (ángulo, distancia, velocidad, etc.) en uno.

Suele ubicarse detrás de la parrilla delantera.

Reconocimiento fiable de peatones

Cámaras y diversos sensores de las ayudas a la conducción van montados en el parabrisas. Sensores de luz y lluvia para el funcionamiento automático de faros y limpiaparabrisas, cámara que reconoce las líneas de los carriles, visualiza las señales de tráfico o  contribuye a la función cambio de luces automático para no deslumbrar al vehículo que circula delante o viene de frente. 

Entre sus ventajas figuran reconocer los colores y un amplio rango de hasta 180º; en el otro lado de la balanza hay que apuntar una mala visión bajo climatología adversa o cuando están sucias, además de estar sujetas a ilusiones ópticas naturales.

Porque la cámara solo saber procesar lo que ha sido previamente catalogado en su software, midiendo solamente ángulos, mientras todo lo demás es calculado. Los sensores de video son estéreo con un rango de medición de 50 metros.

Estas cámaras son capaces de detectar objetos, determinando su distancia, y pueden reconocer los espacios vacíos. Por ello facilitan un reconocimiento fiable de peatones, animales y otros objetos, a la vez de leer las letras así como los números de la señales de tráfico.

Ayudas a la conducción

Propician un gran alivio a la hora de aparcar  los sensores de ultrasonidos empleados  en los asistentes de aparcamiento. Estos sensores van instalados en los paragolpes y son muy fiables para reconocer el entorno más cercano (hasta 6 metros)  a baja velocidad.

Basan su funcionamiento en la técnica del sonar. Para ello envían impulsos ultrasónicos que rebotan en los obstáculos, analizando sus ecos para obtener la información requerida.

En lo que respecta al sensor láser LIDAR (Light Detection and Ranging), detección de luz y rango, es el único capaz de medir con precisión en 3D (distancia, posición y altura) y ofrece un alcance en torno a los 200 metros.

Actualmente pocos automóviles lo equipan por su elevado precio, pero se irá extendiendo en la medida que los vehículos ofrezcan una conducción más autónoma.

También hay que apuntar una merma en su eficacia, que se traduce en una disminución del alcance cuando hay niebla o llueve.

Ayudas a la conducción

Comentarios
Gratis
Quiero estar informado con el Boletín Diario en mi correo