Citroën C5 Aircross.
photo_camera Citroën C5 Aircross.

Motor

Citroën C5 Aircross

Confort que convence

El nuevo Citroën C5 Aircross ya está disponible en el mercado español desde 27.275 euros. Luce un renovado frontal así como sustanciosos cambios en el interior, donde estrena una pantalla multimedia de 10 pulgadas. También contempla una reestructuración en los propulsores y mejoras en el apartado del equipamiento.

Transcurridos tres años y medio desde su debut comercial, a finales de 2018, el Citroën C5 Aircross se somete a la preceptiva puesta al día, poniendo una vez más de manifiesto que es uno de los SUV compactos más confortables que pueden encontrarse en el mercado. La suspensión merece elogios, porque a pesar de unos tarados blandos lo cierto es que el coche digiere muy bien los constantes cambios de apoyo que se dan en los trazados más sinuosos. Filtra muy bien las irregularidades del pavimento y aunque los movimientos de la carrocería son amplios, el conductor tarda muy poco tiempo en comprobar que hace gala de una gran nobleza de comportamiento, ofreciendo una pisada firme si se fuerza el ritmo de marcha en zona con frecuentes curvas. Aporta también su granito de arena en el apartado del confort el silencio que envuelve a los ocupantes, la buena insonorización del habitáculo, sobre todo si las ventanillas delanteras adoptan los cristales laminados acústicos.

Desde su lanzamiento comercial se han vendido en España 26.000 unidades del Citroën C5 Aircross, siendo muy significativo que a finales de 2021 acaparara el 38% de las ventas la versión híbrida enchufable. Si hubiera que destacar los tres puntos más importantes sobre los que se asienta este SUV, bien pudieran ser su original diseño, el mencionado confort de marcha y un habitáculo amplio a la par que versátil. Llegado el momento de su primera actualización, el Citroën C5 Aircross ha experimentado unos cambios estéticos de mayor calado de lo que viene siendo habitual en estos casos, en los que habitualmente se cambian algunos detalles de la carrocería y del habitáculo, sin más. O bien las modificaciones no afectan al diseño y se centran exclusivamente en mejoras mecánicas o de equipamiento.

Nuevo frontal

Si se mira de frente el renovado Citroën C5 Aircross pudiera en principio pasar por una nueva generación del modelo. Pero no es así, se trata de una actualización a pesar de estrenar un frontal que en nada se parece al del anterior, y que pretende establecer ciertas semejanzas con los últimos productos lanzados por la marca de los chevrones, como los Citroën C5 X y C4, con la intención de ceñirse al nuevo lenguaje de diseño de Citroën. En contraposición con las formas redondeadas del frontal de su antecesor, el del renovado C5 Aircross ha apostado por las aristas, las superficies planas y en general unas líneas más marcadas. Ambos son muy originales, pero quizá el nuevo resulte más elegante por la más convencional distribución de los distintos elementos que lo componen. Todos los componentes son de nueva factura, los faros, las luces diurnas, la parrilla y el paragolpes. Preside la parrilla los dos chevrones de la marca de los que parten unas tiras que tienen continuidad en las luces diurnas, cuyo formato recuerda el de una Y o V tumbadas. Curiosamente estas tiras no son luminosas, sin embargo al llevar insertados una serie de puntos cromados propician cierto efecto luminoso.

En la parte trasera los cambios se reducen a unas ópticas con relieves en la carcasa y distinta distribución de las funciones. Para la carrocería hay disponibles 6 colores, incluyendo el novedoso Azul Eclipse, a los que se suman los paquetes de color que proponen cambiar el color de los marcos de las entrada de aire frontales así como de los Airbump de las puertas delanteras. La carcasa de los retrovisores va siempre pintada en negro.

Con una longitud de 4,5 m, el Citroën C5 Aircross se encuadra dentro del segmento de los todocamino compactos o C-SUV.  A este respecto su competencia no es precisamente escasa, está compuesta por una legión de rivales entre los que destacan modelos como el Seat Ateca, el Skoda Karoq, el Kia Sportage, el Hyundai Tucson, el Peugeot 3008, el Ford Kuga, el Opel Grandland o el Renault Kadjar.

Mejoras en el interior

Al igual que con el diseño exterior otro tanto ocurre con el interior. Pese a tratarse de una puesta al día también introduce novedades de peso, pues hay sustanciosos y perceptibles cambios tanto en el salpicadero como en la  consola central. Lo primero que llama poderosamente la atención es la nueva pantalla multimedia de mayor tamaño (10 pulgadas), que sustituye a la anterior de 8 pulgadas; ahora ya no va incrustada en el salpicadero sino que sobresale, yendo ligeramente sobreelevada. Ello ha supuesto colocar  las salidas de aire de climatización debajo de la propia pantalla en vez de a los lados de la misma.

Por lo que respecta al cuadro de instrumentos sigue siendo digital, a base de una pantalla TFT de 12,3 pulgadas de fácil lectura.

El Citroën C5 Aircross incorpora de serie la nueva generación de los asientos Advanced Comfort a base de espuma de alta densidad en el centro del asiento, que no se deforma con el uso, junto con una capa superior adicional de espuma de 15 mm. Su simple apariencia lo dice todo, son como cómodos butacones que invitan a realizar largos viajes con total confort por estructura y  mullido, además de ofrecer un magnífico aspecto visual. Tanto el asiento del conductor como el del acompañante pueden disponer de calefacción y de función masaje. Cabe reseñar la amplitud del habitáculo, que hereda  la típica modularidad de los monovolúmenes. A este respecto la fila trasera de asientos cuenta con tres asientos individuales del mismo tamaño que pueden deslizarse longitudinalmente 15 cm, además de poder reclinar sus respaldos. Se acabó la discriminación para el pasajero que ocupe la plaza central, que ahora viajará con mucha comodidad al disponer de un asiento idéntico al de las plazas laterales, beneficiándose por añadidura de un túnel central poco intrusivo.

Con un volumen total de 580 l (con los asientos desplazados hasta su tope trasero), el maletero se erige en todo un referente dentro de su categoría. En caso de deslizarlos  totalmente hacia delante, el volumen se estira hasta los 720 l.

 

Los cambios también afectan a la configuración de la consola central. En los modelos dotados con cambio automático desaparece la convencional palanca selectora en favor de un pequeño mando selector y unos botones. A su derecha se ubica el botón de arranque-parada del motor, mientras detrás se encuentra la tecla de modos de conducción.

 

Una gama remodelada    

La nueva gama Citroën C5 Aircross se articula en torno a cuatro niveles de equipamiento: Feel, Feel Pack, C Series y Shine Pack. Desde el nivel de acceso, el Feel, el equipamiento de serie incluye elementos como, los faros y las luces diurnas de led, los pilotos traseros de led, el climatizador bizona, el cuadro de instrumentos con pantalla de 12,3 pulgadas, tres asientos traseros independientes,  el freno de estacionamiento eléctrico o las llantas de aleación de 18 pulgadas. Los precios con los descuentos ya aplicados oscilan entre los 27.275 euros (PureTech 130 CV Feel) y los 43.000 euros (Plug-in-Hybrid Shine Pack).

En el apartado de las motorizaciones se oferta una de gasolina, otra diésel y una tercera híbrida enchufable. Los clientes que se decanten por la gasolina tienen a su disposición un motor tricilíndrico de la familia PureTech con 1,2 litros de cilindrada (130 CV), mientras los que se inclinen por la opción diésel se encuentran  con un motor de 4 cilindros en línea con 1,5 litros de cilindrada (130 CV). Ambas llevan asociado un cambio manual de 6 velocidades y la tracción es a las ruedas delanteras,  aunque en opción pueden recibir el cambio automático de convertidor de 8 relaciones.

Corona la gama el modelo híbrido enchufable, el C5 Aircross Hybrid. Disponible con todos los descuentos aplicados desde 40.050 euros (Feel Pack) tiene una autonomía eléctrica de 55 km que le permite alcanzar en modo eléctrico hasta 135 km/h.  Su sistema de propulsión consta de un motor de gasolina de 4 cilindros con 1,6 litros de cilindrada que desarrolla 180 CV, mientras el motor eléctrico suministra 109 CV. Entre ambos propulsores proporcionan una potencia combinada de 225 CV. La batería de iones de litio firma una capacidad de 13,2 kWh. Este modelo electrificado se vende solo con tracción a las ruedas delanteras y un cambio automático de 8 relaciones.

El centro comercial de la ciudad de Kremenchuk después de haber sido atacado por Rusia

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?