Aire acondicionado de un coche.
photo_cameraAire acondicionado de un coche.

Motor

Cinco consejos sencillos para optimizar el aire acondicionado del coche

El aire acondicionado, antaño un lujo exótico, ha dejado de ser un accesorio para convertirse en parte integral de la mayoría de los vehículos modernos. Siempre ha sido conveniente tomar medidas que aseguren el correcto funcionamiento y aprovechamiento de este dispositivo, pero ahora es, si cabe, aun más importante, por la amplia difusión de esta tecnología.

A continuación se exponen una serie de consejos para preservar, mantener y mejorar el proceso de refrigeración interior automovilística. Pese a ello, hay que recordar que lo conveniente es revisar el sistema al menos una vez al año, para asegurarse de su correcto estado.

-- Atención a las señales: si sale menos aire por el conducto del que debería, aparece vaho en los cristales (con el proceso de enfriamiento activado), la temperatura no baja o surgen olores indeseados, conviene revisar el sistema, porque lo más seguro es que esté averiado.

-- Establecer una temperatura razonable: pese a que pueda ser tentador viajar con muy bajas temperaturas en verano o muy altas en invierno, no es una buena idea. El gasto de combustible será mucho mayor de lo normal, al obligar al coche a un esfuerzo extra.

Además, el contraste entre la temperatura del vehículo y la del exterior puede producir catarros, rinitis y mucosas secas.

-- Sustituir el filtro de aire: este se encarga de separar elementos como el polvo y el polen para asegurar la entrada de oxígeno lo más limpio posible. Hay que cambiar el filtro una vez al año o cada 15.000 km, según los fabricantes. Por supuesto, este periodo se reduce si se transitan con asiduidad caminos polvorientos.

-- Combinar aire acondicionado y ventanillas: puede que el nuevo sistema tenga considerables ventajas sobre la tradicional bajada de cristales, pero este último sigue teniendo su utilidad.

En verano, especialmente, es recomendable abrir las ventanillas para airear el vehículo cuando ha estado aparcado bajo el sol. La temperatura interior del vehículo en ese caso es superior a la exterior; por tanto bajar las ventanillas es la forma más barata, rápida y eficaz de aclimatar el coche. Solo al cabo de unos minutos debe ponerse el aire acondicionado.

También hay que tener en cuenta las posibilidades que ofrece el vehículo en los diferentes trayectos. En uno corto, no da tiempo a que sea efectivo el aire acondicionado, con lo que las ventanillas representan una mejor opción; en uno largo, por el contrario, es mejor subir los cristales y emplear la climatización interna. Eso sí, no de forma constante, sino a intervalos regulares.

-- Utilizar el sistema con frecuencia: normalmente, el aire acondicionado solo se utiliza en verano, con lo que la mezcla de gas y aceite que circula por su interior deja de lubricar los conductos, que se deterioran. Por ello es aconsejable poner el sistema en marcha cada dos o tres semanas, aunque solo sea unos minutos.

Para los que apoyan el periodismo de exclusivas

Confidencial Digital publica noticias exclusivas, que solamente se leen en estas páginas. Y ha creado una comunidad de amigos, Somos ECD, a quienes además se ofrece otras informaciones más, para que sean lectores mejor informados aún, junto con varios servicios y ventajas. Súmate a este proyecto periodístico incorporándote a Somos ECD.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?