Una meticulosa limpieza del habitáculo y tapicería es necesaria para combatir los efectos de las alergias.
photo_cameraUna meticulosa limpieza del habitáculo y tapicería es necesaria para combatir los efectos de las alergias.

Motor

Cuidados especiales en el vehículo: para atenuar las alergias

La limpieza exhaustiva del interior del automóvil y de ciertos elementos resulta conveniente para minimizar sus efectos en los ocupantes

Cada vez es mayor el número de personas que desarrollan algún tipo de alergia a lo largo de su vida, especialmente al polen, cuando llega la primavera o en otras épocas del año cuando algunas plantas están en proceso de polinización. 

Los automóviles cuentan con ciertas defensas para proteger  a los pasajeros frente a agentes que generen algún tipo de alergia, así como  de los malos olores o de la contaminación exterior. El sistema de aireación del habitáculo incorpora un eficaz filtro en el que quedan atrapadas todo tipo de partículas, como granos de polen, para garantizar la calidad del aire que se respira en el interior del coche.

Para que cumpla su cometido, este filtro hay que cambiarlo con cierta regularidad. Una buena referencia es la recomendada por el propio fabricante, aunque también dependerá del entorno en el que se mueva el vehículo. Otro dispositivo que contribuye a frenar la invasión del habitáculo por parte de malos olores provenientes del exterior es el sistema de recirculación de aire, que hace recircular el propio aire del interior cerrando la entrada al exterior.

Dado que la primavera es la estación por excelencia de las alergias resulta conveniente prestar un poco de atención al cuidado del automóvil durante este periodo, aunque bien es cierto que también se extienden a otros meses del año por la floración de ciertas plantas.  Como ejemplo, la Arizónica,  principal responsable de alergia en invierno en la zona centro de España, pues su época de floración incluye los meses comprendidos entre noviembre y marzo.

Los expertos en cuidado del automóvil aconsejan lavar, así cómo lavar el coche para minimizar los efectos de las alergias. Recomiendan una limpieza semanal para prevenir la proliferación de ácaros, polen, polvo, bacterias y otras materias que asimismo deterioran el automóvil. Una limpieza en profundidad prestando especial atención a alfombras y tapicería, además de realizar un exhaustivo aspirado.

No conviene olvidarse de ventanillas, lunas y guantera. Acciones complementadas con la revisión del filtro de aire del habitáculo, que se recomienda sustituir una vez al año o cada 15.000 km, y con el lavado de la carrocería para proteger la pintura frente a agresivos agentes como la resina, insectos o deposiciones de aves.

Limpieza para minimizar los síntomas de las alergias

Acometer una correcta limpieza del interior supone sacudir y aspirar las alfombrillas, a ser posible utilizando las máquinas lava alfombrillas, que pueden incluir un producto que previene la aparición de bacterias. A continuación, es necesario vaciar el coche de objetos personales para poder aspirar con eficacia todo el habitáculo, sin menospreciar la labor de sopladores que ayudarán a retirar partículas de inaccesibles rincones. Hay que desplazar y reclinar los asientos tanto para acceder a la suciedad que se deposita debajo como para aspirar los restos y polvo que se queda entre el propio asiento y el respaldo.

Hay máquinas lava alfombrillas que además añaden un producto químico contra la aparición de bacterias.

En todo este apartado de limpieza del habitáculo acapara un protagonismo especial la tapicería, cuya limpieza hay que realizar regularmente con productos adecuados que no dañen la superficie. Para las tapicerías textiles se recomienda el uso de espumas secas que penetren entre los hilos del tejido, haciendo aflorar la suciedad, a la vez que contienen un componente antiestático que protege la superficie.

El proceso se iniciará mediante la aplicación directa del producto sobre el tapizado, frotando con la ayuda de un cepillo hasta producir una generosa dosis de espuma. Posteriormente hay que aclarar con un paño o esponja humedecidos y a continuación aspirar para retirar todos los restos. En el caso de tapicerías de cuero natural o sintético, se pulveriza el producto y se frota con un paño seco hasta que la superficie alcance el brillo deseado.

Hay que poner especial énfasis en que un coche limpio garantiza una mayor seguridad vial. Los clásicos síntomas de la alergia como estornudos o picor en los ojos pueden disminuir la capacidad de reacción del conductor.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?