Cupra Ateca en vista latero-frontal
photo_cameraCupra Ateca en vista latero-frontal

Motor

Cupra Ateca: una jugada magistral

El Cupra Ateca, primer modelo de la marca de Seat especializada en vehículos deportivos, cuenta con unas características que le hacen único en su categoría, la C-SUV

Monta un motor de gasolina 2.0 TSI con 300 CV, alcanza los 245 km/h, invierte 5,2 s en pasar de 0 a 100 km/h y ofrece un completo equipamiento de serie.

Pone la guinda un precio muy interesante: 45.550 euros.

Con el Cupra Ateca la marca inició su andadura con un producto excepcional, un SUV compacto de altas prestaciones dotado de un gran dinamismo. Aunque deriva del Seat Ateca ha sufrido un profundo proceso de transformación, tanto a nivel mecánico como estético, necesario para mostrar la filosofía, la declaración de intenciones de Cupra. Una filosofía que recoge a la perfección el Cupra Ateca, que no solo representa los valores de la marca sino que además da en la diana como producto. El porqué el primer vehículo de Cupra es un SUV del segmento compacto (C) tiene su razón de ser en poderosas razones de mercado. El peso de los SUV en el mercado es inmenso, un sector que por añadidura se encuentra en plena fase de expansión. En el mercado español la categoría de los todocamino acapara el 50% de las matriculaciones, siendo el segmento C el de mayor crecimiento.

Cupra ha querido posicionar su Ateca como un producto único, exclusivo, sin competidores que le hagan sombra. Sobre el papel lo ha conseguido por filosofía de marca y por sus características intrínsecas. Una filosofía que muy bien puede asentarse sobre cuatro pilares básicos: exclusividad, sofisticación, rendimiento y dinamismo para posicionarse entre los fabricantes generalistas y los especialistas. En lo que respecta a los poderes del Cupra Ateca son muchos. Para empezar, una vigorosa mecánica de gasolina con 300 CV, tracción integral 4Drive, cambio automático de doble embrague DSG de 7 velocidades y un chasis perfectamente puesto a punto para extraer el máximo dinamismo.

Competitivo precio

Las prestaciones están a la altura de lo que cabe esperar de semejante arsenal mecánico, la velocidad máxima se cifra en 245 km/h mientras invierte 5,2 s en pasar de 0 a 100 km/h. Unos valores que lo dicen todo. Por otro lado, el cuidado y los detalles específicos aplicados tanto en la carrocería como en el interior le confieren un refinado aspecto, que se complementa con un más que generoso equipamiento de serie en el que prácticamente nada se echa en falta. Como colofón un precio muy competitivo: 45.550 euros, gran culpable en parte de elevarle a esa dimensión de producto único, exclusivo. Porque la realidad es que no se encuentra en el mercado otro vehículo que reúna las características del Cupra Ateca por ese precio. Esta es una de sus grandes bazas. Su gran dosis de deportividad se puede buscar en SUV de marcas especialistas de mucho mayor precio y a veces tamaño. Dentro de su categoría se encuentran modelos como, el BMW X2 M35i (306 CV), pero claro, cuesta 58.000 euros, y con mucho menos equipamiento de serie.

A nivel de diseño exterior, el Cupra Ateca presenta toda una serie de aditamentos para diferenciarse del Seat Ateca. El paragolpes delantero es específico, mientras  la parrilla con efecto nido de abeja luce un acabado en negro brillante y acoge en el centro el logo Cupra en color cobre. Completan el conjunto los faros full led y detalles como la palabra Cupra, en color aluminio mate, ubicada en la parrilla del faldón.

Detrás también estrena un paragolpes de nuevo diseño, encargándose de conferir un aspecto muy racing los cuatro tubos de escape situados en los bordes del difusor trasero. Con respecto a la vista lateral, hay que destacar las personalizadas llantas de 19 pulgadas calzadas con neumáticos 245/40 y los estribos en negro. Por cierto, el color negro brillante predomina en bastantes aditamentos externos, como los raíles del techo, carcasa de retrovisores, parrilla, difusor trasero y los dos pequeños spoiler situados a ambos lados de la luneta trasera.

Nada más desbloquearse las puertas, los led de los retrovisores exteriores proyectan sobre el suelo un círculo luminoso con el nombre Cupra que alumbra la zona de acceso.

Equipado a tope

El tratamiento dado a los acabados del interior es muy bueno, en tanto los materiales empleados son de gran calidad. El tejido Alcantara tapiza las puertas y los asientos que incorpora de serie, con costuras en color cobre. Tanto en los laterales de estos asientos como del respaldo se utiliza un tejido con efecto fibra de carbono que aporta un plus de deportividad. Opcionalmente hay disponible por 1.664 euros unos asientos baquet en Alcantara, calefactados y regulables eléctricamente. Asimismo puede solicitarse como opción la tapicería en piel negra (973 euros). El volante y pomo de la palanca van forrados en piel, reservándose el aluminio para los pedales. Los acabados de la consola central y de los marcos de las salidas de aire son cromados, pudiéndose elegir en negro brillante sin coste adicional. Centrando la vista en el salpicadero, destaca la pantalla táctil en color de 8 pulgadas colocada en la consola central.

Pero lo que poderosamente llama la atención es el cuadro de instrumentos digital, que admite varias configuraciones o formas de presentar las distintas informaciones. Se puede escoger entre tres tipos de vista, destacando una exclusiva para el Cupra Ateca, la “Sport View”. Esta vista o presentación sitúa el cuentarrevoluciones, en formato analógico, en el centro del cuadro, mientras la velocidad se muestra en números digitales.

Con respecto a la dotación de serie del Cupra Ateca es completísima. El equipamiento de seguridad, en materia de confort o en el apartado del comportamiento dinámico no admite tacha. Forman parte de la generosa dotación de serie, entre otros elementos, el sistema manos libres de acceso y arranque, cargador inalámbrico, sistema de conectividad Full link, cámara trasera y cenital de 360º, navegador con pantalla táctil de 8 pulgadas, asistente de aparcamiento, cuadro digital, asistente de frenada de emergencia con detector de peatones, control de crucero adaptativo (ACC), asistente de atascos, detector de ángulo muerto, faros full led, asistente de luces automáticas, control de descensos, etc.

Un vehículo único de marcado carácter deportivo

Como producto, el Cupra Ateca brinda lo que pocos pueden ofrecer. Su enfoque  multiuso adquiere una nueva dimensión. Es un deportivo de los de verdad, sin concesiones, que ofrece un comportamiento equivalente al del mejor turismo compacto con potencia en torno a los 300 CV. Pero un deportivo que permite disfrutar a tope de la conducción, aderezado con todas las cualidades propias de un SUV. Apto totalmente para el uso diario en ciudad o en carretera sin ningún tipo de restricción. Permite viajar tranquilamente con una gran dosis de confort o rodar a un ritmo endiablado por todo tipo de trazados, transmitiendo siempre una sensación de seguridad y de dominio plenos. En trazados sinuosos se muestra muy ágil, con un mínimo de balanceo, y siempre se empecina en ir por donde le marca el conductor. La trazada es sumamente precisa. En definitiva, se puede ir muy deprisa con mucha seguridad, circunstancia en la que se pone de manifiesto su facilidad de conducción. Como resumen puede afirmarse que aglutina bastantes virtudes, como altas prestaciones, confort, practicidad, dinamismo y exclusividad.

El motor de gasolina que monta el Cupra Ateca es de cuatro cilindros en línea con 2 litros de cilindrada. Va alimentado por un sistema de inyección mixta, es decir, directa en la cámara de combustión (FSI) e indirecta en el colector de admisión (MPI). Combinando ambos tipos de inyección se consiguen reducir los consumos promedios, especialmente en la fase de carga parcial, así como las emisiones de partículas. Porque el punto débil de los propulsores de gasolina con inyección directa es que arrojan mayores emisiones de partículas. Desarrolla una potencia máxima de 300 CV entre 5.300 y 6.500 rpm, lo que permite estirar el motor hasta las 6.500 rpm. El par máximo de 400 Nm lo desarrolla entre 2.000 y 5.200 rpm, un rango muy amplio además de poderse intuir una brutal respuesta en baja, que la práctica se encarga de corroborar. El consumo se muestra muy sensible al trato que se de al acelerador, pero el ponderado se cifra en 7,4 l/100 km.

Exprimir con garantías todo el potencial de este propulsor exige una perfecta puesta a punto del chasis. A este respecto incorpora de serie un sistema de suspensión adaptativa (DCC) que incluye amortiguadores de dureza variable con tres posiciones: Normal, Sport y Cupra. El DDC se adapta al trazado de la carretera y al modo de conducir del usuario. Mediante el selector de modos de conducción, ubicado detrás de la palanca de cambios, el conductor puede regular el funcionamiento del DDC, del sistema de tracción integral 4Drive y de la dirección. Puede seleccionar entre 6 modos distintos: Confort, Sport, individual, Nieve, Offroad y Cupra.

El modo Cupra aporta un plus de deportividad con respecto al Sport. Cada uno de estos programas ajusta de manera específica parámetros como la dirección, la respuesta del acelerador y el comportamiento del cambio automático DSG. Aunque los frenos que monta de serie se muestran infatigables al uso intensivo, como opción hay disponibles unos frenos Brembo (2.448 euros) a base de discos delanteros sobredimensionados (370 mm) y perforados.

Para los que apoyan el periodismo de exclusivas

Confidencial Digital publica noticias exclusivas, que solamente se leen en estas páginas. Y ha creado una comunidad de amigos, Somos ECD, a quienes además se ofrece otras informaciones más, para que sean lectores mejor informados aún, junto con varios servicios y ventajas. Súmate a este proyecto periodístico incorporándote a Somos ECD.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?