Ford Mustang Mach-E AWD Rango Extendido
photo_camera Ford Mustang Mach-E AWD Rango Extendido

Motor

Su precio es de 64.902 euros

Ford Mustang Mach-E AWD Rango Extendido. Al futuro por el pasado

Ford ha utilizado el mítico nombre Mustang para bautizar a un SUV eléctrico, el Ford Mustang Mach-E

La versión Mach-E AWD Rango Extendido cuenta con dos motores eléctricos que desarrollan conjuntamente 351 CV, tracción integral (AWD) y una batería de autonomía extendida de 99 kWh que permite recorrer hasta 540 km. 

La palabra Mustang constituye todo un icono dentro de la historia del automóvil y para los aficionados al mundo del motor. El lanzamiento en 1964 del deportivo Ford Mustang introdujo un nuevo concepto, el pony car. Un pony car viene a ser un muscle car de tamaño más compacto o reducido, además de ser más manejable. El Ford Mustang ha sobrevivido hasta el momento presente, pues actualmente está en catálogo la sexta generación del legendario deportivo, lanzada al mercado en 2015. Precisamente esta sexta generación recoge mucho más que las anteriores el genuino espíritu Mustang, pues a nivel de diseño reinterpreta de forma magistral los trazos del Ford Mustang clásico de 1964.

Así pues, con todo el gancho que porta, con toda la fuerza que transmite esta icónica denominación, resulta lógico que Ford haya querido utilizarla de nuevo llegado el momento de lanzar al mercado otro ambicioso producto como es el Ford Mustang Mach-E, un SUV o todocamino eléctrico. Con el Ford Mustang Mach-E  la firma del óvalo entra por la puerta grande en el sector de los coches eléctricos debido fundamentalmente a un diseño  distinto a la par que distintivo, que marca profundas diferencias frente a toda una pléyade de competidores. Dentro de la multitud de modelos eléctricos que ofrecen los fabricantes generalistas, muchos de ellos con un diseño anodino e incluso bastante estandarizado, quizá  el Mustang Mach-E sea de los que presente mayor personalidad estilística, resultando inconfundible, fácil de identificar. 

Emulando el diseño del primitivo deportivo Mustang

Aunque portar el apellido Mustang ya de por si confiera una fuerte carga de simbolismo al Ford Mustang Mach-E, hay que apuntar que conlleva una declaración de intenciones más profundas, no por ello ocultas, pues quedan bien a la vista. Y a la vista queda el diseño, muy atractivo y merecedor del calificativo espectacular o, por qué no decirlo, bonito. Los responsables de Ford tenían claro que para colgar la etiqueta Mustang en su SUV eléctrico tenía que parecerse al actual deportivo de dos puertas y, por extensión, al modelo más emblemático de todos los tiempos, el primitivo Ford Mustang de 1964. El resultado obtenido es sobresaliente; sorprende la fidelidad con la que se han trasplantado los rasgos estilísticos de los deportivos Mustang de dos puertas de la primera y sexta generación al Mustang Mach-E, sobre todo teniendo en cuenta que la carrocería de este último es la de un SUV, no precisamente la de un deportivo de dos puertas. Eso si, un SUV de corte coupé, que tan de moda están. Los citados rasgos estilísticos se centran en la calandra, faros, capó, mientras en la parte posterior no falta la reminiscencia fastback y los evocadores pilotos de tres barras. Por otro lado, el formato de la carrocería tipo botella de coca-cola es evidente, abultadas y musculosas aletas en los extremos de la carrocería en contraste con el ligero estrechamiento de la parte central, la zona del habitáculo.

El Ford Mustang Mach-E está disponible con tracción trasera (RWD), en cuyo caso monta un motor eléctrico en la parte posterior para accionar el eje trasero, y con tracción integral (AWD). Las versiones con tracción integral incorporan un segundo electromotor en la parte delantera del vehículo para accionar el tren delantero. Pero hay que apuntar que en condiciones normales de uso en los modelos con tracción integral prima la tracción al eje posterior, entrando en funcionamiento el electromotor delantero en fuertes aceleraciones o cuando las condiciones dinámicas lo determinan. Siguiendo esta línea, también se ofrecen dos tipos de batería. La llamada Estándar tiene 288 celdas y una capacidad de 76 kWh (68 kWh útiles), mientras la de Rango Extendido con 376 celdas eleva la capacidad hasta los 99 kWh (88 kWh útiles). Estas baterías de iones de litio se ubican entre los dos ejes, debajo del piso, propiciando un óptimo reparto de pesos. El cargador que incorpora el vehículo es de 11 kW, consiguiéndose una recarga del 10% al 80% en unas 6 horas. Con los cargadores de corriente continua a 150 kW, la batería de autonomía extendida con una recarga de 10 minutos almacena energía suficiente para recorrer 119 km.

Una gama muy variada

En función del tipo de tracción y de la batería escogida varía la autonomía, a la vez que se proponen motores eléctricos con distintas potencias. La combinación de estos ingredientes configura una gama Ford Mustang Mach-E compuesta por cinco versiones. La batería estándar (76 kWh) asociada a un motor de 269 CV con tracción trasera (RWD) da lugar a la versión de acceso a la gama (47.262 euros), que tiene una autonomía de 440 km. Con esta batería, la variante de tracción integral (AWD) monta dos electromotores que desarrollan conjuntamente 269 CV, pudiendo recorrer hasta 400 km (55.772 euros). Con respecto a la batería de rango extendido (99 kWh) asimismo puede combinarse con los dos tipos de tracción. El Mustang Mach-E RWD con la batería de 99 kWh va propulsado por un motor de  294 CV que acciona el eje trasero, contando con una autonomía de 610 km, la mayor de la familia Mustang Mach-E. Cuesta 56.277 euros. En el caso del Mustang Mach-E AWD sus dos electromotores arrojan una potencia combinada de 351 CV, y puede recorrer hasta 540 km (64.902 euros). Corona la gama la versión Mustang Mach-E GT, que únicamente equipa la batería de rango extendido, tiene tracción integral y dos motores (487 CV), pudiendo efectuar trayectos de hasta 500 km. Tiene un precio de 72.755 euros, alcanza los 200 km/h y acelera de 0 a 100 km/h en tan solo 3,7 s.

Nuestra unidad de pruebas era un Ford Mustang Mach-E AWD con batería de rango extendido (99 kWh) capaz de recorrer hasta 540 km. Su ya de por si impactante diseño se completa con las llantas de aleación de 19 pulgadas, las pinzas de freno en rojo y las carcasas de los retrovisores en negro. La propulsión corre a cargo de dos electromotores que desarrollan conjuntamente 351 CV y un par máximo de 580 Nm. Sus prestaciones se cifran en 183 km/h de velocidad máxima, mientras invierte 5 s en pasar de 0 a 100 km/h. En lo que respecta al consumo combinado en ciclo WLTP es de 18,7 kWh/100 km. Pero tanto en las cifras oficiales de autonomía como de consumo hay ciertas divergencias si se comparan con las que se obtienen en la práctica. En un recorrido mixto ciudad autovía a velocidades legales y haciendo un uso normal, sin restricciones, del climatizador, se pudieron efectuar 430 km con un gasto en torno a los 21 kWh/100 km. Evidentemente practicando una conducción cuidadosa se puede rebajar el consumo, del mismo modo que prescindiendo del sistema de climatización. Pero eso ya es otro cantar.

 

Pantalla táctil multimedia de 15,5 pulgadas

Al acercarse al Ford Mustang Mach-E lo primero que llama la atención son  sus espectaculares a la par que atractivas formas. También es un coche original. Original hasta para operar las puertas. Para abrir la puerta delantera hay que pulsar un botón y a continuación tirar de un pequeño tirador que queda posicionado para tal efecto, mientras en la trasera al pulsar el botón la puerta se abre ligeramente y deja un hueco a modo de manija para que la mano del usuario complete la apertura. Una operativa inédita pero asimismo práctica para el uso diario. Además de la propia llave, el conductor tiene otras dos alternativas para acceder al interior del vehículo, bien a través de una aplicación en el teléfono móvil o introduciendo un pin con los números que aparecen en el teclado del pilar B. Estos detalles solo constituyen la punta del iceberg, puesto que el Mach-E es un vehículo altamente tecnológico.

Estrena un sistema multimedia SYNC de nueva generación. Permite personalizar más de 80 ajustes del coche, desde la temperatura del habitáculo, posición del asiento e, incluso, hasta la iluminación. El llamado Machine Learning autoriza al vehículo analizar los hábitos del conductor, aprendiendo su rutina diaria. Gracias a ello puede a continuación hacer sugerencias de navegación y comunicación, mientras el sistema de reconocimiento de voz permite controlar infinidad de funciones, desde funciones de entretenimiento o navegación, temperatura, emisoras de radio, llamadas telefónicas, etc. Detrás del volante una pantalla de 10,2 pulgadas oficia de cuadro de instrumentos, mostrando datos como, velocidad, autonomía, kilómetros, temperatura exterior, nivel de carga de la batería, posición del selector de marchas, etc. Pero lo que más impresiona cuando se dirige la mirada al salpicadero es la gigantesca pantalla táctil full HD de 15,5 pulgadas del sistema multimedia, que integra en la parte inferior una ruleta para el control del volumen de audio. Su parte superior  muestra la temperatura exterior, la hora, etc., además de los botones para desplegar los distintos menús. Justo debajo, ocupando la mayor superficie, aparece el sistema de navegación que comparte espacio con otras informaciones, como por ejemplo las suministradas por el ordenador de viaje. El control del climatizador también se efectúa a través de esta pantalla, en concreto desde su parte inferior. Aunque no cuente con un panel independiente se agradece que sus mandos estén siempre visibles.

Cómodo y divertido de conducir

Con 4,71 m de longitud, el Ford Mustang Mach-E se inscribe dentro de la categoría de los todocamino o SUV de tamaño mediano-grande (segmento D-SUV). Dispone de un espacioso habitáculo en líneas generales muy bien rematado, solo algunos plásticos rígidos y algunos mandos desentonan un poco. Su amplitud permite viajar sin agobios a cinco ocupantes, que agradecerán la cantidad de huecos para dejar objetos distribuidos por todo el habitáculo. Aunque el maletero no es de los más grandes de su categoría, 402 l, ampliables hasta 1.420 l al abatir los asientos traseros, juega con la gran baza de incluir un segundo maletero  de 81 l en la parte delantera del vehículo. Este maletero delantero es muy versátil, pues permite guardar cosas que estén húmedas o completamente mojadas al contar con un práctico orificio para drenar el líquido que se pudiera acumular.  

A la cantidad de virtudes o puntos fuertes que atesora el Ford Mustang Mach-E, espacio interior, calidad, atractivo diseño, contenido tecnológico, etc., se suman unas buenas cualidades dinámicas. Es un coche muy cómodo que invita a largos viajes por el confort de una suspensión que filtra muy bien las irregularidades del pavimento, pero asimismo por la atmósfera de silencio que reina en el interior del habitáculo. De un vehículo de estas características se espera que sea confortable en el trazado típico de las autovías, sin embargo lo que impresiona son las buenas formas que gasta en trazados más sinuosos, con frecuentes curvas. Muestra mucho aplomo sin excesivos balanceos de carrocería. Negociando curvas a fuerte ritmo llega a insinuarse ligeramente el tren trasero para deleite del conductor, insinuación que no va a más por la acción tanto del control dinámico de estabilidad como del empuje que de inmediato transmite el motor delantero.

Abundante dotación de serie

Como no hay caja de cambios, un selector giratorio ubicado en la consola central permite engranar la marcha adelante (D), la marcha atrás (R), el punto muerto (N) o la posición parking (P). Al no contemplarse la opción de modular el frenado regenerativo mediante levas en el volante, como en otros vehículos eléctricos, el Mach-E incluye en el centro de este selector giratorio el botón L. Dicho botón de control de marcha baja puede accionarse  (con los modos de conducción Whisper y Active) al circular por pendientes muy pronunciadas con el objeto de que el vehículo retenga más sin necesidad de frenar. Hay disponibles tres modos de conducción: Active, Whisper y Untamed. El Active es el modo equilibrado para un uso diario que maximiza la eficiencia energética, mientras el Whisper invita a conducir de forma totalmente relajada, propiciando una respuesta más suave de la dirección. Por último, el programa Untamed libera todo el potencial del coche, endureciendo la dirección a la vez que mejora la respuesta del acelerador. Por añadidura cabe apuntar que con la función One Pedal, que permite conducir solamente con el pedal del acelerador, la retención (y por tanto la frenada regenerativa) es tan alta que no hace falta la mayor parte de las veces pisar el pedal del freno.

La dotación de serie del Ford Mustang Mach-E AWD Rango Extendido es muy abundante. Incluye los siguientes elementos: asientos delanteros eléctricos y calefactados, cámara de visión trasera, programador de velocidad activo, faros de led, tapicería de cuero, retrovisores con plegado eléctrico y calefactados, climatizador bizona, volante de cuero y calefactado, superficie inalámbrica para carga de móviles, etc. Hay que destacar que el Paquete Tecnología (1.800 euros) incluye entre otros elementos un sofisticado equipo de sonido Bang & Olufsen de 560 W con 10 altavoces que transforma el habitáculo del coche en una sala de conciertos. Con este equipo un tercio del salpicadero está dominado por el sistema de audio. El tejido gris jaspeado que oculta los tweeters montados en el salpicadero replica el aspecto y el tacto de las cubiertas de los altavoces de tela de los icónicos equipos de sonido domésticos Bang & Olufsen, pero es lo suficientemente robusto para su uso en un vehículo.

Almeida recalca la “necesidad” de recordar el Holocausto para que “no vuelva a suceder”

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?