Detalle de la gama SUV de Citroën
photo_camera Detalle de la gama SUV de Citroën

Motor

Los precios de acceso a las gamas C3 Aircross y C5 Aircross son 16.890 y 23.290 euros, respectivamente

Gama SUV de Citroën. Urbanitas con afición campera

Los Citroën C3 Aircross y C5 Aircross componen la actual oferta SUV o todocamino de Citroën, hacia la que se decanta el 30 por ciento de los clientes de la marca en España

Destacan especialmente por su gran confort de marcha y modularidad interior.

Citroën no ha permanecido impasible ante la moda SUV. Tiene en su catálogo dos modelos para satisfacer a los amantes de los todocamino situados en dos segmentos estratégicos del mercado, como son el B-SUV y el C-SUV. Con una longitud de 4,16 m, el Citroën C3 Aircross se inscribe en el segmento B-SUV, mientras en el de los compactos o C-SUV la marca del doble chevron está representada por el Citroën C5 Aircross, cuya longitud es de 4,50 m. Posiblemente ambos vehículos estén entre los más confortables en sus respectivas categorías  de cuantos ofrece el mercado. Un confort de marcha que se debe tanto a las bondades de una suspensión dotada con amortiguadores  progresivos hidráulicos como a la notable comodidad que ofrecen los asientos (delanteros y traseros) denominados Advanced Comfort, con napa de alta densidad y espuma 15 mm más espesa. Por otro lado estos dos todocamino se han beneficiado del saber hacer de Citroën en el apartado de la modularidad interior, una característica muy ligada a los monovolúmenes, un tipo de vehículo en el que el fabricante francés es también un auténtico especialista.

El precio de la gama Citroën C3 Aircross arranca en 16.890 euros y llega  hasta los 24.990 euros, en tanto la horquilla de precios en el C5 Aircross se mueve entre 23.290 y 40.910 euros. La garantía es de 3 años o de 100.000 km. Como la inmensa mayoría de los SUV, los Citroën C3 Aircross y C5 Aircross están orientados hacia un uso asfaltico. Pero a diferencia de muchos de sus rivales, y a pesar de contar en sus respectivas gamas solo con versiones de tracción delantera, pueden montar un sistema de control de tracción (Grip Control) con asistente de descenso de pendientes. El Grip Control es un gran aliado a la hora de hacer incursiones camperas o de transitar por superficies con poca adherencia. Para ello interfiere en el funcionamiento del control de tracción, adecuando la fuerza motriz al nivel de adherencia que presente el pavimento. Este dispositivo permite escoger entre cinco programas de conducción: estándar, arena, barro, nieve y ESP-off que regulan el par para evitar que las ruedas patinen, asegurando  siempre una correcta motricidad.  Además, la altura libre al suelo del C5 Aircross es de nada menos que 23 cm, la mayor entre los SUV de su categoría, mientras que la del C3 Aircross se cifra en 17,5 cm.     

 

CITROËN C3 AIRCROS

Hace unos meses que el Citroën C3 Aircross, lanzado al mercado a finales de 2017, experimentó una puesta al día o actualización. Los cambios estéticos a nivel de carrocería se centraron en el frontal, que recibió nuevos faros, paragolpes y parrilla. Aunque estos cambios son perceptibles, el modelo sigue conservando esa personalidad intrínseca propia que rezuma puro ADN Citroën por los cuatro costados. Todos los fabricantes procuran dotar a sus modelos con la impronta o imagen típicas de la marca a través de unos rasgos de diseño específicos para distinguirlos de sus competidores. Pero hay que reconocer que Citroën lo ha hecho especialmente muy bien en este apartado. Su actual patrón de diseño,  inaugurado por el Citroën C4 Cactus en 2014, se caracteriza por el uso de  formas bulbosas, muy redondeadas, en las que las aristas no encuentran acomodo. Al margen de los gustos personales de cada uno este patrón estilístico de la marca de los dos chevrones es tremendamente personal a la par que distintivo. Un Citroën resulta inconfundible.

El posicionamiento como producto del C3 Aircross es un tanto inédito, pues está a caballo entre los SUV y los monovolúmenes. Con 4,16 m de longitud, toma de los todocamino su estructura, su silueta, mientras que de los monovolúmenes acapara todo lo relativo a su modularidad interior, esa capacidad de poder configurar el habitáculo en función de las necesidades de momento que tanto valoran muchos potenciales clientes. Este es uno de los argumentos de peso que esgrime frente a su competencia. El habitáculo es muy espacioso, los asientos traseros pueden desplazarse longitudinalmente 15 cm y sus respaldos se pueden reclinar para un mayor comfort de los pasajeros. Solución que permite a los ocupantes de las plazas posteriores disponer de un espacio adicional para las piernas o, por el contrario, dotar de mayor volumen al maletero. Todo dependerá de las necesidades del momento.  De este modo,  el volumen del maletero oscila entre un mínimo de 410 l y un máximo de 520 l cuando se desplaza totalmente hacia delante el asiento trasero. Para cargar objetos largos (hasta 2,40 m de longitud) se ofrece opcionalmente la posibilidad de abatir el respaldo del asiento del acompañante.

Nueva pantalla multimedia de 9 pulgadas

Aparte de las modificaciones introducidas en la carrocería,  la actualización del C3 Aircross también contempló una serie de cambios en el interior así como mejoras en el equipamiento. Estos cambios se centraron en unos asientos más confortables, de nueva factura, y en una nueva pantalla táctil de 9 pulgadas para el sistema multimedia; sin olvidar el rediseño de la consola entre los asientos delanteros, que ahora ofrece un hueco portaobjetos de mayor tamaño.

 

La gama C3 Aircross se articula en torno a cinco niveles de equipamiento: Live Pack, Feel, Feel Pack, C-Series y Shine. Pero toda la gama, desde el acabado básico, incorpora un generoso equipamiento de serie que contempla elementos como, los faros de led, retrovisores eléctricos y calefactables, aire acondicionado, alerta cambio involuntario de carril, ayuda a la salida en pendiente, encendido automático de luces o el sistema de lectura de señales de tráfico.

En lo que a propulsores se refiere la oferta se centra en dos de gasolina de la familia PureTech y en dos diésel (BlueHDi). En gasolina, el motor de acceso es el PureTech de 110 CV, seguido del PureTech de 130 CV. El primero lleva acoplado un cambio manual de 6 velocidades, en tanto la versión más potente monta un cambio automático, de convertidor de par, también de 6 velocidades. Ambos propulsores comparten el bloque de 3 cilindros en línea con 1,2 litros de cilindrada. Aquellos que se decanten por la opción diésel tienen a su disposición, el BlueHDi de 110 CV con cambio manual de 6 marchas y el BlueHDi de 120 CV, que equipa el cambio automático de  6 relaciones. Estas dos mecánicas diésel tienen en común el bloque de 4 cilindros en línea con 1,5 litros de cilindrada. Según datos de la marca la mayor parte de los clientes (57%)  se decantaran por el PureTech 110 CV, seguido por el BlueHDi de 110 CV (28 % de la clientela). El C3 Aircross recoge la filosofía de la firma en lo que a comportamiento dinámico se refiere. Cuenta con  un tarado de suspensión más bien blando que propicia un gran confort de marcha, lo que como contrapartida conlleva algún balanceo de más si se decide acometer curvas cerradas a fuerte ritmo. Pero hay que reseñar que nunca pierde la compostura, transmitiendo siempre una sensación de total confianza al conductor.

CITROËN C5 AIRCROSS

Lo primero que llama poderosamente la atención del Citroën C5 Aircross es su diseño exterior. Con una longitud de 4,5 m se encuadra dentro del segmento de los todocamino compactos o C-SUV.  Al margen de los gustos particulares del potencial usuario puede tildarse de sumamente atractivo, personal y original, en línea con ese vanguardismo estilístico que de siempre ha caracterizado a la marca de los Chevrones. Su silueta está conformada a base de curvas y armoniosas formas redondeadas en las que no tienen cabida las aristas, es decir, va un poco a contracorriente con la moda actual. Incluso en la lejanía al C5 Aircross se le identificaría de inmediato como un modelo de Citroën, cosa de la que no pueden presumir muchos de sus rivales, que siguen patrones más estandarizados. A este respecto su competencia no es precisamente escasa, está compuesta por una legión de rivales entre los que destacan modelos como, el Seat Ateca, el Skoda Karoq, el Kia Sportage, el Hyundai Tucson, el Peugeot 3008, el Ford Kuga, el Opel Grandland o el Renault Kadjar.

En el interior se repite la misma tónica. Toda una lección de vanguardismo que  huye de todo tipo de convencionalismo, empezando por la forma de los asientos y el tratamiento que reciben tanto el salpicadero como los guarnecidos de las puertas. El cuadro de instrumentos es digital, una pantalla TFT de 12,3 pulgadas de fácil lectura, mientras el sistema multimedia utiliza una pantalla táctil capacitiva de 8 pulgadas de intuitivo manejo. Dentro del habitáculo se respira una sensación de amplitud y de buena visibilidad en todas las direcciones. Está muy bien resuelto, es acogedor a la vez que está bien rematado. Los asientos Advanced Comfort, de los que ya su simple apariencia exterior lo dice todo, son como cómodos butacones que invitan a realizar largos viajes con total confort por estructura y mullido, si bien en curvas tomadas a fuerte ritmo ofrecen poca sujeción lateral.

6-

Un habitáculo muy versátil

El Citroën C5 Aircross constituye una armónica mezcla de conceptos, recoge lo mejor de dos mundos, de dos tipos de vehículo distintos a los que les une la posición sobreelevada de los asientos. Se trata de los SUV y de los monovolúmenes. De los primeros toma su silueta, genuinamente todocamino, mientras que de los monovolúmenes hereda un habitáculo caracterizado por  la versatilidad. A este respecto la fila trasera de asientos cuenta con tres asientos independientes del mismo tamaño que pueden deslizarse longitudinalmente 15 cm, además de poder reclinar sus respaldos. Se acabó la discriminación para el pasajero que ocupe la plaza central, que ahora viajará con total confort al disponer de un asiento idéntico al de las plazas laterales, beneficiándose por añadidura de un túnel central poco intrusivo.

Con un volumen total de 580 l (con los asientos desplazados hasta su tope trasero), el maletero se erige en todo un referente dentro de su categoría. En caso de deslizar los asientos traseros totalmente hacia delante, el volumen se estira hasta los 720 l; pero entre ambas cifras esos 15 cm de movimiento longitudinal posibilitan modular el espacio para los equipajes en función de las necesidades del momento, eso si, a costa de restar espacio para las piernas de los pasajeros de las plazas posteriores. El volumen máximo para equipajes es de 1.630 l, fruto de abatir los respaldos de los asientos traseros.

Gran confort de marcha

La gama Citroën C5 Aircross aglutina cuatro niveles de acabado: Live Pack, Feel, C-Series y Shine, teniendo en cuenta de desde el acabado inferior (Live Pack) la dotación de serie es muy abundante, incluyendo los siguientes elementos: faros de led, llantas de 18 pulgadas, freno de estacionamiento eléctrico, cuadro de instrumentos digital de 12 pulgadas, climatizador bizona, volante en cuero, indicador de descanso recomendado, etc. Las mecánicas disponibles contemplan varias alternativas, gasolina, diésel e híbrida enchufable. El motor de gasolina es el 3 cilindros en línea PureTech con 1,2 litros de cilindrada que desarrolla 130 CV, pudiendo recibir un cambio manual de 6 velocidades o uno automático (de convertidor de par) de 8 relaciones. La opción diésel corre a cargo del propulsor BlueHDi de 4 cilindros en línea con 1,5 litros de cilindrada (130 CV) que asimismo puede ir acoplado tanto al cambio manual de 6 marchas como al automático de 8 velocidades. Corona la gama la versión C5 Aircross Hybrid, un vehículo híbrido enchufable con 55 km de autonomía eléctrica que permite circular en modo eléctrico hasta 135 km/h. Su sistema de propulsión consta de un motor de gasolina de 4 cilindros con 1,6 litros de cilindrada que desarrolla 180 CV, mientras el motor eléctrico suministra 109 CV y la caja de cambios es automática con 8 relaciones. Entre ambos propulsores proporcionan una potencia combinada de 225 CV. La batería de iones de litio firma una capacidad de 13,2 kWh.

En términos generalas, lo que ofrece el Citroën C5 Aircross puede resumirse en tres puntos: diseño vanguardista, muy personal, un notable confort de marcha y un habitáculo tremendamente versátil, al estilo de los monovolúmenes. Del gran confort de rodadura es responsable una suspensión suave, más bien blanda, que filtra muy bien las irregularidades del pavimento. Es difícil encontrar en el mercado una suspensión convencional a base de muelles helicoidales y amortiguadores que brinde un rodar tan suave. Tan suave que a veces podría pasar por una de tipo neumático. Contribuyen a tan gratificante resultado los amortiguadores progresivos hidráulicos, dotados con topes hidráulicos tanto en compresión como en extensión.

Ayuso: “La Corona ha sido la principal garantía de nuestra Democracia”

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable