Vanguardismo, clasicismo y exclusividad se dan cita en el Hispano Suiza Carmen.
photo_cameraVanguardismo, clasicismo y exclusividad se dan cita en el Hispano Suiza Carmen.

Motor

Hispano Suiza Carmen: la cigüeña vuelve a volar

La legendaria firma de automóviles española Hispano Suiza renace de la mano del Hispano Suiza Carmen, un híper vehículo eléctrico con una potencia de 1.019 CV

Está prevista la fabricación de 19 unidades a un precio de 1,5 millones de euros sin impuestos. Las entregas darán comienzo a mediados de 2020.

Vuelve Hispano Suiza, la marca española que durante su época dorada construía los coches más perfectos y lujosos del mundo, superando a la mismísima Rolls-Royce.

La tecnología puntera que empleaban los Hispano de los años 20 y 30, como los frenos servoasistidos, el empleo del aluminio en los motores o los árboles de levas en cabeza, los situaba a un nivel superior al de los famosos Rolls.

En la parrilla luce tanto el nombre de la marca como el emblema. Las puertas abren siguiendo el modelo ala de mariposa, similar al tipo tijera, pero al abrir también giran hacia el exterior.

Hispano Suiza construyó más de 12.000 automóviles y 50.000 motores de aviación entre 1904 y 1946, y ahora renace a lo grande con el Hispano Suiza Carmen.

Un superdeportivo eléctrico con 1.019 CV de potencia, que tanto por su planteamiento como por sus características encaja a la perfección en la categoría de los híper automóviles, denominación de uso reciente para referirse sobre todo a deportivos con más de 1.000 CV, precios superiores al millón de euros y la exclusividad absoluta que supone su fabricación en pequeñas series.

Tan espectacular como el frontal resulta la parte trasera, donde confluyen originalidad y unas formas muy aerodinámicas. En esta parte trasera van alojados dos motores eléctricos que proporcionan 1.019 CV.

Dos motores eléctricos proporcionan 1.019 CV

El Hispano Suiza Carmen va propulsado por dos motores eléctricos alojados en la parte trasera que generan 1.019 CV, mientras la tracción al eje posterior utiliza un sistema para vectorizar el par entre ruedas en función de la adherencia disponible.  

Este sistema de propulsión está desarrollado por QEV Technologies, socio de la marca española en el desarrollo del Carmen. QEV Technologies es una empresa de ingeniería con gran experiencia en el desarrollo de tecnologías eléctricas e inmersa en el mundo de la competición a través de la Fórmula E (equipo Mahindra).  

 

Tanto el chasis monocasco, que solo pesa 195 kg, como los paneles de la carrocería están confeccionados en fibra de carbono,  por lo que la tara del vehículo queda por debajo de los 1.690 kg.

Las prestaciones están a la altura de lo que cabe esperar, invierte menos de 3 s en pasar de 0 a 100 km/h, pero la velocidad máxima está limitada electrónicamente a 250 km/h. Con respecto a la autonomía se cifra en 400 km atendiendo al nuevo ciclo de medición WLTP.

Tanto la estructura como la carrocería están fabricadas en fibra de carbono para obtener la mayor rigidez y ligereza. El chasis solo pesa 195 kg.

Diseño inspirado en el Hispano Suiza Dubonnet Xenia de 1938

Del Hispano Suiza Carmen está previsto que se fabriquen 19 unidades a un precio sin incluir impuestos de 1,5 millones de euros, y las primeras entregas se realizarán a mediados de 2020.

Tan exclusivo automóvil rinde homenaje a través de su denominación a Carmen Mateu, nieta del fundador de la compañía, Damián Mateu, y madre del actual presidente, Miguel Suqué Mateu.

El diseño del Hispano Suiza Carmen está inspirado en el del espectacular Hispano Suiza Dubonnet Xenia de 1938, cuyas aerodinámicas formas tienen profundas influencias aeronáuticas.

La silueta del Hispano Suiza Carmen queda perfectamente definida mediante tres arcos, que configuran los pasos de rueda y el techo. Pero en un claro afán de ver cómo la marca habría evolucionado a través del tiempo, su diseño está inspirado en el del legendario Hispano Suiza Dubonnet Xenia de 1938, del que se fabricó una sola unidad.

Las vanguardistas y aerodinámicas formas del  Dubonnet Xenia incluían puertas de corredera, parabrisas envolvente y ruedas traseras carenadas, unas soluciones muy futuristas tremendamente influidas por el mundo de la aviación.

Porque el impulsor de este único y exclusivo modelo, André Dubonnet, además de piloto de carreras e inventor también fue aviador durante la  Primera Guerra Mundial.

Al igual que en el Dubonnet Xenia, la silueta del Carmen queda definida por los tres arcos que forman el techo y pasos de rueda, adoptando idénticas soluciones, como los pasos de rueda traseros carenados y el diseño de la llantas.

Una cigüeña y fuertes vínculos con la aviación

Pero el vínculo de Hispano Suiza con la aeronáutica tiene raíces mucho más profundas. La marca asimismo fabricó potentes y fiables motores para aviones que alcanzaron una magnífica reputación instalados en cazas del bando aliado durante la Primera Guerra Mundial. Precisamente de esta época data el emblema de Hispano Suiza, la cigüeña.

 Los Hispano pasaron a lucir sobre la coraza de sus radiadores la majestuosa escultura de una cigüeña volando en homenaje al aviador francés Georges Guynemer, héroe de la Primera Guerra Mundial.

Esta ave era el distintivo que llevaban pintado en el fuselaje los aviones de la escuadrilla de Guynemer, propulsados por motores V8 Hispano Suiza.  

La legendaria cigüeña, emblema de la marca, está presente en muchas partes del coche, incluso en el interior de las ópticas traseras.

Tan relevante hecho sirve de base de partida para explicar la parte más importante de la historia, el por qué de las banderas española y suiza dispuestas entre unas alas en la insignia de Hispano Suiza.

La centenaria a la par que prestigiosa marca española fue obra del entusiasmo de dos hombres y de una labor muy bien hecha. Para ello unieron sus esfuerzos Damián Mateu, un emprendedor empresario español que aportó el dinero, y Marc Birkigt, un avezado ingeniero suizo que utilizó todo su buen hacer para fabricar el automóvil más perfecto del mundo.

Ambos fundaron en Barcelona Hispano Suiza en 1904, decidiendo que las banderas de sus respectivos países lucieran para siempre en la insignia de la marca. Pero lo bueno de esta historia es que continúa. Con el nuevo Hispano Suiza Carmen la cigüeña vuelve a volar majestuosa.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?