Frontal del Honda CR-V Hybrid 2019
photo_cameraFrontal del Honda CR-V Hybrid 2019

Motor

La versión de acceso a la gama cuesta 33.050 euros

Honda CR-V Híbrido 2.0 i-MMD: altamente tecnológico

La quinta generación del exitoso SUV de Honda incluye un sofisticado modelo híbrido, el Honda CR-V 2.0 i-MMD

De su propulsión se encargan un motor de gasolina de 2 litros de cilindrada (145 CV) y un motor eléctrico que conjuntamente desarrollan 184 CV.

Disponible con tracción delantera (4x2) e integral  (4x4).

Dentro de la familia Honda CR-V, la versión más novedosa e incluso más tecnológica es el Honda CR-V 2.0 i-MMD.

Se trata de un automóvil híbrido, el primero dentro de la exitosa gama SUV del fabricante japonés, de una saga que tuvo una especial visión de futuro cuando los todo camino estaban aún dando sus primeros pasos, y que de momento culmina con esta sofisticada versión híbrida.

Porque hay  que remontarse al pasado siglo para investigar sobre los orígenes del Honda CR-V, uno de los pioneros de los ahora tan de moda SUV o todocamino.

En 1997 se lanzó al mercado español la primera generación del Honda CR-V, uno de los primeros vehículos que se adentró en el hasta entonces poco explorado territorio de los todocamino en una época copada por los todoterreno puros.

La tercera y la cuarta generación, presentadas respectivamente en 2007 y 2012, supusieron un punto de inflexión en el producto, evolucionando hacia un estética más orientada a los gustos del Viejo Continente.

Su notable éxito comercial queda rubricado por ser desde 1995 (año de su lanzamiento global) el SUV más vendido del mundo. En lo que respecta al mercado español, desde su lanzamiento se han vendido más de 60.000 unidades, y actualmente el modelo representa el 24% de las ventas totales de Honda en Europa.

Con estos favorables antecedentes debutó la quinta generación del Honda CR-V, que cuenta con un nuevo diseño exterior, unos pasos de rueda más anchos que le confieren un atlético aspecto, unos contornos más definidos tanto en el capó como en el portón trasero y un personal frontal, característico de los últimos modelos de la marca, en el que destacan unos originales faros.

2019 Honda CR-V Hybrid

Esta quinta generación del CR-V,  a la que pertenece el nuevo híbrido Honda CR-V 2.0 i-MMD,  además de estrenar estructura deja una especial huella en el apartado estilístico. Se sitúa en un inusual término medio, pues no se puede afirmar con rotundidad que sea continuista con respecto a la anterior, pero tampoco que haya una ruptura total.

Lo cierto es que si se retira la “H” de la parrilla, probablemente una gran mayoría de aficionados le identificaría de inmediato como un Honda CR-V tras un primer vistazo al frontal e, incluso, visto lateralmente. Con respecto a la parte trasera continúa la disposición elevada y vertical de las ópticas, que ahora se extienden horizontalmente por el portón y en vista lateral recuerdan a un boomerang.

2019 Honda CR-V Hybrid

Disponible con tracción delantera e integral

Por dimensiones exteriores, mide 4,60 m de longitud, puede competir con modelos compactos del segmento C como puede ser el Mazda CX-5. La mejora en  las aptitudes camperas viene de la mano de una mayor altura libre al suelo (20,1 cm) y de una mejor respuesta del sistema de tracción integral.

Porque el nuevo híbrido Honda CR-V 2.0 i-MMD, además de estar disponible con tracción delantera (4x2), también se ofrece con tracción integral (4x4). Dicho sistema es de tipo tracción total a tiempo parcial, es decir, en condiciones normales de adherencia el movimiento corre a cargo del eje delantero.

Un embrague multidisco accionado mediante una electrobomba hidráulica se encarga de transferir para al eje posterior, hasta un 60% si fuese necesario.

Al acceder al interior puede comprobarse de forma inmediata lo que ha elevado el listón en términos de aprovechamiento del espacio, calidad y refinamiento. El habitáculo es el referente de su categoría en lo que concierne a amplitud.

Los ocupantes de las plazas traseras disfrutan de mucho espacio para las piernas, siendo tan importante como el propio espacio el acceso, y a este respecto este Honda no tiene competencia. Al abrir casi 90º, las puertas traseras facilitan enormemente tanto la entrada como la salida a los ocupantes de las plazas posteriores, además de ayudar a la hora de, por ejemplo, montar una sillita para niños.

Con respecto al maletero firma un volumen de 497 l, mientras el piso se puede colocar a dos altura con la finalidad de configurar  una superficie de carga plana para transportar objetos voluminosos. Paralelamente, un portón eléctrico con sistema de apertura manos libres simplifica las operaciones de carga y descarga. Por añadidura es posible programar su altura o grado de apertura para evitar que golpee contra techos bajos. 

2019 Honda CR-V Hybrid

Nuevos equipamientos

La gama híbrida Honda CR-V contempla cuatro niveles de equipamiento: Comfort, Elegance, Lifestyle y Executive, que pueden combinarse con tracción delantera o integral para dar como resultado un total de 6 versiones. Los niveles intermedios, Elegance y Lifestyle, están disponibles tanto con tracción 4x2 como con 4x4.

Por el contrario, el de acceso (Comfort), solo se ofrece con tracción delantera, de la misma manera que el acabado superior (Executive) únicamente se vende con tracción integral. La horquilla de precios oscila entre 33.050 euros (4x2 Comfort) y 45.700 euros (4x4 Executive).

Equipamientos que antes no estaban disponibles pasan a formar parte de la dotación de serie o de manera opcional, además de ofrecerse de serie en todas las versiones  el interesante paquete de ayudas a la conducción Honda Sensing, que utiliza una combinación de información del radar y de la cámara frontal para asistir al conductor.

Este paquete incluye: sistema de prevención y mitigación de impactos, control de crucero adaptativo inteligente, avisador de cambio involuntario de carril, sistema de ayuda de permanencia en la carretera, sistema de mantenimiento de carril, sistema de reconocimiento de señales de tráfico  y limitador de velocidad inteligente.

Dentro de los nuevos equipamientos cabe destacar los faros full led, el sistema de proyección de datos y en referencia a la instrumentación apuntar la nueva pantalla táctil central de 7 pulgadas del sistema multimedia.

2019 Honda CR-V Hybrid

El nivel Comfort, de acceso, ya brinda una completa dotación de serie que contempla, entre otros elementos, faros de led, llantas de 18 pulgadas, sistema de modos de conducción o luces de carretera automáticas.

En el siguiente escalón se sitúa el Elegance, que añade: cámara de visión trasera, sensores de parking, pantalla multimedia de 7 pulgadas con navegador, climatizador bizona, retrovisores con plegado eléctrico, etc.

Componentes como la tapicería de piel, el parabrisas térmico, los cristales oscurecidos o el aviso de tráfico posterior cruzado forman parte del acabado Lifestyle. Una generosa dotación que completa el nivel superior (Executive) con la inclusión de elementos como, el techo solar panorámico y practicable, el portón trasero con apertura automática, el sistema de proyección de datos en una lámina de plástico Head Up Display o los asientos calefactados.

El cuadro de instrumentos, en su parte central, acoge otra pantalla de 7 pulgadas flanqueada por dos relojes convencionales.

La zona superior de dicha pantalla facilita la información principal, como la velocidad o el régimen de giro del motor, mientras su parte inferior es configurable en función de lo que el conductor desee visualizar, datos del ordenador de viaje (consumo, autonomía, etc.), del navegador, de la emisora de radio seleccionada, etc. Asimismo recoge información referente al funcionamiento del sistema híbrido.

Para seleccionar la información que se deseé  visualizar se utilizan unos botones situados en el radio izquierdo del volante.

2019 Honda CR-V Hybrid

Sofisticado sistema híbrido i-MMD

El sistema híbrido del Honda CR-V está compuesto por un motor de gasolina de 2 litros de cilindrada (145 CV), un motor eléctrico de 184 CV, un generador, una unidad de control, una batería de iones de litio y una transmisión fija (no hay caja de cambios).

La potencia total del conjunto asciende a 184 CV, siendo posible acelerar de 0 a 100 km/h en 8,8 s (con tracción 4x2) y en 9,2 s (con tracción 4x4), mientras la velocidad máxima se cifra en 180 km/h.

El apartado de los consumos sale especialmente beneficiado, sobre todo en ciudad. Las versiones 4x2 tienen un consumo urbano de 5 l/100 km y un consumo medio de 5,3 l/100 km, cifras igualmente contenidas en las variantes 4x4, que firman 5,1 l/100 km en ciudad y 5,5 l/100 km de consumo medio.

La revolucionaria tecnología i-MMD, exclusiva e Honda, recibe este nombre porque cambia de forma inteligente y automática entre tres modos de propulsión para proporcionar la máxima eficiencia posible en la conducción.

Estos modos son: EV Drive, en el que la batería de iones de litio alimenta el motor de propulsión eléctrica directamente; Hybrid Drive, en el que el motor de gasolina suministra energía al generador eléctrico, que transmite a su vez energía a las ruedas a través del motor de propulsión eléctrico; y Engine Drive, donde el motor de combustión proporciona la transmisión directamente a las ruedas a través de un mecanismo de bloqueo del embrague.

2019 Honda CR-V Hybrid

En modo de propulsión eléctrica (EV) el coche se mueve 100% con energía eléctrica que proviene de las baterías, de forma silenciosa. Esto ocurre cuando se acelera desde cero o se circula a baja velocidad.

Este modo ofrece al CR-V una autonomía de conducción sin emisiones de alrededor de 2 km, dependiendo de las condiciones de la conducción y de la carga de la batería.

En el modo de conducción híbrida el motor de gasolina y el motor eléctrico trabajan a la par, por ejemplo, al acelerar. El motor de combustión, a través de un generador, proporciona energía al motor eléctrico y es éste el que propulsa al coche. En la propulsión por motor de combustión es el motor de gasolina de 2.0 litros el que mueve el coche.

Es la configuración más eficiente para la circulación a una alta velocidad sostenida en vías rápidas  y se puede completar solicitando un empuje de potencia del motor de propulsión eléctrica para aumentar el par del motor  bajo determinadas condiciones de conducción. Este modo también genera energía que se acumula en la batería.

En la mayoría de situaciones de conducción en entornos urbanos, el CR-V Híbrido cambiará automáticamente y de forma silenciosa entre el modo Hybrid Drive y el modo EV Drive para conseguir una eficiencia óptima. En el modo de propulsión híbrida, la energía sobrante del motor de combustión se puede emplear también para recargar la batería mediante el generador.

El sistema i-MMD es muy práctico, ya que genera su propia electricidad, por lo que nunca se tendrá que enchufar el CR-V Híbrido. Se autorrecarga mediante transferencia directa de la energía del motor de gasolina y aprovechando la energía cinética del frenado. El sistema i-MMD propulsa el vehículo con energía eléctrica la mayor parte del tiempo.

2019 Honda CR-V Hybrid

Controles del sistema híbrido

Los controles del selector de conducción del nuevo Honda CR-V Híbrido se encuentran en la consola central, con un diseño que emplea un selector de transmisión compacto similar a un pulsador, en lugar de la palanca convencional.

Para seleccionar las funciones de conducción, aparcamiento y punto muerto solo hay que pulsar un botón, mientras que la función de marcha atrás requiere tirar del pulsador.

El modo Sport, que puede activarse a través del selector de conducción, permite una mayor respuesta del acelerador en el sistema híbrido.

Si la batería cuenta con un nivel de carga suficiente, también se puede seleccionar el modo completamente eléctrico EV con tan solo pulsar un botón, según las condiciones de conducción y la carga de la batería.

2019 Honda CR-V Hybrid

Al circular en entornos urbanos, el CR-V Hybrid cambiará automáticamente entre el modo Hybrid Drive y el EV Drive para conseguir una óptima eficiencia, siendo el modo Engine Drive la configuración más eficiente para conducir a altas velocidades en vías rápidas.

El software de control del sistema híbrido i-MMD decide en todo momento, sin necesidad de que el conductor intervenga, cuándo cambiar entre los distintos modos con el fin de optimizar la eficiencia. Aunque no existe caja de cambios, el volante sí lleva unas levas, aunque para otro cometido, modular la frenada regenerativa.

Es una forma de desaceleración dosificando, mediante cuatro niveles, la frenada regenerativa. Mientras con la leva derecha se disminuye el frenado para que el coche frene de manera más suave, con la izquierda se aumenta, es decir, se frena el vehículo con mayor intensidad. Este uso de las levas sigue una lógica paralela a la establecida si se utilizaran para subir o bajar de marcha.

2019 Honda CR-V Hybrid

 

Para los que apoyan el periodismo de exclusivas

Confidencial Digital publica noticias exclusivas, que solamente se leen en estas páginas. Y ha creado una comunidad de amigos, Somos ECD, a quienes además se ofrece otras informaciones más, para que sean lectores mejor informados aún, junto con varios servicios y ventajas. Súmate a este proyecto periodístico incorporándote a Somos ECD.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?