Kia.
photo_camera Kia.

Motor

Kia Sportage. Fusión de tecnología y diseño

Hecho a la medida del usuario europeo

El nuevo Kia Sportage, la quinta generación del modelo, ya está a la venta desde 23.500 euros. La gama acoge un surtido tipo de propulsores: gasolina, diésel, híbrido, híbrido enchufable e hibridación ligera, con potencias entre 115 CV y 265 CV. Hecho a la medida del usuario europeo, inaugura una nueva corriente de diseño para la marca.

Kia creció en España un 20% en 2021, con 54.954 unidades vendidas y una cuota de mercado del 6,7%. Unos datos tremendamente positivos en un contexto complicado a los que se suma ser la marca más vendida en el canal particulares (10%). Aunque el actual escenario no sea el más propicio para hablar de crecimientos, Kia vuelve a sacar pecho. Sus expectativas para 2022 pasan por matricular 60.000 coches manteniendo el primer puesto en el canal de particulares, que al fin y al cabo es el canal más rentable.

Precisamente para logar estos ambiciosos resultados hace falta producto, y precisamente esto es lo que no le falta al fabricante coreano. A las últimas novedades lanzadas recientemente se une ahora el nuevo Kia Sportage, la quinta generación de un exitoso vehículo que lleva 29 años en el mercado desde que debutara en 1993. El nuevo Sportage resulta un modelo crucial para Kia no solo por su condición de todocamino, sino también porque el segmento en el que se inscribe, el C-SUV o de los todocamino compactos, es el de mayor volumen dentro del mercado de los SUV al acaparar una cuota del 28%. Además marca importantes hitos dentro de la dilatada historia del modelo. Se fabrica en Europa (versión específica) para satisfacer las necesidades del usuario europeo, mientras por primera vez incluye en su oferta versiones electrificadas. Estas sólidas premisas junto a las cualidades que atesora auguran un futuro sumamente prometedor al nuevo Kia Sportage, que ha de jugar un importante papel en la estrategia de electrificación de la marca. Pero un futuro que asimismo se sustenta en la impecable hoja de servicios de generaciones anteriores, pues durante los últimos 10 años ha liderado las ventas de Kia.

Vanguardista diseño

Con una longitud de 4,51 m, el Kia Sportage se sitúa en el segmento de los todocamino compactos (C-SUV). Un segmento en el que tendrá que verse la cara con rivales como, el Hyundai Tucson, el Seat Ateca, el Citroën C5 Aircross, el Peugeot 3008, el Ford Kuga o el Nissan Qashqai, por poner unos significativos ejemplos. Una nutrida paleta de competidores a los que responderá en todos los frentes, estilístico, tecnológico, dinámica de conducción, propulsores, etc. Lo que a buen seguro cautivará de primeras al potencial comprador del Kia Sportage es su rompedor y vanguardista diseño que inaugura una nueva filosofía estilística. Destaca especialmente el impactante frontal con la parrilla en negro que abarca todo el ancho. Esta parrilla combina la característica “nariz de tigre” de Kia con las luces diurnas de led en forma de boomerang. Además de su original formato estas  luces diurnas crean un marco o contorno para los asimismo originales faros de led, camuflados en los extremos del frontal. Todo un ejercicio de diseño.

En el lateral se encarga de resaltar la línea de cintura una tira cromada que se prolonga hasta la parte trasera de la carrocería, y que continua por el montante C siguiendo el contorno del alerón trasero, mientras la parte trasera, que  luce un musculoso a la par que deportivo aspecto, incluye unas esbeltas ópticas unidas por una tira horizontal que transmiten al conjunto sensación de anchura. Sin lugar a dudas uno de los mayores rivales del Kia Sportage será su primo, el Hyundai Tucson, con un diseño igual de impactante. La elección entre uno u otro irá en función de los gustos personales, ahora bien, el Sportage, dentro del vanguardismo del que presumen ambos modelos, tiene unas líneas menos barrocas, menos rebuscadas que el Tucson capaces quizá de atraer a un cliente más conservador.

Siguiendo la tónica del diseño exterior, el interior del Kia Sportage tampoco deja indiferente a nadie. Presidiendo el salpicadero llama poderosamente la atención una gran pantalla panorámica curvada que en realidad agrupa dos pantallas de 12,3 pulgadas, una a continuación de la otra. La posicionada frente al conductor oficia de cuadro de instrumentos, mientras a su derecha va la del sistema multimedia, que es táctil.

Debajo se ubica una pantalla  alargada que sirve para operar a discreción del conductor el climatizador o algunas funciones del sistema multimedia. El conjunto transmite una gran sensación de sofisticación que se funde con la sensación de calidad general que irradia el habitáculo. Un habitáculo muy espacioso que además cuenta con uno de los maleros más capaces de su categoría, con un volumen comprendido entre 526 l y 591 l (en función de la versión) que puede estirarse hasta los 1.780 l al abatir el asiento trasero.

Una gama muy electrificada

Como uno de los bastiones en el proceso de electrificación de Kia, el Sportage ofrece al usuario una amplia gama de motorizaciones que contemplan todo tipo de propulsión a excepción de la cien por cien eléctrica. A este respecto oferta modelos de gasolina, diésel, híbrido, híbrido enchufable e hibridación ligera, que pueden combinarse con dos cajas de cambio manuales de 6 velocidades, una de ellas de tipo inteligente (iMT), o bien dos cajas automáticas: de convertidor de par con 6 velocidades o de doble embrague con 7 relaciones. Como buen SUV y en línea con esta variada oferta mecánica no podían faltar en su hoja de ruta la posibilidad de escoger entre tracción delantera (4x2) o tracción integral (4x4). Para los entusiastas de las motorizaciones térmicas convencionales ofrece dos versiones, la 1.6 T-GDI (150 CV) con motor de gasolina de cuatro cilindros en línea y 1,6 litros de cilindrada dotada con inyección directa y turbocompresor y la 1.6 CRDi diésel (115 CV). Ambas cuentan con tracción delantera y cambio manual de 6 velocidades.

El siguiente paso lo constituye la llamada hibridación ligera o suave (MHEV) cuyo motor eléctrico no puede mover el vehículo, sirviendo únicamente de apoyo al  térmico. Hay tres variantes MHEV, dos de gasolina y una diésel. En gasolina se ofrece la 1.6 T-GDI MHEV con dos escalones de potencia, 150 CV y 180 CV, mientras en diésel está disponible la 1.6 CRDi MHEV (136 CV). La versión de gasolina de 150 CV solo se vende con tracción delantera (4x2), sin embargo puede pedirse con el cambio manual inteligente de 6 marchas (iMT) o con el cambio automático de doble embrague (DCT) de 7 relaciones. Por lo que respecta a la versión de gasolina más potente, la de 180 CV, va ligada exclusivamente a la tracción integral (4x4) y al cambio automático DCT. En cuanto al diésel la flexibilidad es total, puesto que se ofrece tanto con tracción delantera (4x2) como integral (4x4) así como con cambio manual iMT o automático DCT. Pero quizá las estrellas de la gama Kia Sportage sean los modelos híbridos, también los más potentes. El híbrido 1.6 HEV combina el motor de gasolina 1.6 T-GDI de 180 CV con un electromotor de 60 CV para proporcionar una potencia conjunta de 230 CV. Su batería tiene una capacidad de 1,49 kWh.

 

 

Próximamente cerrará la oferta el Kia Sportage híbrido enchufable 1.6 PHEV (265 CV) cuyo sistema de propulsión incluye el motor de gasolina 1.6 T-GDI (180 CV) y un motor eléctrico de 91 CV. Monta una batería de 13,8 kWh. Estos dos modelos híbridos equipan en exclusiva el cambio automático de convertidor de par de 6 marchas.

Abundante dotación tecnológica

A la variedad de propulsores se unen cuatro niveles de acabado: Concept, Drive, Tech y GT-line. Destaca el GT-line por su frontal específico, el cubre cárter, la carrocería bicolor con el techo en negro, el paragolpes específico en el color de la carrocería, la protección trasera en plata, etc.; mientras en el interior cabe apuntar, el diseño GT-line del volante, el logo GT-line en la tapicería de cuero, los pedales deportivos o el revestimiento del techo en negro. En el apartado del equipamiento no se ha escatimado, y como muestra señalar que el nivel de acabado de acceso (Concept) incluye de serie: freno de estacionamiento eléctrico, airbag central delantero, sistema de mantenimiento de carril, sistema de reconocimiento de señales de tráfico, sistema de detección de fatiga del conductor, retrovisores calefactados y plegables, faros y luces diurnas de led, pantalla multimedia de 8 pulgadas, climatizador bizona, cámara trasera, etc. Los precios con todos los descuentos incluidos abarcan una horquilla que parte de 23.500 euros hasta 44.307 euros.

Hablando de tecnología, el Kia Sportage va muy bien servido. Los sistemas ADAS de ayuda a la conducción introducen interesantes novedades. Cabe señalar el sistema para evitar colisiones, incluso en cruces, el sistema de asistencia a la conducción en autopista, el control de crucero inteligente basado en la navegación con control de las curvas, el asistente de aparcamiento remoto que permite aparcar desde el exterior del vehículo o el nuevo sistema para evitar colisiones en ángulo muerto. Este dispositivo se complementa con el monitor de ángulo muerto que muestra en la instrumentación una imagen de la parte trasera y lateral del vehículo al accionar el intermitente.

Dinámicamente el Kia Sportage es un coche muy cómodo, con un rodar suave y aplomado que también digiere muy bien los tramos con abundantes curvas. Un dinamismo que sube puntos con la suspensión controlada electrónicamente (ECS) al añadir un plus de confort y seguridad. Esta suspensión controla continuamente la amortiguación, reaccionando rápidamente a los movimientos de la carrocería y de la dirección con el objeto de contrarrestar en las curvas tanto el cabeceo como el balanceo de la carrocería. Asimismo adapta el tarado de los amortiguadores para salvar suavemente los obstáculos, reduciendo los rebotes.

Feijóo acusa al PSOE de "montar un follón" con el impuesto de Patrimonio

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable