Mercedes-Benz EQA
photo_camera Mercedes-Benz EQA

Motor

Está disponible por 49.900 euros e incluye un abundante equipamiento de serie

Mercedes-Benz EQA. Nueva estrella eléctrica

El nuevo Mercedes-Benz EQA es un vehículo eléctrico que se inscribe en la categoría de los compactos

La versión EQA 250 monta  un motor eléctrico que desarrolla 190 CV, con tracción delantera, y tiene una autonomía de 426 km.

Mercedes-Benz avanza con paso firme en esa guerra frente a la descarbonización, pretendiendo que más del 50 por ciento de su gama sea libre de emisiones en 2030. Para ello sigue una estrategia muy definida, siendo unos de sus principales puntales el lanzamiento de más vehículos eléctricos.

Hay que retroceder hasta 2016, año en que nace Mercedes-Benz EQ para el desarrollo tanto de híbridos enchufables como de vehículos eléctricos.

Las electrizantes siglas EQ (movilidad eléctrica inteligente) ya cuentan con cinco años de vida, a lo largo de los cuales se han lanzado los llamados modelos EQ Power dotados con tecnología híbrida enchufable. Paralelamente, las siglas EQ también constituyen el núcleo para denominar  a los automóviles cien por cien eléctricos de la marca de la estrella, una familia cuyo primer miembro, el Mercedes-Benz EQC, debutó en 2019. A continuación, en 2020, llegó el turno para el segundo coche eléctrico, el Mercedes-Benz EQV.

En esta carrera por conquistar los voltios, Mercedes ha empezado muy fuerte, pero quiere aplicar a la electrificación planteamientos similares a los de su gama térmica, y ello necesariamente pasa por la diversificación. Buena prueba de ello la constituye el nuevo Mercedes-Benz EQA, de momento el último miembro en incorporarse a la ya prolífica familia eléctrica de Mercedes.

En el EQA a la diversificación asimismo se une otra no menos importante premisa: equivalente. Porque al potencial cliente de un eléctrico le resultará muy interesante que se establezcan similitudes o equivalencias con un modelo de combustión que ya está en catálogo, una fórmula que sin lugar a dudas le facilita la elección a la hora de decantarse por un determinado modelo.

En el caso del Mercedes-Benz EQA, con una longitud de 4,46 m, se inscribe en el segmento de los compactos (segmento C); está construido sobre la plataforma del GLA o, dicho de otra forma, es la variante eléctrica del GLA. Así pues, un cliente que quiera un Mercedes eléctrico dentro de la categoría de los compactos ya sabe hacia dónde dirigir la mirada.

Una estética diferenciadora

A nivel de diseño exterior, el nuevo Mercedes-Benz EQA sigue las pautas que marcó en su día su hermano mayor, el EQC. Con respecto al GLA tiene un frontal específico con una parrilla carenada que acoge la estrella de tres puntas de la marca.

Esta calandra junto con los faros constituye una especie de peculiar máscara, que inauguró el EQC, y  que caracteriza a los eléctricos de Mercedes.

Por cierto, no hay que ser muy observador para ver que este conjunto a inspirado a modelos de otros fabricantes generalistas, de la misma forma que la parrilla hexagonal de Audi también la han tomado prestada algunas marcas generalistas.

Siguiendo con el frontal del EQA, junto a la característica calandra Black Panel también cabe destacar la banda luminosa horizontal formada por un cable de fibra óptica que une las luces diurnas. Una tónica que siguen las ópticas traseras, asimismo unidas por una banda luminosa.

Los más observadores percibirán que la matrícula se ubica ahora en el paragolpes, en el GLA va colocada sobre el portón. La aerodinámica ha sido un área muy trabajada para conseguir disminuir la resistencia aerodinámica, cuyo Cx es de 0,28.  A este respecto la carrocería la carrocería presenta los  bajos carenados, junto a la anteriormente comentada parrilla tapada.

En el interior se repite la jugada. El salpicadero les resultará totalmente familiar a quienes hayan conducido un GLA.

Presidiendo el salpicadero se encuentran dos pantallas que van juntas, una  a continuación de la otra, la primera oficia de cuadro de instrumentos configurable mientras la segunda (táctil) corresponde al sistema multimedia. Estas pantallas están disponibles en dos tamaños, de serie son de 7,25 pulgadas, en tanto las opcionales son de 10,25 pulgadas.

Presentan muy buena resolución e, incluso, en los días más soleados las distintas informaciones se muestran sin ningún problema de visualización. El sistema multimedia MBUX forma parte del equipamiento de serie, así como el equipo de navegación Electric Intelligence.

La navegación Electric Intelligence calcula la ruta más rápida  en cada momento, teniendo en cuenta numerosos factores como, las paradas necesarias para recargar la batería, el consumo eléctrico en cada momento, la orografía de la ruta prevista, las condiciones meteorológicas o la situación del tráfico.

Las cotas de habitabilidad son similares a las de su hermano, el GLA, teniendo en cuenta que en el EQA la banqueta del asiento trasero queda un poco más cerca del suelo, lo que condiciona un poco la posición de las piernas en los pasajeros de las plazas posteriores.

No obstante acogen con un alto grado de comodidad a sus ocupantes. Entre los rasgos distintivos cabe apuntar que en el EQA las molduras decorativas van en azul o en dorado. Una característica común a la inmensa mayoría de  los vehículos eléctricos es que sus maleteros siempre pierden algo de capacidad comparados con sus homólogos de combustión. 

En el caso del EQA, el volumen de su maletero es de 340 l, comparado con el del GLA (435 l) se pierden 95 l. Por cierto, el portón cuenta con un sistema de apertura manos libres.

Tracción delantera e integral

Uno de los grandes aciertos del Mercedes-Benz EQA consiste en que es algo más que un nuevo modelo eléctrico. Una de sus grandes bazas comerciales es que conforma una amplia gama compuesta por varias versiones.

La versión Mercedes-Benz EQA 250 es la de acceso a la gama y, de momento, la única disponible por un precio de 49.900 euros. Monta un motor eléctrico de 190 CV bajo el capó delantero, por lo que la tracción es a las ruedas delanteras. Permite una autonomía de 426 km con un consumo en ciclo mixto de 17,9 kWh/100 km, mientras la velocidad máxima es de 160 km/h e invierte 8,9 s en pasar de 0 a 100 km/h.

Aunque empiezan a fabricarse en junio ya se admiten pedidos y tienen precio las siguientes versiones que componen la gama EQA. Se trata de los EQA 300 4Matic (228 CV) y EQA 350 4Matic (292 CV), con precios respectivos de 54.500 y 56.675 euros.

En estos precios no está incluido el plan MOVES, apuntando que pueden acogerse al mismo los automóviles eléctricos cuyo precio franco fábrica esté por debajo de 45.000 euros. De esta forma pueden acogerse al MOVES las variantes EQA 250 y EQA 300 4Matic.

A diferencia de la versión de acceso, que cuenta exclusivamente con tracción delantera, tanto el EQA 300 4Matic como el EQA 350 4Matic montan tracción integral 4Matic gracias a la incorporación de un segundo motor eléctrico en el eje posterior.

Este motor es el que prioritariamente mueve el vehículo, entrando en acción el electromotor delantero en caso de pérdidas de adherencia o cuando las condiciones dinámicas así lo exijan.

En toda la gama la batería tiene una capacidad de 66,5 kWh, va colocada bajo el piso y refrigerada por líquido. Llegado el momento de la carga, en una toma de corriente continua (DC) a 100kW se puede recargar hasta el 80 por ciento en tan solo 30 minutos.

Con el cable de serie que incorpora el coche para efectuar una recarga total con corriente alterna (AC) a 11 kW se invierten 5 horas y 45 minutos. Muy interesante a efectos de cargar la batería resulta el regalo que ofrece Mercedes a los compradores del EQA, pero solo hasta el 31 de julio.

La marca corre con los gastos de un cargador de 22 kW más su instalación.

Abundante equipamiento de serie

Al volante del Mercedes-Benz EQA 250 la sensación es la de viajar en un coche muy cómodo en una atmósfera de silencio. La suspensión, sin resultar excesivamente blanda, filtra muy bien las irregularidades del asfalto. De serie se ofrecen amortiguadores convencionales, estando disponibles como opción unos amortiguadores regulables con control electrónico.

El conductor dispone de 4 modos de conducción: Eco, Comfort, Sport e Individual. Estos modos influyen en la respuesta del motor al acelerar y en los ajustes de la amortiguación en caso de contar con amortiguadores regulables.

Mediante las levas del volante se puede variar la intensidad de la frenada regenerativa, que incluye 4 niveles más uno automático. Con la leva izquierda se aumenta la potencia de recuperación (el equivalente a bajar de marcha) mientras con la derecha se disminuye.

El conductor puede consultar en el cuadro de instrumentos el ajuste elegido en cada momento. El modo de recuperación DAuto es el automático, que optimiza la recuperación en función de la situación. Los niveles de recuperación son los siguientes: D+ (planeo), D (recuperación poco intensa), D- (recuperación de mediana intensidad) y D-- (recuperación intensa).

Uno de los puntos fuertes del Mercedes-Benz EQA es su abundante equipamiento de serie. Mercedes no se caracteriza precisamente por ser generosa en este apartado,  en tanto  brinda a los clientes una lista casi interminable de opcionales.

Pero en el caso del EQA  la marca ha hecho un importante esfuerzo por romper esta tendencia. Se ofrecen 3 niveles de equipamiento: De serie, Electric Art y AMG Line, a los que se suma el acabado Edition 1. Este último estará disponible durante un año e incluye de serie elementos que son opcionales en el Electric Art o en el AMG Line, como por ejemplo, los asientos de piel, las llantas de aleación de 20 pulgadas o las pantallas de 10,25 pulgadas.

Toda la gama EQA, desde el nivel de equipamiento de acceso (De serie),  incluye los siguientes elementos de serie: llantas de aleación de 18 pulgadas, cámara trasera, asistente mantenimiento de carril, portón trasero manos libres, asistente cambio de carril, asistente de frenado activo con reconocimiento de peatones, luces de carretera automáticas, sistema multimedia MBUX con dos pantallas de 7,25 pulgadas, calefacción en asientos delanteros, etc.

El nivel Electric Art añade, entre otros, el tapizado en símil de cuero Artico/tela, mientras el AMG Line incluye: Kit estético AMG, cristales tintados, tapizado en símil de cuero Artico /microfibra y llantas de aleación AMG de 18 pulgadas. En definitiva, un coche eléctrico con un equipamiento “electrizante”.

El vídeo del día

Reabre el ocio nocturno en Madrid hasta las 3 horas
Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?