photo_camera Nissan Qashqai 1.3 DIG-T MHEV 158 CV 4x2 Tekna+

Motor

Cuesta 34.925 euros

Nissan Qashqai 1.3 DIG-T MHEV 158 CV 4x2 Tekna+. Por la senda del éxito

El nuevo Nissan Qashqai, la tercera generación del modelo,  llega cargado de argumentos para continuar la carrera de éxitos de sus antecesores

La versión Qashqai 1.3 DIG-T MHEV 158 CV 4x2 Tekna+ monta un motor de gasolina de 1,3 litros (158 CV) dotado con hibridación ligera. Cuenta con tracción delantera, cambio manual de 6 velocidades y un abundante equipamiento (Tekna+).

El Nissan Qashqai ha sido un gran impulsor del segmento de los todocamino o SUV. Su llegada al mercado en 2007 y el éxito que de inmediato cosechó animó a otros constructores a entrar en esta categoría de vehículos, constituyendo una especie de revulsivo que sentó las bases de la actual querencia por los SUV. Sobre el porqué de su éxito habría que escribir todo un tratado de mercadotecnia, porque ha sido de tal calado que a buen seguro el primer sorprendido siga siendo el propio fabricante. Desde que en 2007 debutara comercialmente el Nissan Qashqai se han vendido más de 3 millones de unidades en Europa, de las que más de 325.000 corresponden al mercado español, un mercado en el que ha sido líder de los SUV durante 14 años de manera consecutiva. Una carrera de éxitos fraguada a lo largo de dos generaciones, la segunda debutó en 2014 y se actualizó en 2017. Ahora la tercera generación del modelo, el nuevo Nissan Qashqai, toma el relevo con la intención de seguir liderando el mercado de los SUV.

Sobre el incuestionable liderazgo ejercido por el Nissan Qashqai cabe preguntarse sobre cuáles son sus virtudes, las características o los atributos que le catapultaron a lo más alto, puesto que como SUV compacto (segmento C-SUV) tiene una legión de rivales en todas las marcas generalistas. Entre esta competencia cabe destacar a modelos como, el Seat Ateca, Peugeot 3008, Skoda Karoq, Kia Sportage, Renault Kadjar, Hyundai Tucson o Ford Kuga. Frente a ellos, quizá lo que haya jugado magistralmente sea esa baza de equilibrio en todos y cada uno de los puntos que suele evaluar el potencial comprador, además de ofrecer una gama muy bien estructurada que da cobijo a numerosos acabados y equipamientos, a eficientes propulsores, a distintos sistemas de tracción (delantera e integral) y que contempla cajas de cambio manuales y automáticas. Todo ello sin dejar en el tintero esa buena dosis de tecnologías punteras que incorpora, así como de ayudas a la conducción.

Nueva plataforma

Todo este legado es el que recoge el nuevo Nissan Qashqai, potenciado con  un atractivo diseño. Es el primer vehículo que se construye sobre la plataforma modular CMF-C de la alianza Nissan-Renault-Mitsubishi, lo que propicia que la carrocería sea un 41% más rígida  en comparación con el modelo anterior a la vez que también es más ligera, pesa 60 kg menos. Esta cura de adelgazamiento se debe en parte al empleo de aluminio en algunos componentes como, puertas, capó y guardabarros delanteros, así como a un portón trasero confeccionado en material compuesto. Mecánicamente, a nivel de suspensión, utiliza un sistema McPherson en el eje delantero en tanto para el eje trasero hay dos opciones. Por un lado un eje torsional para aquellas versiones con tracción delantera (4x2) y llantas de hasta 19 pulgadas, puesto que las que equipan llantas de 20 pulgadas y tracción total (4x4) utilizan un sistema multibrazo.

En lo que concierne a los propulsores, lo más llamativo es que desaparece de la escena el diésel. De momento la oferta gira en torno a dos motores de gasolina, ambos de 4 cilindros en línea con 1,3 litros de cilindrada, que da lugar a dos variantes, la primera desarrolla 140 CV y la más potente 158 CV. Asimismo ambos propulsores llevan asociado un sistema de hibridación ligera de 12 V (MHEV) que mejora consumos, emisiones a la vez que favorece las prestaciones. Dicho sistema consta de un motor eléctrico acoplado al de gasolina que oficia de motor de arranque, ayuda en aceleraciones al propulsor térmico y al dejar de acelerar recupera energía mediante la regeneración que almacena en una batería de iones de litio. Al usar el freno motor a velocidades por debajo de 18 km/h y con el freno activado el motor se apaga. Esto permite prolongar la parada del motor, reduciendo el consumo de combustible. Por otro lado, al acelerar entre 20 y 110 km/h, el sistema MHEV utiliza la energía eléctrica almacenada en la batería de iones de litio,  permitiendo al motor eléctrico aportar un par extra de 6 Nm durante un tiempo de hasta 20 s.

Una oferta muy variada

Con una longitud de 4,42 m esta tercera generación del Nissan Qashqai sigue  ofreciendo tanto variantes de tracción delantera (4x2) como de tracción total (4x4), al igual que contempla dos tipos de caja de cambio: manual de 6 velocidades y automática XTronic de tipo variador continuo. Pero uno de los puntos fuertes del nuevo Nissan Qashqai es su diseño, que presenta una innegable carga de atractivo. El frontal destaca por su limpieza formal, además de lucir una gran dosis de originalidad. Preside dicho frontal la típica parrilla en V, característica de la marca, haciendo una especie de juego geométrico con la entrada inferior de aire con forma de trapecio, que acoge en sus extremos los antiniebla.  Resulta inédito el recurso estilístico empleado en el conjunto de las ópticas delanteras, pues dotan al vehículo de una fuerte personalidad. Las luces diurnas de led forman un boomerang que empalma con los faros de led, compuestos por una alargada franja,  y entre ambos elementos luminosos queda un hueco rellenado por una superficie pintada en el color de la carrocería que conecta con las aletas delanteras. En el lateral destaca la línea que recorre toda la carrocería, mientras las ópticas desbordan por los flancos.

La gama está compuesta por un total de 15 versiones como resultado de combinar los dos propulsores de 140 CV y 158 CV, los dos tipos de tracción, delantera (4x2) y total (4x4), la caja de cambio manual de 6 velocidades o la automática XTronic de variador continuo con nada menos que cinco niveles de equipamiento: Acenta, N-GO, N-Connecta, Tekna y Tekna+. Todos los acabados se combinan con los dos motores, salvo el Tekna+ que únicamente va ligado a la motorización más potente (158 CV). Cabe señalar que la tracción 4x2 está disponible para los dos propulsores, ahora bien si se quiere escoger la motorización de 158 CV con cambio manual de 6 velocidades solo se ofrece con los acabado Tekna y Tekna+, con el resto de acabados implica equipar el cambio automático XTronic. Por último, la tracción 4x4 siempre va asociada al cambio XTronic y al motor de 158 CV, estando disponible con todos los niveles de equipamiento menos en el Acenta.

Motor de gasolina con hibridación ligera

Nuestra unidad de pruebas, un Nissan Qashqai 1.3 DIG-T MHEV 158 CV 4x2 Tekna+ incluía un generoso equipamiento de serie, propio del acabado superior (Tekna+). Tiene un precio de 34.925 euros. Su motor de gasolina de 4 cilindros en línea con 1,3 litros de cilindrada y 158 CV de potencia lleva un sistema de hibridación ligera (MHEV), en tanto el cambio es manual de 6 relaciones y la tracción delantera (4x2). Al contar con llantas de 20 pulgadas la suspensión trasera es de tipo multibrazo, más elaborada que la de eje torsional. Está muy bien calibrada y absorbe muy bien las irregularidades del asfalto, proporcionando un notable confort de marcha. El motor de 158 CV tiene una respuesta muy convincente, respaldado por la ayuda extra que proporciona el motor eléctrico a la hora de acelerar con contundencia. Alcanza los 206 km/h y la aceleración de 0 a 100 km/h se cifra en 9,5 s. En el apartado de los consumos sorprende por su parquedad. En autovía a velocidades legales y en función de la orografía del terreno se mueve entre 6 y 6,8 l/100 km, mientras el consumo combinado en ciclo WLTP es de 6,5 l/100 km. Se trata de unos valores bastante ajustados.

Una vez se accede al interior del habitáculo se percibe que la calidad ha subido varios enteros, todo ajusta muy bien. En términos generales el amplio habitáculo está perfectamente rematado,  mejorando aún más su aspecto el abundante equipamiento de serie que contempla el acabado Tekna+, especialmente dirigido a aquellos clientes que lo quieren todo. El salpicadero no destaca por un diseño cargado de originalidad, pero muestra el atractivo de lo práctico. El cuadro de instrumentos convencional cede su puesto a una pantalla configurable de 12,3 pulgadas que ofrece muy buena resolución y unos gráficos de fácil lectura, además de proporcionar mucha información. También es nueva la pantalla del sistema multimedia, de 9 pulgadas.

Un equipamiento de alto nivel

De las plazas traseras cabe reseñar no solo la espaciosidad, sino también lo cómodo que resulta el acceso al abrir las puertas en un ángulo muy amplio, casi 90 grados. Este detalle además de facilitar el acceso  propiamente dicho a los pasajeros de los asientos traseros, asimismo lo agradecerán los papás tanto a la hora de instalar la sillita para niños como para acomodar a su pequeño ocupante. Como complemento al espacioso habitáculo un maletero de 504 l, ampliable hasta 1.450 l abatiendo los respaldos de los asientos posteriores. Cuenta con portón eléctrico con sistema de apertura manos libres. Su piso va dividido en dos paneles independientes que pueden colocarse a dos alturas distintas e, incluso, uno de ellos permite su anclaje vertical con el objeto de sujetar los bultos cuando no se ocupa todo el volumen del maletero. Otro detalle práctico es que debajo de estos paneles hay habilitado un hueco donde guardar la bandeja que cubre los equipajes cuando no se utiliza.

Para satisfacer a esos clientes sibaritas que demandan un vehículo equipado a tope se reserva el nivel de acabado Tekna+. Incluye una larga lista de elementos, algunos inéditos y sofisticados: llantas de aleación Shogun de 20 pulgadas, faros de led, faros antiniebla de led, techo de cristal panorámico, pantalla multimedia de 9 pulgadas con navegador, cámara de visión 360º, proyección de datos en parabrisas (HUD), asistente de conducción ProPilot, portón manos libres, tapicería de piel, sistema de sonido Bose con 10 altavoces, asientos delanteros calefactados en piel Nappa con ajuste eléctrico y función masaje, etc. El sistema de proyección de datos HUD utiliza una pantalla de 10,8 pulgadas (la más grande de su segmento), para mostrar en el parabrisas diversas informaciones útiles al conductor como, velocidad, indicaciones de navegación, información sobre la carretera, etc.

Una gran apuesta de Nissan hacia la conducción autónoma es el asistente de conducción ProPILOT. Diseñado para circular por un carril único en autopista, también se ha optimizado para funcionar en condiciones de tráfico denso o altas velocidades. Para ello cuenta con la ayuda de un radar y diversas cámaras que ajustan la velocidad con respecto al tráfico precedente y mantienen el vehículo en el centro del carril. ProPILOT libera al conductor del stress que suponen los atascos, asistiéndole en las tareas de dirección, aceleración y frenado.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable