Renault Captur segunda generación
photo_cameraRenault Captur segunda generación

Motor

Está disponible desde 16.600 euros

Renault Captur: para todos los públicos

El nuevo Renault Captur, la segunda generación del modelo, llega cargado de contenidos para asegurarse la carrera de éxitos de su antecesor

Crece en tamaño (4,23 m de longitud), incrementa el nivel de calidad percibida e incorpora tecnologías propias de segmentos superiores, contemplando la gama de lanzamiento cinco motores, tres de gasolina y dos diésel.

La segunda generación del Renault Captur irrumpe en el mercado con arrollador empuje tanto por méritos propios como por el terreno tan bien abonado que le ha dejado su antecesor, que inició su comercialización en España en abril de 2013. En este año, el incipiente segmento de los B-SUV  pasaba a contar con un nuevo miembro, el Renault Captur, que se sumaba al hasta entonces solitario Nissan Juke.

Ser uno de los primeros en incorporarse a una nueva categoría tiene sus ventajas,  sobre todo teniendo en cuenta la gran acogida que le dispensó el mercado. Una acogida que le ha valido para liderar en Europa el segmento B-SUV al fabricarse en 6 años un total de 1,5 millones de unidades, de las cuales 110.000 se vendieron en España.

Renault Captur

En este escenario tan favorable hace acto de presencia el nuevo Renault Captur con la intención de revalidar la hegemonía. Cierto es que a lo largo de estos años se ha multiplicado la competencia, atraída por el ascenso imparable de los todocamino en general y del segmento B en particular.

Basta con comprobar que en sus poco más de 6 años de vida comercial, el Captur ha multiplicado el número de competidores, pasando de tener un solo rival (el Nissan Juke) a nada menos que 20 competidores. Pero dada la enorme expansión experimentada por el mercado de los SUV hay sitio para todos, aunque la lucha por copar las primeras posiciones promete ser encarnizada. Entre su numerosa competencia figuran modelos como: el Seat Arona, Peugeot 2008, Ford Puma, Citroën C3 Aircross, Kia Stonic, Nissan Juke o Skoda Kamiq.

El diseño, primera razón de compra

Los todocamino continúan en subida libre. En el mercado español casi uno de cada dos coches que se venden es un SUV, pero mención especial merece la meteórica carrera emprendida por el segmento B-SUV. Aunque las comparaciones resulten odiosas, en España el peso del segmento B (turismos) se cifra en 249.000 coches al año, mientras que el B-SUV (todocamino) acapara ya unas ventas anuales de 210.000 coches.

El porqué de esta especial querencia a los todocamino por parte de todo tipo de clientela hay que buscarlo en sus características intrínsecas, diseño, estética todoterreno, puesto de conducción elevado, acceso y salida más cómodos e, incluso, versatilidad de uso. En el caso concreto del segmento B-SUV como primera razón de compra figura el diseño, en un porcentaje del 42 por ciento en Europa y de un 44 por ciento en el caso de España. Como segunda razón figura el precio (22 por ciento).

El nuevo Renault Captur cuenta con pasaporte español. Se fabrica en España en  exclusiva para todos los mercados, además, uno de cada tres proveedores es español. En su planteamiento se ha empleado una particular receta que ha mezclado los conceptos todoterreno, berlina y monovolumen con el firme propósito de alcanzar un 70 por ciento de conquista.

Desde Renault afirman que al nuevo Captur llegarán clientes de todos los segmentos, con una capacidad para atraer hasta un 80 por ciento de su clientela entre los particulares, el grupo más rentable del mercado. Los primeros pedidos indican la gran acogida experimentada por la pintura bitono. Hay disponibles 11 colores para la carrocería y 4 colores para el techo así como tres paquetes de personalización exterior.

Un vehículo muy polivalente

Con respecto a su antecesor, el nuevo Renault Captur es más grande. La longitud se estira hasta los 4,23 m, una cota que le permite codearse con modelos del segmento superior (C-SUV). Además, tanto la anchura como la altura crecen 2 cm, lo mismo que la batalla. Al ser un vehículo más grande saca su correspondiente rédito la habitabilidad, siendo los principales favorecidos los pasajeros de las plazas posteriores, que ahora disponen de 1,7 cm más para las piernas.

Tiene unas dimensiones adecuadas para desenvolverse con agilidad en el tráfico urbano, en la misma medida que acepta plenamente los viajes largos, resultando un vehículo muy polivalente.  El maletero se beneficia de la modularidad que proporciona el asiento trasero deslizable longitudinalmente (16 cm), lo que permite adecuar el volumen a las necesidades del momento, en la misma medida que los ocupantes de estas plazas dispondrán de mayor o menor espacio para sus piernas. El volumen del maletero oscila entre 377 l y 455 l, entre los mejores de su categoría.

A nivel de diseño exterior, aunque es continuista y se reconoce a simple vista, gana en atractivo con respecto a su antecesor. Es un diseño más atlético con una línea de cintura más alta que le confiere un inequívoco aspecto de todocamino, reforzado por las protecciones delantera y trasera, las de color negro que recorren tanto los bajos de la carrocería como los pasos de rueda y las barras del techo de aluminio.

Destaca en el frontal el atractivo paragolpes que alberga dos generosos deflectores de aire y los faros de red, que forman parte del equipamiento de serie en toda la gama. Por cierto, estos incluyen las luces diurnas en forma de C, la característica firma luminosa de Renault. Formato que asimismo reproducen las estilizadas ópticas traseras. En lo que respecta a las llantas pueden ser de hasta 18 pulgadas.

Cuatro niveles de equipamiento

Ya en el interior, puede comprobarse visual y táctilmente el salto que ha experimentado la calidad tanto a nivel de materiales (muy agradables al tacto) como de ajustes. Dependiendo del nivel de equipamiento, el cuadro de instrumentos puede ser digital. En este caso la instrumentación convencional se sustituye por una pantalla TFT que asimismo está disponible en dos tamaños, 7 y 10,2 pulgadas, permitiendo diversas configuraciones o presentaciones de la información. La de 10,2 pulgadas integra a la visualización la navegación.

Renault CAPTUR

Para el sistema multimedia se proponen dos pantallas, una pequeña de 7 pulgadas y otra de gran tamaño (9,3 pulgadas) colocada verticalmente, a modo de tableta, que está orientada hacia el conductor.

Se agradece que el climatizador disponga de sus propios mandos y no se controle desde esta pantalla, facilitando al conductor su uso al ser un dispositivo que se manipula con frecuencia.

Renault CAPTUR

Llama poderosamente la atención el refinamiento que aporta la consola flotante que integran los modelos dotados con cambio automático, lo que permite ubicar debajo de la misma un práctico espacio portaobjetos y alojar el sistema de recarga del móvil por inducción.

Renault CAPTUR

La gama se articula en torno a cuatro niveles de equipamiento: Life, Intens, Zen y Zen+, con unos precios que oscilan entre los 16.600 y los 25.600 euros con los descuentos aplicados. Unos precios bastante competitivos en relación a sus principales rivales. Pero ello no impide que pueda montar sofisticados opcionales, como el equipo de sonido Bose con 9 altavoces o los asientos delanteros calefactados.

Además hay disponibles varios paquetes. Especial atención se ha prestado al equipamiento relacionado con la seguridad, destacando el asistente a la conducción semiautónoma, un dispositivo poco frecuente en el segmento B-SUV del Captur.

Por primera vez en la gama Renault aparece la detección activa de salida trasera, para que las maniobras al salir del estacionamiento sean más seguras, junto a equipamientos como la cámara 360º, la frenada activa de emergencia con detección de ciclistas y peatones, el conmutador automático de luces largas, la alerta de ángulo muerto, el reconocimiento de señales de tráfico, el asistente de mantenimiento de carril, etc.

Tres motores de gasolina y dos diésel

Muy completa se revela la gama de motorizaciones para el nuevo Renault Captur. A diferencia de otros competidores contempla casi todos los tipos de propulsión posibles: gasolina, diésel, híbrido enchufable y GLP. Por el momento se ofrecen cinco motores, tres de gasolina y dos diésel.  El propulsor de gasolina de acceso 1.0 TCe (100 CV) es de 3 cilindros en línea con 1 litro de cilindrada y lleva acoplado un cambio manual de 5 velocidades.

En el siguiente escalón se sitúa el 1.3 TCe (130 CV), rematando la oferta el 1.3 TCe (155 CV). Ambos tienen 4 cilindros en línea y 1,3 litros de cilindrada.

El primero puede montar un cambio manual de 6 velocidades o uno automático de doble embrague con 7 relaciones, mientras el de 155 CV dispone únicamente del cambio automático de doble embrague con 7 marchas.

La oferta diésel se articula en torno a dos mecánicas de 4 cilindros en línea y 1,5 litros de cilindrada que propulsan respectivamente al 1.5 dCi (95 CV) y al 1.5 dCi (115 CV). Para la versión de 95 CV se reserva un cambio manual de 6 marchas, en tanto la de 115 CV puede montar una caja manual de 6 marchas o una automática asimismo de doble embrague con 7 marchas. Esta gama de propulsores se completará con la llegada el próximo mes de marzo de una variante para funcionar con GLP, mientras que la versión híbrida enchufable E-TECH plug-in está prevista para antes del verano.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable