Porsche Macan
photo_camera Porsche Macan

Motor

El precio del modelo de acceso, el Macan, es de 68.540 euros

Porsche Macan. Todo un referente

Porsche renueva su exitoso Macan introduciendo un frontal rediseñado y una vistosa consola central táctil, además de ofrecer diversas mejoras mecánicas

La nueva gama Porsche Macan incluye tres modelos: Macan (265 CV), Macan S (380 CV) y Macan GTS (440 CV), todos con cambio automático de doble embrague PDK con 7 velocidades y tracción total.

Lanzado al mercado a finales de 2013, el Porsche Macan constituye una historia de éxitos para la marca en tanto  ha logrado vender hasta el momento presente más de 600.000 unidades. Una pauta que se repite en el mercado ibérico, con 8.500 vehículos vendidos desde 2014 y 900 coches entregados de enero a octubre de 2021. Este gran hito comercial tiene asimismo otra lectura de gran calado, pues el Macan contribuyó a la expansión de la marca, a aumentar notablemente la cantera de felices propietarios de un Porsche. El Macan fue el primer Porsche para nada menos que el 80 por ciento de sus compradores. 

Evidentemente tras esta calurosa acogida por parte de la clientela, tras este gran acierto comercial se esconde un producto intachable que se erigió con todo merecimiento en un señuelo, en toda una referencia para sus competidores. Con una longitud de 4,73 m, el Porsche Macan se encuadra dentro del segmento D de los todocamino (D-SUV). El segmento D acoge a vehículos de tamaño mediano-grande, por lo que sus más significativos rivales (curiosamente de marcas alemanas) hay que buscarlos entre modelos como, el BMW X3, el Mercedes-Benz GLC o el Audi Q5. Un tanto que se apuntó el Macan frente a sus ilustres rivales es que siempre ofreció una suspensión neumática, ahora la cosa ha cambiado y así, por ejemplo, forma parte del equipamiento de serie de los Mercedes-AMC GLC 63 y 63 S 4Matic.

Con madera de líder

Los citados competidores del Porsche Macan tienen versiones de acceso bastante menos potentes que el Macan base (265 CV), una diferencia que revela el planteamiento cien por cien deportivo por parte del Porsche, que sabe guardar las distancias, manteniéndolos a raya.  Aunque tanto el BMW X3 como el Mercedes-Benz GLC cuenten en sus respectivas gamas con modelos de vocación deportiva equivalentes a las versiones más potentes del Porsche Macan, como es el caso del BMW X3 M40i (360 CV) o del Mercedes-AMG GLC 63 4Matic+ (476 CV), posiblemente sea el  Macan el que mejor resuelva esa difícil ecuación dinamismo-agilidad. Porque si hay algo en lo que son auténticos especialistas los técnicos de Porsche es a la hora de poner a punto un chasis, de calibrar a la perfección la suspensión.

Ligada desde sus orígenes al universo de los deportivos, la marca de Stuttgart siempre deja bien patente su impronta a la hora de desarrollar un nuevo vehículo para que se trasforme en un modelo a imitar por parte de la competencia. Y esa impronta no es ni más ni menos que una deportividad extrema aderezada con unas sensaciones al volante únicas. Cuando debutó el Macan se erigió en el SUV de su categoría más deportivo del mercado, que  asimismo es un deportivo SUV. El orden de los factores no afecta la esencia del producto final. Aunque lo primero que se perciba sea un atractivo todocamino, lo cierto es que bajo esa carrocería se esconde el genuino espíritu del 911 en toda su extensión.

Una de las virtudes que adorna a todos los Porsche es lo bien que toleran el paso de los años gracias a su intemporal diseño, al intrínseco y carismático ADN de la marca. El Macan inició su comercialización a finales de 2013. Tiene 8 años, pero por su aspecto parece que acaba de ser presentado en sociedad. La actualización a la que ahora se somete es la segunda a lo largo de esos 8 años de vida comercial. Pero al igual que la primera es muy sutil en lo que a diseño se refiere, centrándose las mejoras en otros apartados como el equipamiento, los motores, la puesta a punto del chasis o el reposicionamiento de la gama. A nivel de diseño exterior los cambios se centran en un frontal rediseñado a base de nuevos paragolpes, molduras laterales en 3D y un difusor trasero de gran tamaño. Completan el conjunto siete nuevas llantas y tres colores nuevos, el Papaya, el Azul Gentian y el verde Pitón. Los faros de led son de serie en todas las versiones. El frontal de la versión más potente, la Macan GTS,  difiere de la Macan S y de la básica en que lleva en negro todo el frontal, salvo la parte inferior del paragolpes pintada en el color de la carrocería, además lleva los faros oscurecidos.

Nueva consola central

En el interior las modificaciones siguen la línea de sutileza aplicada en la carrocería, pero son perceptibles. A este respecto lo que más llama la atención es la nueva consola central con superficie táctil que sustituye a la anterior dotada con botones convencionales. Afortunadamente funciones como la climatización o el volumen del equipo de audio siguen manejándose mediante clásicos botones.

También son nuevos tanto la palanca de cambio como el volante, este último de diseño 911. Cabe señalar que el reloj situado en la parte superior central del salpicadero ahora forma parte de la dotación de serie en toda la gama. Con respecto a la pantalla táctil Full HD del sistema multimedia es de 10,9 pulgadas, y ofrece una magnífica resolución.

 

En exclusiva para la versión GTS se ofrece opcionalmente el paquete GTS Sport que, además de los elementos mecánicos que incluye,  asimismo aporta elementos específicos en el interior del vehículo que enriquecen el equipamiento, entre los que cabe destacar, los asientos deportivos con 18 reglajes, el paquete interior en carbono, la tapicería Race-Tex con bordes de cuero ampliados y costuras de contraste así como la inscripción GTS en color verde Pitón. La carrocería también va pintada en verde Pitón.

Una vez el conductor se acomoda en su asiento puede comprobar sobre el terreno la calidad irreprochable que rezuma todo el interior, y que salta a la vista. Calidad que se pone de relieve tanto por los materiales empleados como por unos perfectísimos ajustes. Los distintos mandos, tiradores, botones, etc., ofrecen una vista y un tacto exquisitos transmitiendo la sensación de que están hechos para durar toda la vida. Frente al conductor un salpicadero de personal y deportiva factura que no puede negar su ADN Porsche, con un cuadro de instrumentos de fácil lectura que proporciona muchísima información. El conductor va sentado más bajo que en otros SUV, con las piernas bastante estiradas; una posición que se asemeja más a la de un turismo para sumergirle todavía más en esa atmósfera de deportividad que emana el interior del vehículo.

Una gama con tres modelos

Se han optimizado los propulsores dentro de la nueva gama Macan para ofrecer más potencia que sus predecesores a la vez que se reducen las emisiones contaminantes.  El de entrada es un 4 cilindros en línea turboalimentado con 2 litros de cilindrada que desarrolla 265 CV y un par máximo de 400 Nm, sobre el que se han aplicado una serie de mejoras. Mejoras como un turbo de mayor tamaño, mayor presión de inyección, modificaciones en la distribución y nuevos segmentos del pistón. Este motor es el encargado de propulsar al modelo de acceso a la gama, el Macan, que acelera de 0 a 100 km/h en 6,4 s y alcanza 232 km/h de velocidad máxima. En el siguiente escalón se sitúa el Macan S, que monta un V6 de 2,9 litros de cilindrada dotado con dos turbocompresores que se ubican entre las bancadas de cilindros, en el centro de la V. Desarrolla 26 CV más que el propulsor al que sustituye, de 3 litros y con un solo turbo, para elevar la potencia hasta los 380 CV, con un par máximo de 520 Nm disponible entre 1.850 y 5.000 rpm. Las prestaciones, de primera línea, se cifran en 259 km/h y 4,8 s para pasar de 0 a 100 km/h. Corona la renovada gama el Macan GTS, que como modelo tope es el encargado de sustituir a la versión más alta de la antigua gama, el Macan Turbo (440 CV). Bajo el capó del nuevo Macan GTS encuentra acomodo el motor V6 biturbo de 2,9 litros de cilindrada que desarrolla 440 CV (60 CV más que antes) con un par máximo de 520 Nm entre 1.900 y 5.600 rpm. Con semejante potencial invierte tan solo 4,5 s en alcanzar los 100 km/h, en tanto alcanza una velocidad máxima de 272 km/h.

Los tres modelos que componen la renovada gama Porsche Macan montan la caja de cambios automática de doble embrague PDK con 7 velocidades, todo un prodigio tanto en suavidad de funcionamiento como en rapidez a la hora de efectuar los cambios entre las distintas marchas. También toda la gama cuenta con el reputado sistema de tracción total variable de la marca, el Porsche Traction Management (PTM), que dirige siempre la fuerza al tren trasero y en caso de ser necesario derivar de forma variable parte del par al tren delantero. El PTM consta de un embrague multidisco, situado a la salida del cambio, que reparte de forma automática el par entre los ejes en función de las condiciones dinámicas y de adherencia, primando normalmente la tracción al eje posterior. Como opción para los tres modelos, el Porsche Torque Vectoring Plus (PTV Plus) oficia de eficaz sistema autoblocante en el eje posterior mediante aplicaciones específicas en los frenos, si bien hay que apuntar que el paquete deportivo GTS Sport (disponible en opción exclusivamente para el Macan GTS) incluye el PTV Plus, además del paquete Sport Chrono y las llantas negras GT Design de 21 pulgadas calzadas con neumáticos de alto rendimiento. En referencia a las medidas de las llantas, el Macan monta llantas de 19 pulgadas, el Macan S de 20 pulgadas y el Macan GTS de 21 pulgadas. Los precios son los siguientes: Macan (68.540 euros), Macan S (83.468 euros) y Macan GTS (102.427 euros)

Intachable comportamiento dinámico

Pero si hay una parcela donde los técnicos de Porsche son francamente unos magos es en la puesta a punto del chasis, que se ha revisado por completo para que una vez en movimiento el Porsche Macan siga siendo el SUV más deportivo del segmento D. Parece más un deportivo que un todocamino gracias a un comportamiento dinámico único, ejemplar, derivado de la precisión con la que trabajan la dirección, los frenos y la suspensión. Dentro de las mejoras efectuadas destacan unas barras estabilizadoras más rígidas, una dirección aún más precisa y una nueva puesta a punto de la suspensión. Hay disponibles tres tipos de suspensión, la básica de muelles helicoidales y amortiguadores convencionales, la de resortes helicoidales con sistema activo de la amortiguación (PASM) que incluye amortiguadores controlados electrónicamente de dureza variable y, por último, la suspensión neumática a base de muelles neumáticos y sistema de amortiguación PASM. El Macan monta la suspensión básica, si bien puede adoptar en opción la adaptativa con PASM, que es de serie en la variante S. Para el modelo tope de gama, el GTS, se reserva la suspensión neumática con PASM, aunque opcionalmente es posible su montaje en las restantes variantes.

Esta eficaz suspensión neumática de corte deportivo permite ajustar la altura a la vez que  se muestra más firme que la disponible anteriormente. Incrementa la rigidez de los resortes neumáticos un 10 por ciento en el eje delantero y un 15 por ciento en el eje trasero, además de incluir estabilizadoras de mayores dimensiones. También rebaja la altura de la carrocería 10 mm. Al igual que sucede con la suspensión, la marca de Stuttgart asimismo propone diversos tipos de freno en función del modelo y de las necesidades o uso que el cliente vaya a dar al vehículo. Los convencionales disco de acero forman parte del equipamiento de serie del Macan. En el siguiente escalón se sitúan los discos de acero recubiertos con carburo de tungsteno, de serie en el Macan GTS y opcional para el resto de la gama. Coronan la oferta los discos cerámicos, una opción para los Macan S y Macan GTS.

Todo este despliegue de sofisticada tecnología muestra su eficacia, se pone de manifiesto cuando se pone en movimiento el vehículo. El Porsche Macan ofrece prestaciones, comportamiento y sensaciones de conducción típicas de un auténtico deportivo. Ningún otro SUV del mercado es capaz de superar ni su deportivo y preciso tacto de conducción ni la eficacia que muestra su refinado chasis en los trazados más sinuosos. Resuelve magníficamente bien la ecuación dinamismo-agilidad con unos contenidos balanceos en las curvas con fuertes apoyos, digiriendo con pasmosa facilidad los continuos cambios de apoyo. En este escenario jamás pierde la compostura; la trazada no puede ser más precisa gracias al tacto de una dirección muy bien calibrada que ofrece mucha información de lo que ocurre fuera al conductor. Pero quizá uno de los aspectos que más sorprenda de su comportamiento sea esa modélica a la par que inusitada agilidad de la que hace gala, teniendo en cuenta que es un vehículo cuyo peso en vacio oscila entre 1,9 y 2 toneladas. También resulta sorprendente que con cualquiera de las suspensiones disponibles ofrezca un sobresaliente confort de marcha. Porque el Porsche Macan mima a sus ocupantes, no los agita ni en los tramos más sinuosos. Es un coche deportivo y muy confortable a la vez. Un confort de marcha que sube varios enteros cuando se comprueba que además es muy silencioso gracias a un habitáculo perfectamente aislado acústicamente. Y es que el Porsche Macan sabe conciliar como pocos conceptos antagonistas para la inmensa mayoría.

Ayuso: “La Corona ha sido la principal garantía de nuestra Democracia”

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?