Porsche Taycan Cross Turismo
photo_camera Porsche Taycan Cross Turismo

Motor

Contacto

Porsche Taycan Cross Turismo. Elevado a la máxima potencia

El nuevo miembro de la familia Porsche Taycan, el Porsche Taycan Cross Turismo, no solo es un auténtico fuera de serie, además presume de ser único al no tener competencia

Se posiciona como el primer SUV o todocamino deportivo eléctrico del mercado, con una autonomía de hasta 456 km. La gama está compuesta por cuatro modelos con potencias comprendidas entre 476 CV y 761 CV. Está disponible a partir de 95.995 euros.

A diferencia de otros fabricantes de prestigio, Porsche cuenta con una dilatada historia en el campo de la electrificación. Para la marca germana de deportivos los vehículos eléctricos no son algo nuevo. Ferdinand Porsche fue un auténtico visionario. En 1898  diseño un vehículo propulsado por un motor eléctrico, el Lohner C2, y posteriormente presentó en la Exposición Universal de París (1900) el Lohner Porsche con el motor eléctrico situado en el cubo de la rueda.

Ya en pleno siglo XXI,  en 2010, introdujo la hibridación en modelos como el Porsche Panamera y Cayenne, para posteriormente (en 2013 y 2014) lanzar al mercado los híbridos enchufables (PHEV) Cayenne, Panamera y 918 Spyder. Como colofón puso a la venta su primer deportivo eléctrico a finales de 2020 de la mano del Porsche Taycan.

Pero la electrificación no solo la ha implantado en vehículos de calle, también la ha aplicado en los de competición, donde se encuentran modelos tan significativos como los Porsche 911 GT3 R Hybrid, 919 Hybrid o el monoplaza eléctrico Porsche 99X que participa en el Campeonato Mundial de Formula E.

A finales de 2020 Porsche lanzó su primer vehículo eléctrico, el Porsche Taycan, una berlina deportiva de 4 puertas con casi 5 metros de longitud y una potencia de hasta 761 CV. Ahora la familia Taycan se amplía con la entrada en escena del nuevo Porsche Taycan Cross Turismo, un producto inédito, único, puesto que no existe otro vehículo con sus características en el mercado.

Un potente deportivo eléctrico de 4,97 m de longitud  con una carrocería de 5 puertas de corte familiar y a la vez con apariencia de SUV o todocamino. Puede afirmarse que es el primer y hasta el momento único todocamino deportivo eléctrico del mercado.

No se encuentra nada parecido en otras marcas, cuyos eléctricos son turismos o son SUV con una carrocería más alta que la del Porsche. En cualquier caso esta exclusividad va mucho más allá de lo meramente formal, pues las cualidades dinámicas del Porsche Taycan Cross Turismo resultan simplemente inigualables.

Con respecto a su hermano, el Porsche Taycan, el Porsche Taycan Cross Turismo se distingue y queda personalizado por la parte trasera de su carrocería, de corte familiar con portón trasero. Esta característica hace que los ocupantes de las plazas posteriores dispongan de 5 cm más de altura, además de un acceso a las mismas más fácil al ser las puertas traseras más grandes.

 

Asimismo el maletero goza de mayor espacio, gana 39 l, por lo que arroja un volumen de 446 l (1.212 l con los asientos traseros plegados), sin olvidar ese espacio extra de 84 l que ofrece el maletero delantero. Las plazas traseras cuentan con dos asientos independientes, pero en opción puede pedirse con plaza central, lo que se denomina configuración 2+1.

Toda la gama Porsche Taycan Cross Turismo cuenta con tracción integral, suspensión neumática y la batería de mayor capacidad Performance Plus (93,4 kWh),  a diferencia de la berlina Taycan que contempla alguna versión con solo tracción trasera y suspensión convencional así como versiones que además montan una batería de menor capacidad (79,2 kWh).

Pack Off-road Design

El Porsche Taycan Cross Turismo está inspirado en el concept car Porsche Mission E Cross Turismo que presentó la marca en el Salón del Automóvil de Ginebra de 2018, siendo ambos muy similares. Puede equipar en opción el Pack Off-road Design que aumenta 3 cm la altura libre al suelo.

Entre los elementos camperos que adornan su carrocería destacan, las molduras de los pasos de rueda, los faldones delanteros y traseros exclusivos así como los estribos laterales.

Forman parte del Pack Off-road Design unas lamas protectoras en los extremos de ambos paragolpes así como en la parte trasera de los estribos laterales. Con estos aditamentos, además de conseguir la buscada función protectora frente al impacto de piedras, realza su llamativa imagen de todocamino.

Contribuye a aumentar la versatilidad el soporte trasero para bicicletas que permite transportar hasta tres, resultando válido para cualquier tipo de bicicleta. Gracias a un ingenioso sistema basculante el portón trasero puede abrirse cuando se utiliza.

Para gestionar tan potente como sofisticada factoría eléctrica, el conductor dispone de varios modos de conducción: Range, Normal, Sport y Sport Plus, a los que se suma el Gravel Mode (grava), que se manejan desde un conmutador integrado en el volante.

El modo grava, que eleva la carrocería 3 cm, resulta idear para circular por todo tipo de caminos aunque estén muy rotos e interactúa con la suspensión (PASM), el control de tracción (PTM), el Porsche Torque Vectoring Plus (PTV+) y el control de estabilidad (PSM).

Además también se contempla el modo Individual, que forma parte del paquete opcional Sport Chrono (de serie en el Turbo S Cross Turismo) y  solo algunos sistemas admiten configuraciones personalizadas.

La suspensión neumática adaptativa con tres cámaras, que incluye la regulación activa de la amortiguación (PASM), cuenta de serie con la práctica función Smart-Lift.

Dicha función permite que se eleve automáticamente la altura de la carrocería en determinados puntos fijos, como resaltos o rampas de subida de garajes, establecidos previamente por el conductor mediante una pulsación de la tecla del tren de rodaje para almacenar dichas posiciones.

La suspensión neumática autoriza al vehículo bajar la altura 1 cm a partir de 90 km/h, mientras que a 180 km/h la carrocería baja automáticamente 2,2 cm.

Una gama con 4 versiones

La gama Porsche Taycan Cross Turismo está compuesta por cuatro versiones  que se diferencian básicamente por la potencia de sus motores, diferencias que asimismo atañen a ligerísimos detalles de la carrocería y medidas de las llantas. Todas incorporan tracción integral, suspensión neumática y la batería de mayor capacidad, la Performance Plus con 93,4 kWh.

El modelo de acceso, el 4 Cross Turismo,  desarrolla 476 CV y tiene una autonomía que oscila entre 389 y 456 km.  A continuación se sitúa el 4S Cross Turismo (571 CV) con una autonomía entre 388 y 452 km, mientras su velocidad máxima es de 240 km/h e invierte 4,1 s en pasar de 0 a 100 km/h.

En el siguiente escalón se posiciona el Turbo Cross Turismo (680 CV) capaz de recorrer con una carga entre 395 y 452 km. Alcanza una velocidad máxima de 250 km/h y tarda 3,3 s en pasar de 0 a 100 km/h. Coronando la gama se encuentra el modelo Turbo S Cross turismo (761 CV), cuya autonomía oscila entre 388 y 419 km.

Comparte con el Turbo el dato de velocidad máxima, 250 km/h, pero su cifra de aceleración de 0 a 100 km/h es mucho más contundente, invierte tan solo 2,9 s. Los precios respectivos son los siguientes: 95.995 euros (Taycan 4 Cross Turismo), 114.508 euros (Taycan 4S Cross Turismo), 157.826 euros (Taycan Turbo Cross Turismo) y 191.706 euros (Taycan Turbo S Cross Turismo).

Respecto a los consumos homologados se mueven en una horquilla entre 22,4 y 26,4 kWh/100 km. Llevado a la práctica, si se conduce por un combinado de vías a un fuerte ritmo, el gasto puede cifrarse en torno a los 24 kWh/100 km.

Las cuatro versiones montan dos motores eléctricos, uno ubicado delante para accionar el eje delantero y otro detrás para propulsar el eje trasero. Los inversores se encargan de transformar la DC de la batería en AC necesaria para el funcionamiento de los motores. De la misma manera, al frenar, estos inversores transforman la corriente alterna (AC) que se obtiene de la recuperación de energía en corriente continua (DC) para cargar la batería.

En el tren delantero la fuerza del motor llega a las ruedas mediante un engranaje planetario y de un diferencial epicicloidal integrado. Este conjunto es coaxial al eje delantero y tiene una sola velocidad con una relación 8:1.

Un elemento innovador es la transmisión de 2 velocidades en el eje trasero. La primera permite aceleraciones fulgurantes y una mayor eficiencia la segunda gracias a su relación más larga. La primera se utiliza mayoritariamente en los modos de conducción Sport y Sport Plus con la función Launch Control.

Cuando se activa la caja de cambios mantiene durante más tiempo la primera marcha, para engranar después la segunda, que tiene la misma desmultiplicación (8:1) que la transmisión del eje delantero; ocho revoluciones del motor eléctrico corresponden a una vuelta de la rueda. Apuntar que el tren posterior monta un diferencial autoblocante.

Un interior muy sofisticado

El cuadro de instrumentos es una pantalla curvada de 16,8 pulgadas que ocupa más espacio que el propio volante, un detalle que directamente evoca al 911 original. Asimismo también resultan muy de 911 tanto la postura al volante, en un asiento que va muy bajo, como la visión que tiene el conductor cuando mira hacia delante por encima del cuadro de instrumentos y percibe las abultadas aletas delanteras.

Esta pantalla de gran tamaño que configura el cuadro de instrumentos permite elegir entre cuatro vistas. El modo Clásico recuerda los típicos relojes de Porsche, ocupando la posición central un medidor de potencia que reemplaza al cuentarrevoluciones.

El medidor de potencia deja paso al mapa de navegación en modo Mapa, mientras el Mapa Completo prescinde de los relojes redondos para dejar espacio a un mapa de navegación que ocupa toda la pantalla. Para los que quieran centrarse muy en la conducción se propone el modo Purista, que solo muestra información esencial, velocidad, señales de tráfico, etc.

La pantalla multimedia central, de 10,9 pulgadas, puede complementarse en opción con otra para el pasajero que le permite controlar las funciones sin distraer al conductor.

En la consola central se ubica otra pantalla de 8,4 pulgadas para el manejo de la climatización. Curiosamente las tradicionales rejillas de aireación desaparecen, controlándose los flujos de aire de forma digital y totalmente automática, aunque el conductor también puede configurar a su gusto la dirección de estos flujos.

Como consecuencia se han reducido considerablemente los interruptores y botones clásicos. A estas tres pantallas de serie, más la multimedia opcional, se une una quinta (asimismo opcional) situada en la consola trasera cuya función es que los ocupantes de estas plazas posteriores pueden controlar individualmente la temperatura cuando el coche dispone de climatizador de cuatro zonas.

Cien por cien Porsche

Pese a su condición de vehículo eléctrico, el Porsche Taycan Cross Turismo está tan integrado en la gama de productos de la marca que no deja de ser uno más, empezando por el propio diseño de la carrocería. Si se prescindiera del escudo y del nombre cualquier mortal identificaría de inmediato al Taycan Cross Turismo como un miembro de la familia Porsche. El espíritu del 911 está presente en todos los trazos de su carrocería, desde las aletas delanteras hasta las traseras, pasando por un lateral de formas muy limpias y redondeadas.

Este genuino ADN Porsche presente en las formas asimismo se pone de manifiesto en su conducción, en la que confluyen emoción y placer. Es un coche que genera multitud de sensaciones en la medida que traslada al conductor mucha información, fruto de una puesta a punto del chasis como solo Porsche sabe hacer. Incluso el “Porschista” más acérrimo se sentirá muy a gusto en el interior del Porsche Taycan Cross Turismo.

A su deportividad intrínseca se unen otras cualidades, especialmente  ser un vehículo especialmente cómodo para viajar. Quizá no resulte tan confortable como las tradicionales berlinas de representación, caso del Mercedes-Benz Clase S, pero el Taycan Cross Turismo ofrece una comodidad de marcha en línea con la de un Panamera.

A pesar de los neumáticos de perfil bajo, en el caso del modelo Turbo S 255/40 delante y 295/35 detrás sobre  llantas de 20 pulgadas, la suspensión neumática con tres cámaras de aire hace auténticas maravillas a este respecto. Una vez acomodado el conductor en su asiento, el botón de potencia (arranque) se encuentra a la izquierda del volante (al igual que la llave en los modelos de combustión).

Se pulsa el botón y mediante una pequeñísima palanca situada debajo del cuadro de instrumentos, a la derecha del volante, se selecciona la marcha adelante (D), la marcha atrás (R) y neutro (N). A su lado un botón sirve para insertar la posición parking (P).

Excepcional comportamiento dinámico

Llegada la hora de dar rienda suelta al acelerador el Porsche Taycan Cross Turismo parece no tener límites. El elevado peso en vacío (2.320 kg) del Taycan Turbo S Cross Turismo queda neutralizado, se vuelve un peso pluma gracias a los 761 CV de sus motores eléctricos y a un par motor propio de una locomotora: 1.050 Nm.

En pocas palabras, se dispone de un empuje vertiginoso de forma instantánea, una gran potencia lista permanentemente, una aceleración brutal  y una gran capacidad de tracción. Gracias a la posición centrada y muy baja de la batería, aparte de un ejemplar reparto de pesos se consigue un centro de gravedad muy bajo. Factores que influyen de forma decisiva en el comportamiento dinámico.

A pesar del enorme par, el coche gestiona eficazmente el sistema de tracción a las cuatro ruedas sin que aparezca la más mínima pérdida de adherencia cuando se rueda por asfalto seco. Incluso en pavimento mojado cualquier pérdida de tracción producida por la presión excesiva sobre el acelerador es corregida de inmediato.

Porque constituye toda una experiencia en las rectas pisar sin contemplaciones el pedal del acelerador y pasar de 0 a 100 km/h en 2,9 s. Algo a lo que el coche invita constantemente, poniendo la guinda una atmósfera de silencio. Sin embargo esa excelente puesta a punto del chasis y el bajo centro de gravedad incitan a buscar zonas de constantes curvas.

La velocidad de paso es increíble, parece no tener fin. No hay pérdidas de motricidad ni en las curvas más cerradas, en las que se comprueba una geométrica precisión en la trazada. Rodando muy deprisa en las tramos más sinuosos lo único que requiere al conductor es concentrarse en girar el volante rápidamente, porque el trabajo se acumula o, mejor dicho, las curvas.

Todos los sistemas del Porsche Taycan Cross Turismo están conectados. El Porsche 4D Chassis Control analiza todas las funciones que intervienen en la dinámica de conducción.

Consta de suspensión neumática adaptativa con tres cámaras de aire, control electrónico de la dureza de los amortiguadores (PASM), sistema electromecánico de estabilización del balanceo (PDCC Sport) y sistema Porsche Torque Vectoring Plus (PTV Plus). Este último realiza una distribución variable de par entre las ruedas para mayor agilidad de la dirección, además de limitar el deslizamiento al acelerar en curvas, mejorando la tracción.

Todos los elementos que intervienen en la dinámica son controlados por una centralita. Los sistemas que regulan la tracción son cinco veces más rápidos que los convencionales. Así, por ejemplo, si una rueda pierde agarre los ajustes que efectúan los motores eléctricos son extremadamente rápidos.

Sistema eléctrico de 800 V

El Porsche Taycan Cross Turismo se decanta por una tensión de 800 V en lugar de los habituales 400 V de los vehículos eléctricos. Las ventajas que de ello se derivan son cifras de potencia muy elevadas para conseguir motores más potentes y disminución de los tiempos de recarga.

La batería está integrada en el circuito de refrigeración del coche, con capacidad para enfriar o calentar. Teniendo en cuenta la carga así como el programa de conducción seleccionado se decide qué temperatura debe tener la batería. Además la gestión térmica procura tanto la refrigeración como el calentamiento de los componentes de alta tensión, empezando por la propia batería de 800 V y continuando por el resto de elementos, los cargadores de DC y AC integrados en el coche, los convertidores de corriente, los motores eléctricos, los inversores y la transmisión.

Dicho sistema de gestión térmica está compuesto por un radiador, un entramado de conductos, tres bombas, seis válvulas para el líquido refrigerante, dos ventiladores y diez sensores de temperatura. A estos componentes se suman los del sistema de climatización, entre los que figuran, un evaporador, un condensador y un intercambiador de calor.

El control de tracción total mediante dos motores eléctricos y el sistema de recuperación de energía son únicos. La práctica revela que aproximadamente el 90% del frenado diario se realiza exclusivamente con los motores eléctricos, sin necesidad de hacer uso de los frenos hidráulicos.

Motivo por lo que Porsche prescribe el cambio de pastillas cada 6 años. Sin embargo existe una interacción entre el frenado eléctrico y el mecánico. La primera frenada diaria es mecánica por defecto con el objeto de  limpiar los discos de freno, dado que, como se apuntaba, para una gran parte de usuarios será suficiente la frenada eléctrica.

El sistema de recuperación de energía se basa en utilizar los motores como generador para cargar la batería, para lo que el Taycan Cross Turismo propone tres configuraciones.

En la primera el coche avanza por inercia, no hay retención y por lo tanto no hay recuperación de energía. En la segunda dicha retención es moderada, mientras que en la tercera es muy acusada, recuperándose el máximo de energía.

Gracias a la tecnología de 800 V, el Porsche Taycan Cross Turismo puede cargar a una potencia de 270 kW. El coche tiene dos tomas para la carga en las aletas delanteras. Con AC se puede cargar la batería por ambas tomas, pero con DC solo se puede utilizar la del lado derecho.

El tiempo de carga en una instalación doméstica con una potencia de hasta 22 kW es de 4,5 horas. Sin embargo con DC a 50 kW en 28 minutos se puede efectuar una recarga para recorrer 100 km. Si se emplea DC a 270 kW en tan solo 5 minutos se habrá recargado la batería para realizar 100 km, y si se invierten 22,5 minutos el resultado será una recarga del 80% de la batería.

Carolina Darias pone énfasis en la necesidad de las vacunas solidarias

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes