Coche.
photo_camera Coche.

Motor

Qué funciones tiene la centralita de tu coche

Llevan lo que se conoce como ECU

Nuestros coches llevan lo que se conoce como ECU o centralita, algo muy parecido a un pequeño ordenador que puede estar en el vano motor o en el interior para protegerla del agua y de la humedad.

No se suele estropear, aunque a veces lo hace y no es una pieza económica. Por suerte, ahora puedes comprar cualquier centralita para tu coche usada y a un precio muy económico, por lo que la avería no es tan costosa.

¿Qué hace la centralita?

Parece que fue ayer cuando los vehículos de combustión desaparecieron del mercado, en los 90 había muchos coches de este tipo circulando, pero ya hace tiempo que no se venden y en nuestros automóviles se comenzaron a instalar las unidades de control electrónico, las centralitas.

Su primera función fue la de controlar la cantidad de combustible que el coche tenía que usar en todo momento, lo que permitió que el consumo de los vehículos se redujese drásticamente, se mejorase el rendimiento y contaminasen menos.

Conforme ha pasado el tiempo la centralita ha ido adquiriendo más funciones hasta convertirse en imprescindible para que nuestros coches funcionen.

Compara datos

Uno de sus trabajos básicos es el de comparar los datos que le envían los sensores que hay por todo el vehículo. Cuando recibe esos datos los compara con los que tiene grabados, que son los correctos, y si son distintos actúa en consecuencia.

En el caso de que los valores sean diferentes puede hacer cambios para que el coche siga funcionando o incluso impedir que circule si cree que pasa algo grave, dejando un código grabado en todos los casos que se puede leer con un software de diagnosis.

¿Cuáles son las funciones que controla?

Donde más trabajo tienen las centralitas es en los coches con turbo, que ahora mismo acaparan el 99 % del mercado, pues tienen mayores prestaciones que los atmosféricos con un menor consumo de combustible.

En cada coche la ECU tiene funciones distintas, pero lo cierto es que todas controlan la presión del turbo, el funcionamiento del turbo en sí, la válvula EGR, las revoluciones, la posición del acelerador o incluso la presión atmosférica.

 

Esto explica que un fallo de la centralita sea algo grave y que puede impedir que el coche siga circulando o limitarlo para que no pase de una determinada velocidad con el fin de que podamos llegar al taller. 

Se puede reprogramar para ganar rendimiento

Al tener tanto control sobre el coche hay especialistas que pueden reprogramarlas con el fin de obtener un mejor rendimiento con un mejor consumo de combustible.

Hay que tener mucho cuidado y hacer siempre cambios conservadores que cuiden la mecánica, pues una reprogramación muy radical hará que el rendimiento suba de forma espectacular a cambio de una fiabilidad mecánica nula, rompiéndose el vehículo con mucha facilidad.

La centralita llegó a nuestros vehículos para hacerse cargo de la gestión de combustible, pero poco a poco ha ido adquiriendo más funciones hasta ser el cerebro del vehículo, la que controla el funcionamiento del motor y del turbo para que el coche gaste lo mínimo posible.

Tom Holland y Mark Wahlberg protagonizan Uncharted

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?