Las versiones del NX 300h dotadas con tracción integral (4WD) incorporan un segundo motor eléctrico (68 CV) en el eje trasero para accionar las ruedas traseras.
photo_cameraLas versiones del NX 300h dotadas con tracción integral (4WD) incorporan un segundo motor eléctrico (68 CV) en el eje trasero para accionar las ruedas traseras.

Motor

Radiografía de un coche eléctrico

La crisis sanitaria y económica debido a la pandemia ha perjudicado a varios sectores, incluido la industria del automóvil. En junio, las matriculaciones de los turismos eléctricos han caído en un 32%. De ahí que el sector se felicite por las ayudas que vendrán del Gobierno dentro del plan Renove 2020.

Como informó Confidencial Digital, este plan está orientado a la renovación del parque de vehículos de España y al impulso de la industria del automóvil en el que se incluye el coche eléctrico.

Medio ambiente y ahorro

¿Cuáles son las principales ventajas de comprar un coche eléctrico o un híbrido? Cómo también publicó ECD, la protección del medio ambiente - ya que los vehículos eléctricos no desprenden ninguna emisión de gases CO₂- y el ahorro del combustible para aquellos conductores que usan su vehículo principalmente en las ciudades son las principales ventajas.

El menor coste por kilómetro de los vehículos eléctricos hace que estos sean más económicos en el uso diario además de estar catalogados con la Etiqueta Cero de la DGT, lo que permite aparcar gratis en las zonas de estacionamiento regulado de la mayoría de las ciudades españolas.

El coche eléctrico por dentro

Una vez que hemos conocido las ventajas de los eléctricos, es interesante descubrir las partes que componen estos vehículos: la radiografía de un coche eléctrico.

Como explica RACE un coche eléctrico tiene como cualidad que su sistema de propulsión está formado por uno o más motores eléctricos que se alimentan de la energía almacenada en una batería recargable.

Dicha batería se recarga de energía bien enchufando el vehículo a una toma de corriente eléctrica o bien gracias a un sistema de autoregeneración, sobre todo durante las frenadas.

Las tres partes de un coche eléctrico son: el motor, las baterías y los transformadores.

Motor

Los coches eléctricos pueden tener varios motores dependiendo del modelo. Su trabajo es convertir la energía de corriente alterna que viene de la red eléctrica en corriente continua, para de ese modo lograr cargar la batería del vehículo.

El motor eléctrico, a su vez, consta de tres componentes:

El cargador: es el elemento encargado de recibir la electricidad de la toma de alimentación (enchufe doméstico, wallbox…) y de adaptarla en forma de corriente continua para que pueda ser almacenada en la batería.

Empresas como emovili, líderes en instalación de puntos de recarga para coches eléctricos, facilita las instalaciones de Punto de Recarga. Estos Puntos utilizan una función de control piloto para la transmisión de datos entre el vehículo y el propio equipo de recarga, que asegura las máximas condiciones de seguridad durante todo el proceso de carga. 

Un conductor puede disponer para siempre de un Punto de Recarga en su garaje para cargar las baterías del vehículo, utilizando el cable de carga integrado en el propio equipo o bien, acudir a los puntos de recarga instalados en las ciudades.

El inversor: encargado de transformar la corriente continua -suministrada por el conector- a corriente alterna trifásica que es la que utilizará el motor, el equipo de música, el sistema de iluminación, la toma de 12 voltios que se incluye dentro del coche o por los elementos del salpicadero.

El controlador: es el que gestiona la corriente eléctrica según las necesidades, es decir, recibe y envía la electricidad bien al motor, al equipo de música, o a las baterías para que se recarguen. Se encargan de que el funcionamiento sea eficaz y seguro.

Las baterías

Existen una variedad de baterías, pero las más utilizadas son las de litio-ion porque pueden soportar muchos ciclos de carga y son duraderas.

Estas baterías se encargan de almacenar la energía que le conceden al cargador (que se conecta a una red de corriente alterna) en forma de corriente continua.

Según emovili, el tiempo aproximado de carga de un vehículo, sería el resultado de dividir el tamaño de la batería (ej. 50kW) entre la potencia disponible del cargador (ej. 5.5kW) dando como resultado el número de horas para cargar al 100% la batería del coche. Con algunos cargadores se puede programar horarios para cargar durante la tarifa más económica.

Los tiempos de carga suelen oscilar entre 30 minutos (para una carga rápida), 6 u 8 horas en un wallbox e incluso más de 10 horas si se carga en un enchufe doméstico convencional.

Los transformadores

Son los encargados de transformar la corriente alterna que llega desde la red eléctrica en corriente continua que es la que se almacena en las baterías. De esta manera se equilibran los voltajes a los que trabajan tanto el motor como las baterías.

Si se decide por comprar un coche eléctrico, es muy positivo que el conductor se familiarice con las partes internas del vehículo.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable