Descubre todas las ventajas de abrir una franquicia
photo_cameraDescubre todas las ventajas de abrir una franquicia

Negocio

Descubre todas las ventajas de abrir una franquicia

Te mostramos todas las ventajas y los inconvenientes que tiene abrir una franquicia y los mejores consejos para hacerlo

Te mostramos todas las ventajas y los inconvenientes que tiene abrir una franquicia y los mejores consejos para hacerlo

Abrir una franquicia puede ser una opción muy recomendable si estás pensando en montar un negocio, se trata de un formato de negocio que basado en una relación comercial, que implica obtener los derechos para montar un negocio comercializando una marca, un producto o un servicio que ya está establecido en el mercado. Es decir, una empresa franquiciadora otorga la licencia para utilizar su marca al franquiciado durante un tiempo determinado.

A continuación, te mostramos las principales ventajas y los inconvenientes que pueden surgir a la hora de montar una franquicia y las mejores franquicias de hostelería que se pueden encontrar en la actualidad.

Ventajas de abrir una franquicia

Existen una gran cantidad de ventajas para abrir una franquicia en diversos sectores, y en especial en el sector de la hostelería, ya que son conocidos por todos los éxitos que suelen tener la mayoría de ellas.

Una de las principales ventajas que nos encontramos al abrir una franquicia es que ya contamos con el prestigio que tenga la marca desde el primer momento, y no tenemos que crearlo desde cero, como en el caso de una marca nueva.

Una cadena de franquicias que cuente ya con un desarrollo y con un prestigio a sus espaldas, es ya de sobra conocida por los clientes, y ya conocemos cómo funciona, el público al que va dirigido principalmente y otros datos muy importantes, por lo que dispondremos de un mayor respaldo a la hora de abrir nuestra propia franquicia.

Además, de esta forma, es muy fácil tener un buen conocimiento  de la empresa antes de comenzar, pues es posible informarse del modelo de negocio que ofrecen otros establecimientos de la marca, conocer los gustos de los clientes, el tipo de clientes potenciales, y a partir de todo ello, ofrecer los productos o los artículos que mejor se adapten a los consumidores.

Por otro lado, montar una franquicia supone un riesgo menor de inversión, comparándolo con abrir un negocio propio desde cero. Con una franquicia tenemos unas garantías iniciales, que nos otorga la propia marca consolidada.

De este modo, podemos recuperar la inversión en poco tiempo, al contrario de lo ocurre con las marcas de nueva creación, que requieren de un trabajo constante y de una inversión en publicidad y en marketing para consolidar la marca y darla a conocer al público.

Otra de las ventajas de abrir una franquicia es que contamos con el apoyo y con la asistencia del franquiciador. Una franquicia es una extensión de una marca, por lo que, sin duda, estará preocupado por que el negocio consiga tener éxito, ya que esto repercutirá en su propia imagen. De esta forma, estará disponible para aclararnos todo tipo de aspectos del negocio o cualquier duda que pueda surgirnos en el proceso de creación y desarrollo.

La innovación debe ser una constante en todas las marcas, y en las franquicias este es un aspecto por el que no necesitaremos preocuparnos. En este caso, es la propia marca la que se encarga de realizar las campañas publicitarias, de lanzar nuevos productos o servicios, con el fin de reinventarse y de adaptarse a las necesidades del mercado.

De esta forma, se consigue captar nuevos clientes, aumentar las ventas y se puede lograr una mayor rentabilidad y un mayor desarrollo de la empresa, sin la necesidad de tener conocimientos sobre marketing, sobre finanzas ni sobre el mundo empresarial, en general.

Dificultades o riesgos que nos podemos encontrar al montar una franquicia

No todos son aspectos positivos los que nos vamos a encontrar al abrir una franquicia, por lo que es conveniente conocer en profundidad los inconvenientes y los riesgos que puede tener y tenerlos en cuenta antes de abrir nuestro propio negocio.

En primer lugar, hay que tener en cuenta que no siempre es posible contar con la asistencia y con el apoyo del franquiciador cuando montamos nuestra franquicia, ya que en algunas ocasiones, este se puede desentender o puede resultar complicado establecer una buena comunicación con él.

Otro posible inconveniente con el que nos podemos encontrar es no contar con los conocimientos empresariales necesarios para abrir un negocio. Muchas personas piensan que no necesitan tener ningún tipo de conocimientos sobre estos aspectos y que es la propia marca la que se encargará de todo.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que para montar un negocio siempre es conveniente disponer de determinadas actitudes y de conocimientos previos sobre el sector.

Por otro lado, para abrir una franquicia es necesario realizar una inversión inicial, que normalmente es más alta que la necesaria para montar otro tipo de negocios, aunque gracias al prestigio de la marca, es posible recuperarla en poco tiempo.


Comentarios
Gratis
Quiero estar informado con el Boletín Diario en mi correo