Negocio

Inversión en renta variable y sus diferentes canales de acceso

En el mundo de las inversiones podríamos observar dos grupos: las inversiones en renta fija y las inversiones en renta variable. En el primer caso el inversor conocería la rentabilidad futura y el periodo de pagos en el momento de la firma del contrato. En el caso de la renta variable, la rentabilidad vendría supeditada en función del resultado económico de la empresa emisora.

Es decir, la renta variable se caracteriza por no conocer la rentabilidad hasta el momento del cierre de posiciones en una inversión.

A priori, parecería que sería mejor para el inversor optar por renta fija, pero con los datos que disponemos en el cierre de abril, las entradas netas en fondos de acciones en España ya superan los 5.500 millones de euros a lo largo de 2018.

El canal de acceso por antonomasia son las acciones, pero existen otros productos financieros que también sirven para invertir en renta variable, pero son menos conocidos. A continuación, hacemos un repaso por las fórmulas que sirven para invertir en renta variable y multiplicar sus inversiones.

Formas de invertir en renta variable

  • Acciones. Las acciones son un valor financiero que representa una parte proporcional del capital social de la empresa. El inversor, al adquirir un porcentaje de acciones de una empresa, adquiere ese porcentaje de las propiedades de la empresa emisora y puede participar en la toma de decisiones. Su poder de decisión dependerá, por tanto, de la cantidad de acciones que posea. El inversor obtiene la rentabilidad cuando la empresa reparte dividendos, que son la parte de los beneficios de la empresa que se entrega a sus accionistas en concepto de retribución al inversor. Estos dividendos dependen de la rentabilidad que haya obtenido la empresa.

Una forma alternativa de inversión en renta variable son los derivados. Un derivado es un instrumento financiero que replica el valor de un activo subyacente, siendo en el caso del mercado de acciones el valor de una acción o un índice bursátil. Los índices bursátiles reflejan un valor medio ponderado de las acciones con más peso en una bolsa.

Los futuros sobre índices bursátiles permiten operar tanto en posiciones cortas como en largas. Junto con los CFD y las opciones, forman los tres principales tipos de contratos financieros. Los CFD o contratos por diferencia son otro tipo de productos derivados financieros que permiten el apalancamiento. Al ser productos apalancados, permiten obtener una rentabilidad proporcionalmente mayor a la cantidad invertida (depósito), ya que tenemos una exposición total en el mercado.

  • Fondos de inversión. Es una institución de inversión colectiva que capta las aportaciones de los inversores y las aglutinan en un único montante para operar con ellas como cojunto. Los fondos de inversión tienen como objetivo obtener una mayor rentabilidad que en el caso de que los inversores operasen por separado.

En los fondos encontramos las siguientes figuras: partícipes (inversores) y las participaciones, que son las partes en las que se dividen el patrimonio de un fondo. Para la gestión de los fondos existe la sociedad gestora y para la custodia de los fondos se encarga la sociedad depositaria (banco o sociedades de valores).

  • Participación preferente. Es un híbrido entre el bono y la acción que acaba denominándose deuda subordinada, siendo esta un tipo de deuda con peor calidad crediticia. Esta pobre calidad crediticia genera que el cobro de los intereses esté condicionado a la evolución económica del emisor, y determina su posición detrás de los accionistas a la hora del reparto de beneficios. Puede llegar el vencimiento y que por un mal resultado económico el poseedor de participaciones preferentes no reciba nada.

Es importante recalcar que invertir en renta variable no asegura beneficios, ya que una mala evolución de la empresa emisora de las acciones o la posesión de una cartera no estructurada correctamente, llevaría al inversor a un estado de pérdidas. Por ello, elegir apropiadamente un bróker de confianza y a sociedades gestoras con una sólida trayectoria financiera es una decisión importante por parte del inversor si desea generar beneficios y no incurrir en pérdidas.

Pulse o haga clic para ver más noticias.

 

 
Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes