Criptomonedas.
photo_camera Criptomonedas.

Negocio

Trading: Todo sobre los CFD

El trading de contratos por diferencia (en inglés, contract for difference, CFD) es un tipo de operación diferente. Todo lo que necesitas saber es esta nota

Marcelo Berenstein

Los contratos por diferencia (en inglés, contract for difference, CFD) es un derivado financiero mediante la cual, a través de un contrato, el vendedor se compromete a pagar al comprador la diferencia entre el valor actual de un activo subyacente y su valor en tiempo del contrato. En el caso de que la diferencia sea negativa, el comprador paga al vendedor.

Antes de empezar a invertir en CFD, es importante saber que requieren mucho análisis por parte de los traders, ya que pueden ganar tanto con las subas de precio con operaciones en largo, como con las bajas de precio mediante las operaciones en corto.

Ventajas

Un beneficio de los CFDs es la posibilidad de invertir en el movimiento de precios en ambos sentidos, haciendo depender la ganancia y la pérdida de la exactitud de la previsión al invertir.

Además, es una gran opción para aprovechar todo lo que ofrecen las nuevas tecnologías en términos financieros.

Otro beneficio es que con un solo producto puedes acceder en diferentes mercados. Esto significa que con un CFD puedes invertir en subyacentes tan diversos como como criptomonedas, acciones, índices, divisas o bonos, entre otros.

Para iniciar, se exige al inversor un pequeño importe en carácter de depósito de garantías, lo que permite operar por montos mayores.

Desventajas

Una contra de los CFDs es que en las operaciones en corto se encuentran muy poca cantidad de valores con poco volumen. Otra desventaja es que la mayoría de esos pocos valores de volumen bajo no permiten apalancarse.

Otro punto negativo es que los CFDs pueden tener comisiones altas. En ese sentido, siempre conviene tener en cuenta el costo de las comisiones en el mundo financiero.

 

Cómo operar

Trading en largo y en corto

Como señalamos más arriba, con los CFDs permiten invertir en los movimientos de los precios hacia arriba y hacia abajo. 

Para hacerlo más sencillo: Si estás seguro de que el valor de un activo subirá, el CFD  te permite comprar u operar en largo, obteniendo ganancias ante cada suba del precio del activo.

Por el contrario, si estás convencido que el precio baja, te posicionas en corto y sacas tajadas de cada caída del precio.

Lo importante es tener claro de que, si invertís en largo y el precio baja, vas a sufrir pérdidas y lo mismo si te posicionas en corto y el precio sube.

Apalancamiento

Este tipo de trading permite una mayor exposición mayor sin necesidad de desembolsar el total de los costos desde el inicio de la operación.

Con una operación estándar, debes pagar el costo de las acciones, en cambio con un CFD puedes operar con un depósito del 5% del costo total (dependiendo de la plataforma que utilices).

En este tipo de trading es muy importante que estés atento para no sobrepasarte en las operaciones ya que, así como los beneficios pueden multiplicarse, las pérdidas podrían ser mayores a tu depósito inicial. Debes tener en cuenta que tanto las ganancias como las pérdidas se calculan tomando como base el tamaño completo de tu posición, desde el momento en que la abriste hasta cuando la cierras.

Margen

El trading con margen es otra forma de llamar al apalancamiento, ya que en ocasiones los fondos requeridos para abrir y mantener una posición equivalen a una parte del total.

Se necesitan dos tipos de márgenes para los CFDs. Uno de depósito como garantía para abrir una posición y otro de mantenimiento si la operación se acerca a pérdidas que el depósito inicial no puede cubrir. Cuando esto sucede, tu proveedor realiza una llamada de margen para que ingreses más fondos a tu cuenta, con el riesgo de que te cierren la posición y efectivicen las pérdidas en caso de que los fondos sean insuficientes.

Cobertura

Los CFD pueden utilzarse para cubrirse por las pérdidas de otras posiciones abiertas.

Abrir una cuenta de CFDs

El riesgo de los CFDs es considerablemente mayor que las operaciones ordinarias con acciones. Esto en la práctica, implica que no cualquiera puede operar CFD.

Sin embargo, la mayoría de los proveedores de CFDs ofrecen a cursos gratuitos y otros recursos educativos para ayudarlos a entender los riesgos y consejos para controlarlos.

Existe una herramienta muy importante para los traders que quieran operar con CFD: los stop losses. Básicamente se trata de instrucciones que se pueden dejar al proveedor de CFD para que cierre automáticamente una posición si el mercado se mueve de forma desfavorable.

Como muchos traders sienten inseguridad o temer de perder más de lo previsto por la rapidez de movimientos del mercado, algunos proveedores ofrecen stops garantizados.

Existe finalmente opción de abrir una cuenta de riesgo limitado, donde sólo se pueden realizar operaciones en las que haya un stop garantizado asociado y suficientes fondos en la cuenta para cubrir la peor pérdida potencial.

Primeras imágenes del rey emérito Juan Carlos I al llegar a España

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?