Venta online
photo_cameraVenta online

Negocio

La apuesta del comercio tradicional por la venta online para superar el Coronavirus no está libre de riesgos

Buenos resultados requieren profesionalidad e inversión

Los meses que la población española ha estado confinada desde el comienzo del estado de Alarma propiciado por la crisis del Coronavirus ha demostrado que los hábitos de consumo van a cambiar de ahora en adelante.

Aunque las diferentes fases de la desescalada se traducen en una relajación de las medidas y en que la gente pueda poco a poco recuperar su actividad habitual, lo cierto es que las tiendas del pequeño y mediano comercio afrontan esta transición a la 'nueva normalidad' con dudas: los clientes acudirán con menos asiduidad por el miedo y las medidas especiales que deben asumir para entrar a las tiendas.

Esto se traduce, como lo ha hecho durante todo el confinamiento, en un mayor uso de las herramientas que ofrece Internet para la venta online o el E-commerce, en los que muchos profesionales han fijado su atención estos días para ampliar las posibilidades de sus comercios. La crisis de la Covid-19 ha demostrado que ya no solamente sirve concebir una empresa de venta offline (sea o no presencial), sino que hay que implementar herramientas y protocolos para vender a través de Internet.

Sin embargo, el desconocimiento y las prisas de muchos de estos emprendedores por empezar a vender online tiene algunos riesgos: la mayoría de gente ha buscado agencias de diseño web que les sirvieran una tienda digital en poco tiempo y muy baratas.

Obviamente, en la tesitura actual, los comerciantes sopesan más las inversiones y en muchos casos desconocen el funcionamiento de la Red, lo que les hace pensar que “Internet es gratis” y que con una pequeña inversión conseguirán un buen rendimiento.

Nada más lejos de la realidad. "Por nuestra experiencia, sabemos que muchos de estos proyectos de E-commerce no servirán de nada”, explica Carolina López, diseñadora en la agencia Artilet de diseño web en Barcelona: "No se posicionarán en Google, no convencerán al posible comprador y no serán rentables para el negocio”, aclara la profesional.

Buenos resultados requieren profesionalidad e inversión

Lo que deben tener en cuenta los propietarios de pequeños y medianos proyectos que quieran entrar al mercado online, recomiendan los expertos, es que hay que pensar que hay que tratar esta forma de llegar al cliente con la misma importancia que la venta presencial, lo que hace necesaria una inversión suficiente para crear una herramienta de comercialización interesante, atractiva y eficaz.

Además, si el E-commerce de un negocio no tiene una marca ampliamente conocida por el público, no será visible en Google y, por tanto, las ventas serán escasas o inexistentes.

Por todo ello, el paso principal a la hora de abrir una tienda online es apostar por un proyecto que presente los estándares de calidad más altos para ofrecer al comerciante una plataforma con un diseño atractivo y que transmita confianza, que ofrezca argumentos de compra simples y directos para vender y, así, poder rentabilizar la inversión y ganar clientes en estos momentos en los que mantener el flujo de venta o incrementarlo resulta tan importante.

Opciones baratas no suelen ser una buena idea

Una tienda online barata, basada en plantillas gratuitas, hecha deprisa y sin trabajar ningún aspecto del marketing online puede ser una opción seductora únicamente por el coste de la misma, pero será un gasto, no una inversión.

"En Artilet no enfocamos nuestro servicio de diseño de tiendas online a precio sino a calidad. Nos gusta entregar una herramienta que nuestros clientes puedan explotar y rentabilizar", sentencia Carolina López.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?