asesores profesionales
photo_cameraasesores profesionales

Negocio

Los asesores profesionales y su papel en las empresas, ¿son tan fundamentales?

Los asesores profesionales ya forman parte del corazón de cualquier negocio

Los asesores profesionales ya forman parte del corazón de cualquier negocio. En pleno siglo XXI, con la alta competitividad que hay en cada sector y la enorme magnitud que puede alcanzar cualquier negocio, tener dentro del mismo a alguien que conozca todos los entresijos legales y del campo en el que se desarrolla la actividad de la empresa es fundamental. Solo él puede marcar el camino adecuado a seguir para crecer constantemente.

Emprendedores, empresarios, autónomos... Da igual el perfil al que se mire, todo el que empiece un nuevo negocio necesita contar con la ayuda de alguien que sepa qué es lo que hace falta para arrancar. Toda la documentación, el capital, la inversión inicial, personal, desarrollo de infraestructuras, contabilidad y un largo etcétera son los aspectos que muchos pueden desconocer cuando meten el pie por primera vez en la creación de una empresa. Todo eso, y más, es aquello que puede perfilar la figura del asesor experto.

De hecho, el papel de estos profesionales es tan amplio que, al igual que pueden servir para que una compañía se expanda a otros países, también pueden ser de especial utilidad a la hora de afrontar un concurso acreedores. Son un agente polivalente y que ha demostrado, con el paso de los años, que debe formar parte de cualquier negocio. Aunque ahora vamos a ver más exactamente por qué su rol se ha vuelto tan de peso en las empresas modernas.

¿Por qué son tan importantes los asesores para un negocio?

Huelga decir que contar con un asesor no es algo absolutamente obligatorio, pero sí que es altamente recomendable si se quiere desarrollar la actividad empresarial sin ningún sobresalto. Sean legales, jurídicos, contables o de cualquier tipo, los asesores pueden agilizar una gran cantidad de trámites que, de otra forma, podrían ser todo un caos para ti o para tu empresa.

Ayuda en la elaboración del plan de negocio

Antes de comenzar siquiera a plantear cómo será la empresa, el asesor puede ofrecer una ayuda crucial en la elaboración del necesario plan de negocio. Este es el que dicta cómo se desarrollará la actividad en la empresa, así como las estimaciones tanto de gastos como de beneficios a lo largo de un periodo de tiempo. Es la primera guía sobre la que se construye todo el proyecto para darle forma.

Ahí, es esencial que tanto el plan de inversiones como de financiación se elabore con los pies en el suelo y con perspectivas reales, algo que solo se puede conseguir con el asesoramiento adecuado. Es muy fácil hacer proyecciones enormes y pensar que todo va a ir sobre ruedas, pero estos profesionales son los que se encargan de dar el toque de realismo para plantear unas metas plausibles.

Trámites con la Administración

Los papeles y documentos oficiales siempre son algo que trae de cabeza a cualquier empresa. Saber cómo organizarlos y redactarlos, amén de cómo enviarlos a la hora de responder a cualquier requerimiento de la Administración es crucial para evitar cualquier clase de problema. De nuevo, aquí es donde entra en juego el asesor para determinar el modo correcto de proceder de la forma más eficaz posible.

Cualquier cambio de leyes que haya y afecte a tu negocio, cualquier nueva restricción o bonificación que aparezca. Todo eso es algo en lo que debe especializarse esta figura para informar a la empresa, permitiéndole así estar siempre a la orden del día y cumplir en todos los campos posibles.

Control contable

La contabilidad es un aspecto fundamental en un negocio, de hecho, debe llevar un seguimiento continuo y férreo para evitar cualquier posible descuadre. Aunque hay negocios pequeños que pueden pensar que no es necesario, cuando se alcanza cierto volumen de trabajo, se acaba teniendo que recurrir a un asesor o gestor para que puede organizarlo todo o, al menos, ayudar en el proceso.

Facturas, cobros, gastos, devoluciones, nóminas... Todo eso, y mucho más, debe ir creciendo a medida que tu empresa crece, por lo que al final tendrás que delegar en alguien que se encargue de llevarlo todo para que puedas centrarte en seguir haciendo crecer el negocio. En efecto, ese alguien es un asesor profesional, que además te dará la total garantía de que todo está en orden.

Toma de decisiones

Hay momentos en cualquier negocio en los que hay que pensar en tomar decisiones que pueden marcar por completo el futuro de la empresa. Desde pedir un crédito a un banco para afrontar un gran gasto hasta abrir paso a franquicias o lanzar nuevas propuestas de producto, todo eso requiere ser meditado en profundidad previamente para no dar ni un paso en falso.

Los asesores pueden ayudar en la toma de decisiones, aportando datos, estadísticas y todo lo necesario para seguir el camino más adecuado y no errar. En ocasiones, un fallo puede suponer el cierre directo de una compañía.

Todos estos son motivos de peso para dejar claro que contratar los servicios de una asesoría o gestoría son la mejor forma de evitar problemas a lo largo de toda la vida comercial de cualquier negocio. Se debe tener muy en cuenta la importancia que tienen, ya que en ocasiones pueden marcar la diferencia entre alcanzar el éxito o quedarse a medio gas.

Pulse o haga clic para ver más noticias.

 

 
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?