LEI.
photo_camera LEI.

Negocio

Código LEI: qué es y por qué es tan importante para tu empresa

Este requisito es esencial en ese mundo financiero

Si tienes un negocio que necesitas que opere en los mercados financieros, necesariamente tienes que tener un código de identificación LEI para poder hacerlo. Por suerte, tramitarlo es muy fácil, gracias a empresas especializadas que hacen todas las gestiones por ti para que de manera casi instantánea puedas contar con él.

Cuando se opera en el mercado de valores con cualquier compañía, se deben cumplir ciertos requisitos que garanticen que las empresas participantes realmente estén solventes y trabajen de manera legal. Uno de ellos es el código de Identificador de Identidad Jurídica, conocido como LEI (Legal Entity Identifier), que es esencial en ese mundo financiero.

Este código permite observar, valorar y verificar cada ente participante en los mercados financieros. Gracias a él se puede operar de manera más confiada y segura, ya que brinda claridad y un mejor funcionamiento de las transacciones financieras.

Consiste en 20 caracteres que identifican una serie de datos de la empresa que porta la identificación: oficina de la compañía, razón social, domicilio, país y demás datos relacionados con su funcionamiento.

El Codigo LEI entró en vigencia en 2018 y desde entonces se ha estandarizado en todo el mundo. Es un código que, aunque no es obligatorio, respalda el registro de los entes corporativos que participan en los mercados financieros, lo cual le da más valor y confiabilidad.

Toda compañía, por muy grande que sea, para poder operar en la economía de valores, necesita brindar confianza para poder avanzar exitosamente, lo cual se lo da esta útil y práctica herramienta.

¿Cómo obtenerlo?

Para conseguir el registro LEI solo hay que buscar el apoyo de empresas especializadas que se encargan de gestionarlo y emitirlo, que se denominan Unidades Operativas Locales (LOU), y que están facultadas por la Fundación Mundial de Identificación de Entidades Legales, GLEIF (Global Legal Entity Identifier Foundation), para hacer ese trabajo.

Estas LOU se encargan de todo y en apenas minutos emiten el correspondiente código, de forma fácil, cómoda, segura y, lo mejor, sin siquiera salir de la oficina, todo se hace vía online.

Para solicitar el LEI solo hay que cumplir los siguientes pasos:

●      Aportar la información de la empresa: solo hay que presentar los datos requeridos, entre ellos el Registro Comercial, que es el más importante.

 

●      Elegir periodo de validez del código: hay varias opciones que las LOU presentan para que las empresas elijan entre una variedad de paquetes que van desde un año, que es lo mínimo, hasta 5 años. Es de resaltar que el código LEI se debe renovar anualmente.

●      Sufragar los costes a través de convenientes métodos de pago: hay varias maneras de pagar el servicio de emisión del código LEI, entre los que siempre destacan PayPal y las tarjetas bancarias.

La aprobación de la solicitud y asignación del código suele tardar alrededor de 120 segundos; sí, es así de rápido. Y para la renovación apenas se necesitan 90 segundos.

¿Quiénes deben tener el código LEI?

Para saber si necesitas el código LEI debes revisar si tu empresa participa o tiene planificado participar en el comercio de derivados, es decir, en aquellos mercados que venden y compran instrumentos financieros cuyos valores provienen del desarrollo de los precios de otros activos.

Las compañías que pueden negociar con derivados es bastante extensa, pero se pueden resumir en las siguientes:

Entidades bancarias y empresas financieras o crediticias, agencias que emiten acciones, deudas o valores, o que cotizan en la bolsa, fondos de pensiones, fondos de inversión, comunidades de bienes y otras vías de inversión que se pueden calificar como alternativas.

Hay empresas que obligatoriamente deben tener su código LEI, como son las sucursales españolas de compañías internacionales que se enmarquen dentro de las categorías mencionadas.

El código identificador global solo aplica a las personas jurídicas, es decir, a instituciones, fundaciones, organizaciones empresariales y registros comerciales. Las personas físicas no están obligadas a tenerlo.

El centro comercial de la ciudad de Kremenchuk después de haber sido atacado por Rusia

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?