Yungle
photo_cameraYungle

Negocio

¿Cómo ha afectado el Covid-19 a nuestra manera de comprar?

Los consumidores españoles serán más exigentes a la hora de valorar detalles como la seguridad y la higiene en una tienda física

Está claro que la aparición del coronavirus en nuestro país ha traído consigo consecuencias nefastas, tanto a nivel social como económico.

Ahora, por suerte, se empieza a ver un poquito de luz al final del túnel y, muchos negocios que hasta el momento mantenían su “formato clásico”, es decir, que vendían sólo en tienda física, se han visto obligados a “modernizarse” y unirse a las ventas online.

Algunos pequeños negocios que ni si quiera tenían su propia página web han pensado que este era el mejor momento para dar el salto y, para ello, han recurrido a agencias de Comunicación y Marketing Digital como Yungle sobre todo ahora de cara a las rebajas ya que se quieren evitar a toda costa aglomeraciones en las tiendas.banners articulos-03

Es indiscutible que para muchos negocios ha supuesto un sobreesfuerzo, para otros por desgracia incluso la quiebra. Pero, para empezar la recuperación económica, ahora habría que hacerse las siguientes preguntas:

¿Cómo se ha visto afectada o ha cambiado nuestra manera de comprar? ¿Habrá empezado con esto la revolución del comercio electrónico?

¿Se ha producido un cambio en el consumidor?

Las respuestas a las preguntas que se han formulado anteriormente no son tan sencillas, pero está bastante claro que los consumidores han cambiado. De hecho, un estudio llevado a cabo por Capgemini revela que los consumidores españoles serán más exigentes a la hora de valorar detalles como la seguridad y la higiene en una tienda  física, así como durante el reparto a domicilio y, además, se le dará mucha más importancia al tema de la sostenibilidad.

Además, ahora que casi todo el mundo que se mantenía escéptico se ha visto obligado a atreverse con las compras por internet, ha descubierto que no solo se trata de la seguridad, sino que además comprar online resulta ser tremendamente práctico y cómodo.

En el sector de la alimentación, algunos han descubierto que con tan solo unos pocos clics pueden hacer la compra de la semana o incluso del mes y, por si eso fuera poco, se lo llevan a casa, evitándoles tener que cargar con el peso de las bolsas.

Aun así, sigue habiendo consumidores que prefieren ir al supermercado y ver los productos por sí mismos antes de comprarlos.

Lo mismo ocurre con el sector de la moda, que hay gente que no quiere comprar nada sin probárselo primero, pero durante esta cuarentena también han aumentado las ventas de ropa y accesorios online, ya que las tiendas han dado muchas facilidades para el cambio de artículos.

Gracias a eso, muchos consumidores han perdido el miedo que tenían a “¿y si lo compro y luego no me vale?”.

En la mayoría de los casos se ha permitido la devolución hasta 100 días después de la reapertura de las tiendas y, si no, se ha dado la opción de que un operario del servicio de reparto se presente en la puerta de tu casa para recoger el paquete. Tras ello, se efectúa la devolución del importe o el cambio del producto y, ¡problema resuelto!

Razones por las que los negocios deberían invertir en la venta online

Lo que se puede resumir de todo esto es que, si los consumidores cambian en cuanto a su demanda, los negocios tienen la obligación de adaptarse a esos cambios para poder sobrevivir.

Si nos paramos a pensar, las primeras semanas de confinamiento se saturaron todos aquellos negocios que tenían servicio online, sobre todo en lo que a alimentación se refiere. De hecho, se vieron tan saturados, que tuvieron que cesar su actividad online en algún que otro caso.

Poco a poco la situación se estabilizó, pero viendo este resultado, se podría afirmar que, de haber dispuesto de un mejor y mayor peso online, no se habría producido ese colapso y, además, probablemente las ganancias habrían estado más repartidas o incluso incrementado.

Por lo tanto, aquellos negocios que aún no han dado el paso, deberían de tener en cuenta que este es el momento ideal para lanzarse a crear un negocio online, tanto si tienen su propia tienda física como si parten de cero. ¿Por qué?

La respuesta es simple: los consumidores se han visto obligados a dejar de desconfiar de las compras por internet y, en la gran mayoría de los casos, la experiencia les ha resultado sorprendentemente positiva.

Y no, no hay que dejarse llevar por el pesimismo y pensar que ahora que se están reabriendo los negocios no es necesario invertir en la venta online, ya que la realidad es que se ha producido un cambio más profundo en los consumidores, un cambio de mentalidad.

Además, por desgracia se augura otra oleada de casos de infección por coronavirus para este otoño. Sería aconsejable que esta vez los negocios estén preparados para afrontarla.

Pero sin agobios, en realidad es algo muy sencillo si se deja en manos de profesionales. Por ejemplo en ejemplo antes comentado, en agencias online como Yungle Marketing se puede encontrar una amplia oferta de servicios, que abarcan desde el diseño y desarrollo de la página web hasta la gestión de las redes sociales.banners articulos-02

Conclusión: Las 3 grandes tendencias dictadas por los consumidores

En resumen, tras analizar los hechos, se puede concluir que durante este periodo fatídico los consumidores han impuesto 3 grandes tendencias:

Hasta los consumidores más escépticos han desarrollado una gran afición por las compras online que, probablemente, a pesar de haber sido por necesidad, sea un hábito que permanezca. Y, por otro lado, se ha comprobado que se han dado más opciones que favorecen al consumidor a la hora de la entrega y la devolución.

La mayoría de los consumidores también exige que se extremen las medidas de seguridad e higiene tanto en tiendas físicas como a la hora de comprar online, ya que ante esta situación la salud es lo primero.

Los consumidores, de forma consciente, optarán por inclinarse a consumir productos de marcas o empresas que participen en alguna causa solidaria, ahora sobre todo relativa al Covid-19. Pasa lo mismo con aquellas marcas o empresas que se impliquen con el tema de la sostenibilidad.

Hay que decir que, a pesar de que estas sean las más evidentes, también se ha podido apreciar que cada vez al consumidor le importa más adquirir un artículo de calidad, aunque sea más caro, que adquirir muchos artículos a bajo precio.

Al igual que otra de las principales tendencias durante esta cuarentena ha sido cuidarse. Se ha aumentado el número de ventas de productos de belleza, alimentación sana, etc.

Por todo ello, la conclusión a la que se puede llegar es que esta desagradable situación ha supuesto un cambio de mentalidad a nivel social.

Lo que todavía nadie sabe es si este cambio supondrá una mejora en nuestro modo de vida para bien y si existirán contras, no solo a nivel económico, sino también social. ¿Avance o retroceso? La respuesta a esa pregunta sólo la tiene el propio tiempo.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?