¿Habrá crisis en el 2020?
photo_camera ¿Habrá crisis en el 2020?

Negocio

¿Habrá crisis en el 2020?

¿Tenemos razones para preocuparnos?

Cada vez empieza a escucharse más la frase de “...y se acerca otra crisis”. Ya sea como charla de bar o en reuniones de empresa, la sombra de una nueva etapa de dificultades económicas parece que se cierne sobre nosotros.

Y es totalmente normal que nos asuste dicha perspectiva; hace poco más de 10 años desde que se produjo la crisis anterior tras la caída en 2008 de Lehman Brothers, y sólo desde el 2014, según el Instituto Nacional de Estadística, es cuando España ha salido realmente de ella. Esto significaría que, de producirse una crisis este año, habríamos estado los mismos años en crisis que fuera de ella.

No obstante, otros opinan que la situación ha sido incluso peor. Según el portal financiero Top5Credits, en su artículo sobre la crisis del 2020, los datos serían peor si tomamos por cierto que la salida en sí se produce en 2017. Esto es debido a que, si bien en 2014 empieza la recuperación, no es hasta 2017 que el PIB se recupera totalmente. Esto significaría que, tras solo tres años de respiro, entraríamos en otro periodo de recesión.

Ahora bien, ¿Tenemos razones para preocuparnos? Como sucede con el periodo de la crisis, dependerá a quién le preguntes. Si bien muchos expertos coinciden y el consenso general es que nos enfrentaremos a dificultades, tanto a escala global como en nuestro país, otros son más positivos.

Por un lado, los más negativos afirman que, a diferencia de 2008, en esta ocasión los caprichos del mercado serán más nefastos, ya que en este caso hablamos más bien de déficit económicos en los Estados. En 2008 fue una crisis comercial la que acabó afectando a cada ciudadano, y fueron los Estados precisamente quienes intervinieron para paliar los efectos.

En España, por ejemplo, se produjeron tanto rescates bancarios como reestructuración de cajas. Al ser en esta ocasión los Estados quienes causarían la crisis, esto la haría bastante más devastadora, al no haber a quién acudir para paliar sus efectos.

Otros son mucho más positivos. Por ejemplo, los 400 expertos del Consenso Económico del PwC afirman que se tratará de una desaceleración económica, que no llegará a reducir considerablemente el PIB a nivel global o estatal. Además, hay que recordar que la anterior crisis no avisó, por lo que el hecho de poder ver la situación que se nos viene encima, debería ayudarnos a prepararnos mejor.

Posibles causas de la crisis

Si bien las opiniones difieren respecto a los principales causantes, existe un consenso ante las causas. Esto quiere decir que, por ejemplo, la guerra arancelaria entre Trump y China es uno de los factores clave.

Eso sí, dependerá de cada uno pensar si Trump está desestabilizando la economía a nivel mundial por capricho (recordamos que los aranceles han llegado también a España), o sus motivos justificados.

 

Pero el actor clave en Europa es Reino Unido y el Brexit, otra medida que si bien muchos británicos consideran que les beneficiará, está claro que al menos, en la economía global en la que vivimos, contribuirá a desestabilizar los mercados europeos.

Otro eterno debate se abre respecto a los causantes de la deuda, ya que, como indicamos, el déficit ahora se encuentra principalmente en los Estados. Y es que para muchos, la culpa de este déficit viene dada por políticas de estimulación económicas que no han funcionado.

Muchos achacan al exceso de gasto público este déficit, defendiendo una posición de libre mercado en la cual cuanto menos intervencionismo estatal, mejor. No obstante, otros opinan que precisamente la generosidad de los estados con los mercados, especialmente con la banca (recordemos que el Banco de España da por perdido el 75% del rescate bancario), es lo que ha llevado a los estados al borde de la quiebra.

Lo que es cierto es que, en caso de producirse, esta crisis no tendría un único causante. La inestabilidad de Oriente Medio, especialmente con el recién conflicto entre Estados Unidos e Irán no hace más que incrementar el precio del petróleo.

La crisis ambiental está empezando a azotar países africanos, generando hordas migratorias. El eterno crecimiento de Estados Unidos se ve amenazada por el envejecimiento poblacional y la acumulación de deuda. Haya crisis o no, lo cierto es que motivos no faltan.

Qué hacer ante una posible crisis económica

A pesar de estar informados, hacer frente a una crisis no es sencillo. Para empezar, porque poco podemos hacer para evitarla como individuos. Son muchos factores que escapan de nuestro control, pero siempre podemos tomar ciertas medidas para paliar sus efectos.

No dejes cabos sueltos. Si te faltan esas pocas letras del coche, unos plazos de la hipoteca o podrías paliar tus deudas antes de tiempo, hazlo. Especialmente en el caso de que hayas asumido deudas un tanto abusivas pero que asumes al poder permitírtelas. Piensa que si la crisis sucede, esa situación puede cambiar. Plantea hacer uso de un crédito de Reunificación de deudas con el que puedas refinanciar tus préstamos con mejores condiciones (algunos bancos incluso ofrecen una rebaja del TAE al cambiar tus deudas de banco)

No tomes riesgos. Si piensas cambiar tu empleo estable por otro con menos seguridades pero que te apasiona más, quizá no sea el momento. O, si eres emprendedor, deja que pase la tormenta antes de embarcarte en un proyecto demasiado ambicioso. Las crisis pueden dar oportunidades, pero siempre hay que saber antes dónde están.

Sé conservador en tus inversiones. Si eres inversor, apuesta por lo seguro. Apalancamientos o inversiones de alto riesgo son medidas muy perjudiciales actualmente. Las oportunidades que pueden brindar fenómenos como las burbujas inmobiliarias son peligrosos, así que no dejes que la avaricia te consuma y apuesta por la baja rentabilidad pero alta seguridad.

Empieza a ahorrar. Antes de las vacas flacas, no lamentes no haber guardado un colchón. Si las cosas se ponen difíciles, esos euros que hoy en día podrías ahorrar sin problema, quizá mañana marquen la diferencia.

No entres en pánico. No sabemos si la crisis va a ocurrir. No hace falta que vendas todas tus posesiones y te exilies a una isla desierta. Las recesiones vienen y van, y si bien no son momentos agradables, siempre amanece tras la hora más oscura.

Carolina Darias pone énfasis en la necesidad de las vacunas solidarias

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?