Flexibleplaces.com
photo_camera Flexibleplaces.com

Negocio

La democratización de la publicidad

Flexibleplaces.com como transformador digital publicitario

Ha nacido la primera plataforma tecnológica a nivel mundial para reservar y compartir cualquier espacio, ya sea una tienda, un gimnasio, una farmacia o un centro comercial. A través de Flexibleplaces.com, cualquier marca que quiera ofrecer una presentación de productos totalmente distinta a las habituales y crear experiencias reales a su cliente puede llevarlo a cabo con un solo click. Ofrece diferentes formas de compartir un espacio: fijar vinilos publicitarios en escaparates de hoteles céntricos para activar las ventas en online, organizar un desfile en un restaurante de moda para poder vender las nuevas colecciones en directo, una cata de gin-tonics en 40 barberías, exponer una nueva colección de deco-living en un coworking, emitir un spot publicitario en las pantallas de una cadena de gimnasios o compartir unos metros para vender productos, es decir, implementar un shop in shop (una tienda dentro de otra). Lo importante es no dejar indiferente a nadie. Las pop-up store o tiendas efímeras, según su creadora, son ya un formato caduco.

Hoy hablamos con Sonia Martínez Uclés, fundadora de la única plataforma de espacios compartidos a nivel mundial. Cuenta con una experiencia de 16 años en el sector del marketing y publicidad en entornos atípicos como cines, centros comerciales, supermercados y edificios de oficinas. Toda su trayectoria profesional se ha desarrollado en multinacionales como Unibail Rodamco Westfield, cines Kinepolis o CBRE.

Flexible Places cuenta con más de 300 usuarios en la plataforma en su primer año de vida, ¿qué es lo primero que recomiendas a vuestras marcas?

Sin duda que deben comunicar la misión o la historia que hay detrás de ellas. Es lo que más engancha y enamora a los clientes. Necesitan comunicar su causa, lo que les diferencia. Ya no sirve comunicar “mi producto es el mejor”, sino “salva el planeta con nosotros” y de esta forma, la venta es más factible.

Gracias a nuestra plataforma tecnológica, las marcas pueden comunicar sus mensajes directamente a su público objetivo. Se puede filtrar por la edad del cliente que visita el espacio, el perfil socio-económico, el número de clientes al mes o por sus intereses. Trabajamos para que la marca comunique flexible y fácilmente el mensaje a su audiencia, ya sea en un centro comercial o captando la atención de los estudiantes compartiendo espacio en una residencia. Existe un amplio abanico de entornos en los que alquilar temporalmente algunos metros cuadrados para alcanzar a los asistentes de un museo, o captar la atención de los trabajadores de un edificio de oficinas, por ejemplo. También se recopilan bases de datos de una tienda de moda o se activan ventas a nivel online con descuentos en espacios físicos.

Como creadora española de la primera plataforma de espacios compartidos a nivel mundial ¿cuál fue tu inspiración para su creación?

Mi misión siempre ha sido democratizar la publicidad y las ventas temporales, hacer todo más accesible para todos. Por un lado, para los espacios, que cualquier tipología de espacio o activo pueda generar ingresos compartiendo unos metros con una marca. Por otro, para que las marcas de naturaleza digital o aplicaciones móviles (app) puedan tener presencia física y llevar sus productos a las zonas más céntricas y con precios asequibles.

Nos sentimos muy orgullosos por conseguir, por ejemplo, que la inversión de una campaña publicitaria de Vodafone pueda llegar a 48 peluquerías, generando ingresos adicionales para esas peluquerías de barrio. Y por el lado contrario, conseguir que una pequeña marca de e-commerce danesa pueda compartir los escaparates de un hotel de lujo ubicado en una zona céntrica de Madrid, permitiéndole alcanzar a su público objetivo de una forma muy económica.

Con la crisis del Covid-19 y la influencia que va a tener en la sociedad, ¿de que manera Flexibleplaces.com impactará en el sector?

Actualmente no existe ningún sector que no vaya a sufrir disrupción. En mi opinión, no fue Netflix quien hizo desaparecer a Blockbuster sino la accesibilidad y la diferencia en precio. Uber no perjudica la industria del taxi, lo hace el acceso limitado y su control de precios. Airbnb no está acabando con la industria hotelera, sino la relación calidad/precio y la escalabilidad. En este sentido, Flexibleplaces.com nace para hacer las contrataciones publicitarias y las ventas temporales más accesibles y económicas para todos.

Hemos estado en las últimas conferencias que has impartido, ¿nos podrías explicar brevemente qué es el shared marketing?

Con la aparición de Flexibleplaces.com, la forma de acercar el producto al mundo físico ha variado. Hemos creado un nuevo concepto: el shared marketing o marketing compartido. Se trata de una nueva vertiente del marketing con influencias y algunas técnicas transferidas y adaptadas de la publicidad out of home (ohh), del street marketing y del marketing experiencial.

Este nuevo concepto se basa en las experiencias presenciales que humanizan a la marca, que generan wow effect al cliente, que tiene lugar en entornos inesperados, con conceptos muy creativos y económicos. Hemos aterrizado el modelo y hemos comprobado que ofrece beneficio tanto al espacio que comparte, como a la marca que desea captar a los clientes de ese espacio (y, además, consigue fidelizar a los suyos y a los de Flexibleplaces.com).

El incremento que ha experimentado el consumo de “experiencias”, ha triplicado al consumo de “productos”. Y Flexibleplaces.com lo hace posible a través de entornos inesperados, enmarcados en conceptos creativos que generan compromiso entre los consumidores de las marcas.

Cualquier espacio puede compartirse en Flexible Places para crear sinergias y alcanzar a nuevos clientes, ¿cómo definirías al nuevo cliente o consumidor del futuro?

Va a resultar complicado que las generaciones de boomers, millennials y centennials nos entendamos entre nosotros. Sólo a través de la tecnología podremos todos adaptarnos al cambio en este nuevo terreno de juego.

Estas generaciones han dejado de ser sujetos pasivos para convertirse en sujetos que demandan novedad y creatividad en su experiencia de compra. Es el paso de un consumo casi compulsivo a uno mucho más meditado e intencionado. Ya no nos definimos por la cantidad de cosas que poseemos, sino por el estatus que nos aportan y las experiencias que nos supone adquirirlas.

Muchos consumidores quieren convertir sus compras en una declaración de intenciones, en una marca propia. Porque si algo han conseguido la tecnología y en este caso, las redes sociales es que cualquiera puede construir su  marca personal.

En mi opinión, sólo aquellas marcas que sean capaces de ofrecer experiencias que ayuden a afianzar la marca personal de cada consumidor conseguirán construir una tribu de clientes y generar fidelidad en los próximos años.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?