Invertir en Bolsa
photo_cameraInvertir en Bolsa

Negocio

Invertir en Bolsa con buen pie y a largo plazo

En internet puedes encontrar lo que necesitas saber para invertir a través de páginas especializadas

No es para tomarlo a la ligera y mucho menos como un juego de azar, aunque a mucha gente le parece que guarda mucha semejanza con jugar a la lotería. Y por eso mismo hay quienes invierten en bolsa siguiendo informaciones y recomendaciones de personas sin experiencia en ese complejo mundo.

Si se toma esa decisión buscando rentabilizar los ahorros, es un paso que debe darse con firmeza y de manera correcta, con mucha organización y método y nada de emociones e impulsividad. 

Cómo hacerlo

En principio, debe tenerse claro cuál es el perfil que se tiene como inversor. Para esto debe saberse el objetivo financiero que se persigue y para cuánto tiempo se hace esa inversión.

Hay que estar dispuesto a seguir muchos caminos en busca de información, y en internet puedes encontrar lo que necesitas saber para invertir a través de páginas especializadas que ofrecen información confiable y veraz como Eurekers. 

Nunca es conveniente hacerlo pensando en resolver situaciones financieras personales en un corto plazo, dado que se están invirtiendo ahorros para un futuro no tan cercano. Y se supone que lo que se busca es una ampliación de esos ahorros y que se dispone de estos como un capital para hacerlo crecer en el mayor tiempo.

Eso significa que se tiene un capital sobrante que no está sujeto a contingencias inmediatas para que pueda invertirse de manera calculada y no arriesgando de buenas a primeras sin las elementales precauciones.

No olvidar que se es un principiante que está aprendiendo y no un profesional en el ámbito bursátil. Menos aún debe creerse que se va a vivir de esa inversión, porque está comprobado que tan solo una minoría muy reducida vive de la bolsa.

Aunque puede invertirse la cantidad que se quiera, los expertos en la materia recomiendan que lo mínimo que debe tenerse buscando rentabilidad es 3.000 euros. La razón de esa cantidad mínima es que cuando se realizan operaciones en la Bolsa deben cubrirse algunos gastos y pagar ciertos impuestos.

Esa cantidad recomendada también es aconsejable para tener una cartera diversificada que permita estar menos expuestos a los riesgos. Una cartera diversificada, basada en distintos tipos de activos tiene en promedio una rentabilidad mayor y un riesgo menor.

Una buena inversión: aprender a invertir en la Bolsa

El mundo financiero exige tener amplios y detallados conocimientos que no están al alcance de la mayoría de las personas. Como en toda actividad humana, es un aprendizaje que nunca termina y por eso nunca está de más tomar Los cursos de bolsa más destacados en alguna institución especializada, con los más renombrados expertos en esta materia.

Una manera apropiada de fundar los principios de ese requerido conocimiento para invertir en la Bolsa es tener en cuenta algunos aspectos fundamentales:

Entrar gradualmente en el ámbito bursátil.

No invertir en productos que no se entiendan.

Hacerse de una cartera diversificada.

No siempre atender lo que opinan muchos analistas financieros.

Aprender a administrar los riesgos.

Ser constante y disciplinado.

Leer publicaciones especializadas de calidad.

Dejar que corran los beneficios.

La suma de estas recomendaciones debe ir acompañada de una metodología cuya efectividad esté totalmente comprobada. Pero tratándose de que se está empezando sin conocimiento alguno, el mejor consejo es que se tome un curso de Bolsa.

Nada de cursos inmediatistas. El curso más adecuado será aquel que fije metas a largo plazo. No debe olvidarse que no se está invirtiendo en un juego de azar y que el mundo bursátil es lo bastante complejo como para dejarlo en manos de la suerte o de una corazonada.

Por qué conviene la inversión en Bolsa a largo plazo

La inversión a corto plazo exige una dedicación exclusiva y más intensa: por su parte, la inversión a largo plazo puede realizarse con menos esfuerzo y menos trabajo, lo que resulta ideal cuando se es principiante.

Se reducen los riesgos porque a largo plazo la rentabilidad media se hace en condiciones de mayor estabilidad.

Se dispone de más tiempo para corregir cualquier error que por inexperiencia se haya cometido, además de que se pueden reducir los efectos negativos de cualquier entrada al mercado en el momento menos propicio.

Las probabilidades de cometer los errores se reducen sustancialmente porque se toman decisiones más razonables y sin prisas.

En el largo plazo se reciben los intereses y dividendos e incluso la reinversión, lo cual hace una gran diferencia como el resultado satisfactorio al final de esa inversión.

Y una ventaja esencial es que en la inversión en la Bolsa a largo plazo se aminora de manera considerable el coste por invertir, ya que se pagan menos impuestos y comisiones.

Centrarse en el largo plazo es lo que conviene para un mejor desempeño en el mundo bursátil y así lo comprueban quienes ostentan una educación financiera del más alto nivel en concordancia con una larga experiencia.

Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable