Economía naranja.
photo_camera Economía naranja.

Negocio

Juan Carlos Briquet: “La economía naranja puede ser un nuevo combustible para América Latina”

En el 2020 la propia ONU declaró a ese año como el año de la Economía Naranja

Bastante se ha hablado de la Economía Naranja o del concepto de industrias creativas en estos tiempos recientes. Son dos conceptos que empiezan a abrirse paso cada vez más y con más fuerza en América Latina, más aún cuando vemos que el cambio climático toma mayores dimensiones y se transforma en una prioridad de los gobiernos. En el 2020 la propia ONU declaró a ese año como el año de la Economía Naranja, en un intento por tratar de que los países se adueñaron del concepto y comenzaran a invertir decididamente en tecnología, innovación y talento que contribuyera con el desarrollo sostenible. 

La Economía Naranja depende de la creatividad. No se aprovecha de los recursos naturales del planeta, y, aun así, genera unos dividendos extraordinarios. Según la ONU, la Economía Naranja se sostiene del conocimiento y el talento, dentro de lo que destacan actividades como publicidad, arquitectura, artes y oficios, diseño, moda, cine, video, fotografía, música, artes escénicas, publicación, investigación y desarrollo, software, videojuegos, televisión, radio, turismo y educación cultural, entre otras. La ONU estima que estas industrias representan casi 8 % del PIB mundial y pueden estar generando el 14 % de los puestos de empleo en el mundo. En el caso de América Latina, el BID estima que solo en el 2015 este sector produjo más de 120.000 millones de dólares, una cifra tremenda si se toma en cuenta que en esta región son pocos los gobiernos que invierten en educación y cultura. 

El empresario Juan Carlos Briquet Mármol, especialista en finanzas y analista de los entornos económicos, nos da su opinión sobre la economía naranja y su crecimiento en el mundo. “Cuando uno mira lo que ha pasado con este concepto se percata de un crecimiento tremendo, no solo de su uso, sino de su aplicación. Y creo que el actual momento bélico, que va a obligar a los Estados a un cambio estructural que rompa la dependencia de las energías fósiles, le va a dar un impulso aún mayor a la economía naranja. La economía naranja es el futuro, pero requiere de incentivos tributarios y económicos para darle viabilidad en algunos países donde la creatividad aún no es entendida como un proceso fundamental de la construcción de riqueza”, relató Briquet.

Una de las barreras para el crecimiento de la economía naranja es el acceso al Internet. En algunos países ya el Internet es un derecho humano y entra dentro de las necesidades elementales del ser humano, porque es fundamental para el conocimiento, pero también para la empleabilidad y la productividad. Sin embargo, en muchos países de América Latina hay rezago en cuanto a la accesibilidad del Internet y en otros, aunque haya alta cobertura, la velocidad de navegación es una deuda pendiente. 

Venezuela: fuera del radar

Juan Carlos Briquet explica los avances de la región en esta materia. “Yo creo que en México, Colombia y Brasil hay avances importantes en esta materia de la economía naranja. En Colombia se ha construido toda una legislación para exonerar de cargas tributarias a los jóvenes que decidan convertirse en emprendedores creativos. Y por supuesto que eso ha contribuido a su expansión. Pero sigue siendo un asunto de los de mejores oportunidades, en ciertos departamentos del país no hay esa posibilidad. Otros países como Venezuela ni siquiera han dado los primeros pasos hacia ese tipo la economía naranja, en muchos sitios no existe acceso al Internet y la capacidad de navegación es de las peores del mundo”, reveló Juan Carlos Briquet

El propio expresidente de Colombia, Iván Duque, escribió un artículo para la CAF en el que detallaba claramente que la economía naranja es la base para lograr la reactivación económica pospandemia y evitar que América Latina pierda el tren de la Cuarta Revolución Industrial. El llamado de alerta del exmandatario es fundamental en esta época donde la región se encuentra si un horizonte económico, más porque luego de una brutal recesión producto de la crisis sanitaria, se ha encontrado con una guerra que ha desequilibrado el mercado internacional. 

“Yo creo que hay que apuntar a una transición. Al ser una transición es un proceso largo, donde hay que sembrar desde abajo hacia arriba. Lo primero es que para que haya creatividad hay que invertir en educación, cultura y por supuesto en ciencia. Los colegios deben estimular la inteligencia artificial, no pueden seguir siendo colegios del siglo pasado donde los jóvenes aprenden solo de matemáticas, lengua y biología. Los jóvenes deben ir a fondo con la tecnología, la robótica, la informática y todas las tendencias que hay en el mundo. Hay que crear un cambio desde la raíz del árbol y no solo apuntar al cambio desde las hojas, es esto lo que en verdad puede generar un cambio estructural”, sentencia Juan Carlos Briquet Mármol. 

Es momento de subirse a esta locomotora

Briquet Mármol, también coincide en que América Latina podría dar un cambio total si aprovecha la economía naranja. “Tenemos una región muy rica, culturalmente hablando, y si a eso le sumamos la capacidad de emprendimiento de nuestra gente, no temo decir que en el paso de unos años con una política correcta y un entorno económico estable la región podría reducir los niveles de desigualdad y pobreza. La economía naranja puede ser ese combustible que fueron los comodites en la década pasada para la región”.

Por otra parte, los expertos coinciden que el acceso al crédito es un elemento fundamental para el impulso de las industrias creativas. Sin dicho aspecto es imposible que una empresa pueda sostenerse y crear planeas de inversión. “En el caso de las industrias creativas, el tema del financiamiento es incluso más importante, porque se trata mayoritariamente de inversionistas con poca edad, poco flujo financiero y aunque no requieren tanto capital si necesitan apoyo del sector financiero para arrancar su negocio. Por ejemplo, si yo decido hacer un cortometraje, requiero un financiamiento mínimo para poder darle viabilidad a ese emprendimiento”, finalizó Briquet, hablándonos desde su natal país, Venezuela. 

 

Francia 3-1 Polonia
                Copa Mundial de la FIFA Catar 2022                

Mbappé con dos goles sitúa a la 'bleus' en cuartos
Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes