Opinan los socios de ECD

Creatividad y la verdad de ser el que auténticamente se es

creatividad mayo 2021
photo_camera creatividad mayo 2021

La creatividad desempeña un papel crucial en el ámbito de la empresa y en el crecimiento económico a largo plazo. Su importancia ha motivado que desde el año 2018 se declare el  21 de abril, Día mundial de la creatividad y la innovación por la ONU.

Su trascendencia radica en que el capital creativo es y ha sido el activo más valioso en cualquier organización que aspire a maximizar su finalidad de servicio o de producción de  bienes. Y alcanza a los trabajadores porque a medida que las máquinas se hagan cargo de tareas repetitivas será el factor creativo de cada persona el demandado para su incorporación  a empresas. 

La creatividad es importante no solo para los resultados de una empresa, sino también para  los trabajadores. A medida que las máquinas asumen tareas repetitivas, será el potencial creativo de cada persona el que se demandará en el futuro para integrar las empresas más cualificadas.

También es la creatividad una capacidad, un talento que admite muchas definiciones. Tanto estudio sobre ella no ha demostrado más que no es posible aceptar una definición que abarque todos sus aspectos.

Tampoco es un tema de rabiosa actualidad. Los filósofos griegos la concebían como una inspiración sobrenatural, un favor de los hados, un influjo para que el creativo materializara ese plectro. Platón creía que estas personas estaban conectadas con las divinidades permitiéndoles un acceso al mundo de las ideas. Esta tesis se explica en su obra Fedro  (Φαίδρος).

La primera investigación empírica, situándose más allá del umbral divino, fue realizada por William Duff en 1767. Su tesis es semejante a la que en la actualidad sostienen algunos  teóricos sobre la mente creativa. Elabora una concepción psicosocial de la creatividad similar a la hecha por Lennon y Sacey en 1988.

Diferencia entre genio y talento. El talento no necesita innovación mientras que el genio creativo sí requiere resultados tangibles. La aplicación de la palabra original a genio implica para Duff un poder nativo y radical de la mente cuya finalidad es descubrir lo que hay de nuevo e inusual.

Integra en la creatividad tres aspectos: la imaginación, el juicio y el gusto. Ya hablamos en  otro artículo que el gusto, la elegancia es, a menudo, un indicio fiable de la utilidad y eficacia  de un modelo que si es novedoso implica el culmen de lo creativo.

En la actualidad son distintas las aristas que edifican el concepto de creatividad.

El prof. maltés Edward de Bono (2012) , encuentra en la «posibilidad» el origen mismo de lo creativo. Esta circunstancia explica cómo China, hace dos milenios, que poseía pólvora y  cohetes, no conquistara el mundo.

Los eruditos chinos pensaron que el progreso se alcanzaba de «hecho a hecho», nunca desarrollaron la cuestión de la «posibilidad» o de la «hipótesis» que requiere de una  planificación más compleja e imaginativa para analizar imponderables inauditos.

Es decir, no creyeron que pudieran ir más allá porque no visualizaron un futuro distinto al  marcado por su presente. Aquí se encuentra el reto del cambio que obliga a romper inercias y abrir perspectivas casi siempre transversales, no causales.

Todo nuestro conocimiento obedece a esta tesis newtoniana de la causalidad y su previsibilidad; de ello depende lo que estimamos como «lógico». Esta racionalidad excluye lo imprevisible e inaudito que, hasta su materialización, pervive en el limbo imaginario del  creativo.

Einstein pensaba que la imaginación es más importante que el conocimiento (Leboeuf, 2002). Y en cierto modo es así, si pensamos que lo creativo rompe el binomio newtoniano acción reacción, para considerar otro, de naturaleza cuántica, en donde los hechos suceden sin  causa previa. Es entonces cuando la «posibilidad» se materializa generando construcciones geniales. 

Concurren otras concepciones de la creatividad. Para Csikszentmihalyi (1996), es un proceso individual y social. Se produce en la interacción entre los pensamientos de una persona y un contexto sociocultural que reconoce lo novedoso como tal.  

Anna Abraham, neurocientífica cognitiva de la Universidad Beckett de Leeds, distingue junto a la capacidad de generar ideas que las mismas sean satisfactorias y apropiadas al contexto.

Esta necesidad de aceptación social conecta con el hecho de que algunos grupos de creativos en empresas necesitan el debate en grupo y la interacción social para estimular lo original.

El tema tiene su relevancia en tiempos de pandemia.

La consultora Leesman1 publica una encuesta de 2020, realizada a 145.581 empleados de 88 países en donde resalta que el 28% de aquellos que teletrabajan les resulta complicado participar desde casa en proyectos creativos. Esta disminución de la creatividad es uno de los  principales problemas para las empresas que encuentran en la innovación una fuente  competitiva para su subsistencia. 

La importancia del tema radica en que el teletrabajo se ha impuesto en muchas empresas extranjeras para aminorar el impacto de la pandemia en sus empleados. Una posible solución asumida por muchas organizaciones será la adopción de modelos híbridos: parte de la jornada presencial en la oficina y parte teletrabajando desde el hogar. Esta solución también se trata de una innovación, de tipo organizativo.

La empresa británica IWG (International Workplace Group), promueve oficinas para trabajos flexibles. Dos millones y medio de trabajadores usan sus diseños constructivos en todo el mundo y apuestan por un cambio en la concepción del trabajo tal y como es hoy concebido. 

Otra empresa como la suiza Deskbird ofrece similares espacios2 en Munich, Berlín, Zurich Alicante.

Con ellos se trata de conferir satisfacción a los empleados con diferentes necesidades cada uno de ellos, convertirse en una ventaja competitiva para retener talento a lo largo plazo, una sustanciosa disminución de los costos en el mantenimiento de la oficina y un incremento del valor agregado incrementando la eficiencia y la productividad.

En lo creativo subyace una respuesta filogenética de adaptación al medio para subsistir. Se innova para seguir existiendo. Y ello es reflejo de bondad porque aporta valor a la vida. Para Ortega, no hay maldad creadora: Todo acto perverso es un fenómeno de compensación que busca el ser incapaz de crear un acto espontáneo, auténtico, que brota de su destino. 

La mentira o la maldad es un ejemplo particular de creación en donde el hombre abandona  su verdadero ser. Toda verdad en el hablar supone la verdad en el pensamiento. Pero no hay verdad en nuestro pensar si no hay una verdad anterior a uno, la verdad de ser, el que  auténticamente se es. Y, quién miente en su mismo ser sólo puede sostenerse en la existencia fingiendo un universo imaginario (Ortega, 1966). 

Ello confirma la opinión de Drucker para quien el mayor riesgo de todos es no aportar nada nuevo (Flaherty, 2001) que corrija insuficiencias.

En la pandemia, en donde los periodos de confianza se alternan con otros de angustia, solamente quien innova podrá superar los perniciosos efectos de una sociedad hipotecada por el miedo y la cautela.

Website: https://j4kul1vgvnqfzak62jhqi1e4-wpengine.netdna-ssl.com/wpcontent/uploads/2020/10/Leesman-Home-Impact-Code-30-09-2020.pdf [Consulta:16 de mayo de  2021].1

2 Website: https://www.deskbird.app/about [Consulta:16 de mayo de 2021].

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?