Opinan los socios de ECD

El padrecito

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, visita las zonas afectadas por la erupción del volcán en La Palma.
photo_camera El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, visita las zonas afectadas por la erupción del volcán en La Palma.

Confieso mi tendencia a percibir los actos de nuestra casta política en clave de generosidad de la misma para con los gobernados, lo que hace contemple la cuarta visita en menos de un mes de Sánchez a la isla de La Palma, donde a consecuencia de la erupción de un volcán se están produciendo situaciones de enorme sufrimiento humano y pérdidas materiales de cientos en familias, tribulaciones a las que muy posiblemente se añadirán cambios de su entorno vital y donde la única buena noticia es la ausencia "hasta el momento" de daños físicos personales y muertes.

Loables e imprescindibles visitas realizadas sin necesidad de promoción personal alguna conocido el altruismo y bonhomía de Sánchez, que sin embargo evocan las "nunca efectuadas" por él y su entonces Vicepresidente durante la pandemia COVID a Hospitales, Residencias de ancianos y Tanatorios para consuelo moral de los familiares.

Tragedia con decenas de miles de muertos con el agravante añadido de más muertes a causa de manifestaciones feministas fomentadas por el Gobierno de Sánchez que disponía de información previa del peligroso patógeno, con presencia de miembras muy significadas del mismo que, "expertos veraces" imputan, aunque sin contabilizar a la realización de dichos actos.

No obstante, justo es decir que dichas ausencias fueron sustituidas por homilías de estilo chavista de Sánchez que todas las emisoras nacionales, sin excepción, emitieron para alivio de nuestro estado de ánimo, con el añadido de que su egregia persona estaba a cubierto de una posible infección que, de haberse producido, nos hubiera sumido en la mayor de las depresiones.

Hablo del mismo personaje que manifiesta en los medios la enorme "perturbación" que le felicitan las noticias referidas al anterior Jefe del Estado D. Juan Carlos I y que confirma una "doctoral incultura" que no la virtud del estadista, lo que al decir de mi madre, de ser más leído, conocería la contestación del Rey francés Felipe IV el Hermoso a su hija Isabel por haberla desposado con Eduardo II de Inglaterra cuya homosexualidad manifiesta le obligaba compartir el lecho en sus “períodos fértiles” con el amante: "No os casé con un hombre, os casé con un Rey".

Perturbación en mayor grado me produce que detente un doctorado “según los medios” copiando la perceptiva tesis, y más también por la más abyecta "corrupción consistente en mentir conscientemente" a todos los ciudadanos como fue, solo a modo de ejemplo, afirmar en periodo electoral que jamás pactaría un gobierno con Podemos por tratarse del importador de las políticas generadoras de hambre, corrupción y muerte de Venezuela, como tampoco los haría con otros grupos separatistas cuyos fines declarados y conocidos son la disolución de España. Pero por encima de todo asco por el hecho de considerar como socio al grupo Bildu, tan cercano a la banda terrorista ETA que tantos muertos, compañeros suyos también tiene en su debe.

Y también enorme perturbación me producen las recientes noticias sobre el asunto "Gali" que implican "de momento" a quien fue su ministra de Exteriores Sra. González Laya, asunto de curiosa coincidencia fonética con el muy conocido caso de terrorismo de Estado conocido como asunto "GAL" en que se vio salpicado el expresidente Felipe González, todo lo cual viene a demostrar que nunca un mal entendido asunto de estado se debe acometer y menos resolver con acciones al margen de la ley.

Todo indica y así se visualizó en el congreso del PSOE que acaba de terminar, que en estos momentos, las conocidas por distantes relaciones personales entre el Dr. Sánchez y D. Felipe González han mejorado notablemente, "pelillos a la mar" que dirían, entiendo la necesidad de buenos consejos de quien pasó por momentos críticos por tan oscuro asunto como fue el GAL.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable