Opinan los socios de ECD

En el peor camino

Llevo más de tres años enviando artículos a los medios, fundamentalmente digitales de referencia cuya benevolencia se acredita por el hecho de publicarlos. No obstante, debo admitir que cuanto percibo me está llevando al límite del estado de ánimo por perdida de ilusión en el intento fallido de contribuir a mejora alguna. 

La actual situación que lleva al intento de entender el deseo de "venganza y cainismo" visibles por un enfermizo culto a la muerte que lleva a gente que ostenta el poder en intento de ocultar los problemas reales que son incapaces de resolver, a levantar de sus sepulcros los despojos de personas polémicas por ser causa y resultado de una trágica guerra, síntoma inequívoco que algo malo debe anidar también en nosotros por permitir no se permita reposar en paz a los muertos, "a todos los muertos"

Intento siempre describir hechos, instituciones o individuos con puntos comunes de alguna manera vinculados, en concreto de personas de la casta o del rebaño político-social que me llevan aceptar que soy persona afectada de masoquismo por referirme a "aquellos, aquellas o aquelles" cuyas decisiones soportamos para el mal que nos afecta. 

Ahorro referirme en esta ocasión y con el detalle que requiere, a un personaje que admito me produce aversión y por ello rechazo, emoción primaria que entiendo requeriría de ayuda psicológica al ser un problema personal y exclusivo que admito me afecta al punto llevarme a la arcada, pulsión entiendo debida a la repugnancia que elicita en mi la mentira, único recurso de gobierno del todavía presidente del consejo de ministros, ministras y ministres, ello resultado de dicha emoción que me lleva al extremo del rechazo de un sujeto que pasará a la historia de la infamia por su comportamiento abyecto a rebufo de la mentira permanente y la impostura

Es por la razón anterior que solo puedo entender como ceguera, o peor aún actitud conscientemente colaboradora de tomarnos por cretinos de una ¿oposición? que exige al Dr. Sánchez “el compromiso por escrito" de no rebajar las penas por delito de sedición sabiendo que para el Dr. Sánchez, monumento viviente a la impostura adobada con mentiras conscientes no existe diferencia alguna entre hablar o escribir al tratarse de un individuo cuya única palanca de gestión y estulticia va de la división y siembra de las más bajas pasiones con prioridad del odio entre ciudadanos que les retrotrae a Caín, haciendo percibamos como estadistas a los cuanto menos inteligentes y mentirosos González y Guerra. 

Tampoco entraré en el detalle de una ministra de Igualdad, cuyos esperpénticos experimentos político-sociales pasan de la conocida "Ley del solo sí es sí" a la "ley del aborto" para chiquillas a partir de 16 años o la última, absolutamente grotesca por antinatural conocida por ley trans validadas por el gobierno y los partidos que lo sostienen. 

Mujer dicen con formación en psicología, madre y ministra que, en mi opinión, dice y hace soplapolleces, quiero pensar por mandato de quienes la impusieron y ascendieron de cajera a ministra en claro esperpento del principio de Peter, al puesto que el sistema entiende como ideal en función, más que de sus magros desconocimientos, por la falta absoluta de sabiduría y el empeño por "prejuicios ideológicos", en hacer del macho humano un pelele blandengue y de las mujeres hembras humanas de innecesaria agresividad. 

Mujer y madre que por su condición institucional de ministra "es exigible" explique que "autoridad moral y legal" le permite ofender a nuestros niños con una calificación hasta ahora desconocida de su personal creación del término "niñes", explicando de paso lo que intenta decir con "eso". 

Me referiré también someramente a otra mujer ministra que ofende a la inteligencia con un remedo de pantomima lacrimógena al de retirar la medalla al trabajo del que fue Jefe del Estado Francisco Franco, fallecido hace 45 años y recientemente desenterrado, ¡que obsesión¡, acción que hace me pregunte si la hubiera realizado estando vivo. Esta, así como otras ocurrencias calificadas por ella misma de "chulísimas" que ni Orwell hubiera mejorado en su novela "1984" al clasificar a  parados como fijos discontinuos. 

 

Y qué decir de un ministro, alma máter de lo que se ha venido en llamar "Ley de Memoria Histórica Democrática" cuyos más clamorosos éxitos le hacen merecedor al título de "Desenterrador Mayor del Reino" por su contumacia en sacar de sus tumbas a los Generales Franco, al ya anterior golpista republicano Queipo de Llano y al fundador de Falange J. Antonio Primo de Rivera entre otros. Hablamos del mismo personaje que en referencia a Feijóo y en sede parlamentaria dice esta “hundido”, confirmando esa pulsión subconsciente que le afecta al considerarlo hundido, de su intención de proceder también a desenterrarlo, 

Casos a todas luces de gentes "muy inteligentes" pero de comportamiento en ocasiones tan simplón, que de ser percibido por indeseables fascistas podría producir un efecto indeseado al buscado, caso de las ministras antes mencionadas que dicharacheras ellas y en momentos de infantil y agradable desmesura, podrían llevar a la percepción de ciertos radicales y malévolos ciudadanos a que "equivocadamente" pudieran llegar a considerarlas injustamente afectadas de cretinismo. 

Termino este largo artículo como lo inicié, con enorme tristeza al contemplar la vuelta a las andadas de una nación que en tiempos no lejanos y a causa del grado de perversión moral de los gobernantes de entonces que hicieron del odio palanca para su "ingobernabilidad"

Tiempos de acciones u omisiones conducentes a la supresión inexorable de todo atisbo de espiritualidad con trivialización de una cultura inmersa y basada en un humanismo cristianismo desde hace cientos de años, ello con la importación de costumbres paganas sin estructura cultural real consolidada de ningún tipo.

Gales 0-3 Inglaterra
                Copa Mundial de la FIFA Catar 2022                

Gales eliminada y Bale lesionado
Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?