Opinan los socios de ECD

Falta beligerancia y sobra tolerancia

Interior de una Iglesia.
photo_camera Interior de una Iglesia.

Quien se sienta inclinado a la labor social tiene a su disposición 205 ONG a las que puede hacer sus donaciones: Manos Unidas,Madre Coraje, Médicos Mundi, UNICEF, Banco de Alimentos, Cooperación Internacional etc. La seriedad de estas está constatada en “ONG acreditadas por la Fundación Lealtad”, pudiendo encontrarlo en internet. Sin embargo, aquella que nos presenta a negtritos depauperados que esperan nuestro óbolo para sobrevivir a través de “Save the children”, esa no figura como transparente, lo mismo que “Mensajeros de la Paz” del televisivo P. Angel.Alguien me decía  que hay ONGES Y ONGETAS. Pero nadie dice nada y ellos siguen. Desde hace muchos años está de moda la tolerancia, caballo de Troya para colar toda clase de  trampas y sevicias. Una tolerancia, reconozcámoslo, que ha devenido en indiferencia.para los más.

Ya es hora de acabar con la tolerancia y empezar con la beligerancia, que hoy, en mi opinión, es lo que requiere la defensa de la Iglesia.

Por ejemplo el benemérito P. Angel, en un arrebato de amor a los más desfavorecidos, ha convertido a su parroquia de S. Antón (c. Hortaleza) en una narcosala, albergue de camellos. Una acusación tan grave, soy consciente, debe de ser probada. Quien lo desee puede visitar el templo o, si lo ve peligroso, acudir a las manifestaciones en internet de los atemorizados vecinos. He aquí un extracto de sus comentarios:

Dice José Luis que trabaja cerca: quieren quemar mi vivienda, tirando papeles encendidos a mi balcón. Nos quejamos al P. Angel y nos contesta que odiamos a los pobres. A medida que se acerca la madrugada aquello se convierte en una película de terror. La Policía tiene que ir cada dos por tres. Los adictos duermen en la puerta de nuestras casas y mantienen sexo delante de nuestros niños. He visto gente esnifando cocaína en mi portal y no dejan de robarnos. En un servicio más a los que entran en la iglesia, hay un punto de carga de patinetes eléctricos. Todo menos una iglesia. ¿No habría que clausurarla?

Cambiando de tercio, se están formando unos grupos católico-feministas en alguna parroquia que pretenden, desde la doctrina católica, introducir la opción por el aborto ,todo ello muy edulcorado, ya se sabe. Este es un aviso a los párrocos, si es que ya no están enterados.

Y para final, la bomba: hace ya años que se viene trabajando en la LEGALIZACIÓN DE LA PEDOFILIA Y EL INCESTO, es cosa de tiempo. Llegará.

Termino con la famosa frase de Burke que, al menos en nuestra patria no ha podido tener más éxito: "Todo lo que el mal necesita para propagarse, es que los hombres buenos no hagan nada”.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?