Opinan los socios de ECD

Paracuellos

Manifestación republicana en Madrid.
photo_camera Manifestación republicana en Madrid.

El 7 de noviembre de 1936 fueron asesinados en Madrid mas de 8000 personas procedentes de la Cárcel Modelo, el colegio de San Antón y domicilios particulares. Solamente en Paracuellos asesinaron a 5000. Entre los que mataron estaba el abuelo de mi esposa, Coronel de caballería. Estupenda persona. Lo detuvieron en su domicilio y lo llevaron a la Cárcel Modelo, desde donde lo mandaron a Paracuellos. En el Pardo y la Casa de Campo mataron a otros 3000. Fue atroz y espantoso. El Gobierno de la República miró a otro lado y no supo controlar a las hordas de milicianos procedentes del Partido Comunista del Frente Popular que, desquiciados por el odio y otras circunstancias como eran la incultura y el analfabetísmo, cometieron tales tropelías.

Entre los asesinados en el Pardo (Somontes), se encontraba mi abuelo materno, Luis Sainz de los Terreros. Eminente arquitecto, decano del Colegio, que diseño preciosos e importantes edificios y que durante su vida fue una persona incapaz de hacer daño a nadie. Por el contrario hizo siempre el bien ayudando a los demás . 

En la Ley de la Memoria Histórica no se ha contemplado nunca ocuparse de los asesinados por las hordas comunistas. Solamente ha tenido en cuenta desenterrar a sus muertos, que no son los únicos. Es una ley partidista, tendenciosa e injusta.

El 7 de noviembre se han cumplido 85 años del genocidio de Paracuellos. Nadie ha dicho nada, nadie se ha acordado, de lo que he leído no he visto una nota en los periódicos. En los últimos años ha vuelto a reactivarse el fuego que estaba apagado desde la transición. Han resurgido los radicalismos de ambos bandos, como ocurrió en 1935 con un Frente Popular escorado a la extrema izquierda que tuvo una respuesta igual de la extrema derecha.

Todo lo anterior ha traído como consecuencia la aparición de antiguos odios que estaban enterrados y que contribuyeron al derrocamiento de la segunda República.

Desde la transición democrática hasta ahora parecía que los españoles habíamos aprendido algo del consenso entre las diferentes tendencias políticas, votando una Constitución donde cabíamos todos los españoles. No ha sido así. Hemos abierto la caja de Pandora volviendo a los radicalismos.

Si queremos una España unida en lo esencial como lo ha estado los últimos cuarenta años, deberíamos pensar en lo que estos nos han traído  Paz, armonía, justicia social, nivel cultural, economía del bienestar, sanidad universal para todos los españoles, que es una de las mejores del mundo... Nunca España había tenido un periodo tan largo de prosperidad. Pensémoslo.

 

¿Qué derechos reconoce el anteproyecto de la Ley Trans?

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?