Opinan los socios de ECD

De payasos y rufianes

Pedro Sánchez.
photo_camera Pedro Sánchez.

Los acontecimientos a que estamos asistiendo me llevan a reflexionar sobre las mentiras, naturalmente interesadas, a que estamos sometidos la inmensa mayoría de mortales ajenos al Olimpo de los poderosos. Ello hace me pregunte qué pueden tener en común dos profesiones sobre el papel tan diferentes como son la política y la teatral con actores que, "por sobreactuación", devienen en payasos de circo o rufianes de club de alterne.

Se trataba, así se creía, de gente con vocación de servicio ciertamente con casos que bien por necesidad o poca formación se han dedicado al oficio de la política como medio de subsistencia al considerarla poco exigente al contrario entienden es la empresa privada o en la pública.

Como antítesis tenemos al exsecretario de Estado USA Kissinger, doctor cum laude (no hay evidencia copiara su tesis) y catedrático en Harvard tal como desearíamos fuera el presidente del Ejecutivo español y reconocido estadista Sánchez, cuyas doctas opiniones son requeridas por los también mandatarios Xi Jinping, Biden, Olaf Scholz y ahora Zelenski, el último a quien visitará en breve como nuestra del apoyo moral y material que necesita Ucrania en base a su prestigio en la política mundial (de Sánchez).

Volviendo al punto de partida, tengo para mí que la política y más aún los políticos profesionales han pasado a ser percibidos por la ciudadanía como una profesión innoble, ello al manifestarse en los políticos una tendencia irresistible a ejercer como actores como característica normal que no la inversa ya que ninguno conozco que después de la experiencia política, haya necesitado reciclarse para siquiera trabajar como actor profesional.

Nombres propios me vienen a la mente y motivan este ensayo al ser pocos en el mundo de la farándula que ejercieron cómo políticos profesionales, sea el caso paradigmático de "Alfonso Guerra" agitando la bandera de los descamisados y al servicio de intereses que desconozco como autor, actor y político digno de Puerto Hurraco; "Beppe Grillo", comediante italiano que devino en político de gran éxito o el francés "Michel Colucci" conocido por “Coluche” y de similar factura... etc., lo que confirma la creación naturalmente interesada por el poder, "el auténtico y gran poder" de líderes para consumo a todos los niveles.

Así y a bote pronto me asaltan nombres representativos de creación y explotación por el poder  en el tiempo como fue Juana de Arco, adolescente analfabeta imprescindible al pretendiente de la corona francesa que, una vez obtenido el fin deseado la entregó al verdugo inglés y en la actualidad Greta Thunberg, otra adolescente explotada por sus progenitores y punta de lanza de un cacareado cambio climático mundial, todo un escarnio para gente mentalmente adulta.

Y en estos momentos ZELENSKI, actor y director de programas de humor, "HÉROE" para una de las partes en conflicto y presidente de Ucrania, país trágicamente invadido por la otra parte de dicho conflicto y del que tengo la sensación personal que su garantía de supervivencia es precisamente el presidente del país invasor ”Putin”, quien jamás (es decir, de momento) ordenará su eliminación física y con ello la creación de un MÁRTIR, figura incómoda, indeseada, indestructible e infinitamente más peligrosa, lo que confirma que el único y más interesado protector de su vida sea precisamente su enemigo íntimo Putin.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?